Pitahaya, una fruta con futuro en Cuba (+Fotos)

Pitahaya -vivero

Quizás la vio y hasta comió sus frutos sin saber su nombre. Sólo le dijeron que no hacía daño. Me refiero a la pitahaya, un cactus de flores hermosas, trepador, y con una demanda creciente debido a su potencial económico y beneficio nutricional.

Entre las variedades de pitahaya hay tres muy extendidas: la amarilla por fuera y pulpa blanca, y la roja por fuera con pulpa blanca o pulpa roja, todas con decenas de semillas comestibles. Pero, más allá de su exotismo, esta fruta posee propiedades que han disparado su consumo a nivel mundial.

Lea además: Promueve concurso nacional cultivo de la pitahaya en Cuba (+Fotos)

Tiene flores muy bonitas, grandes, llamativas de color blanco que se abren en la tarde y se cierran con la salida del sol, una cualidad que la emparenta con la epiphyllum oxypetalum o cactus orquídea, cuya flor se conoce como la Reina de la Noche.

Exótica, deliciosa y medicinal

Cuba se enorgullece de sus frutas con sabores exquisitos. Sin embargo, la pitahaya es prácticamente desconocida.

Reiniel Vallester Cruzata es técnico de nivel medio en agronomía y está al frente de la colección de cactáceas, a la cual pertenece la pitahaya, de la Unidad Científico Tecnológica de Base (UCTB), ubicada en Alquízar y perteneciente al Instituto de Investigaciones en Fruticultura Tropical (IIFT).

0-05-pitahaya-reiniel.JPG

Vallester Cruzata refirió a la Agencia Cubana de Noticias que la protagonista de este material periodístico es conocida como fruta del dragón por tener una cáscara irregular con escamas, la cual nace de un tipo de cactus de la familia Cactaceae proveniente de América y su cultivo se extendió a Israel, Tailandia, Vietnam y Malasia.

Resulta rica en polifenoles por lo cual posee propiedades antioxidantes, su consumo ayuda a la digestión y a la prevención de enfermedades cardiovasculares ya que sus semillas contienen ácidos grasos esenciales como el omega-3, destacó.

Resaltó que su ingesta combate el estreñimiento, la retención de líquidos, la presión arterial y, al ser rica en minerales como hierro, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E, la recomiendan para el tratamiento de la anemia y osteoporosis.

La fuente, sostuvo, se consume como fruta natural, procesada en refrescos, mermeladas, jaleas, dulces o yogures, tartas, jugos, dulces y helados, así como los brotes tiernos en ensalada mientras sus pigmentos son utilizados como colorantes en la industria alimentaria.

0-05-pitahaya-roja.jpg

Alternativa seductora

Es común en terrenos pedregosos, costas, mogotes, sobre plantas y árboles en las sabanas. Si a estas cualidades le sumamos sus beneficios y resistencia a la sequía advertimos una planta que puede cultivarse en Cuba.

0-05-pitahaya-coleccion-de-cactaceas.jpg

Vallester Cruzata explicó que la UCTB cuenta con una colección de Cactáceas desde hace años que se deterioró con el tiempo, lograron recuperarla entre octubre y noviembre del año pasado, y establecieron la colección de pitahaya con cuatro cultivares, varias réplicas de cada uno, un vivero y un área demostrativa para su estudio.

Agregó que se utiliza como planta ornamental en el país, pero debido al desconocimiento no recibe la atención requerida y produce pocos frutos que no se comercializan a pesar de sus bondades, una realidad que aspira cambiar el programa que desarrolla la UCTB sobre este cactus.

Explicó que el centro alquizareño investiga el comportamiento de la planta en el clima cubano y en el suelo de Artemisa que en su mayoría es ferralítico rojo, comprende la caracterización de los cultivares y la elaboración de un instructivo para introducir su cultivo a mayor escala en la Isla.

La floración de la planta inicia con las lluvias de mayo, los frutos brotan un mes después y se cosechan en julio, agosto y septiembre; pero con un buen manejo la parición se prolonga hasta diciembre, destacó.

Su cultivo es muy prometedor dentro de fronteras, sobre todo en las condiciones actuales, caracterizada por los bajos rendimientos agrícolas, las sequías y la salinidad de los suelos, enfatizó.

Consideraciones y reto al aventurero

La fenología es la ciencia que estudia la relación entre los factores climáticos y los ciclos de los seres vivos. El estudio de la fenología en cualquier planta es muy útil para conocer su adaptación a condiciones distintas de las originales y sirve de guía para las actividades culturales en una planta cultivada como los tratamientos fitosanitarios o las podas.

Reiniel asume el estudio fenológico de la pitahaya, todo un reto que busca convertir la planta en un cultivo que aporte a la salud de los cubanos, a los ingresos de quienes la producen y al desarrollo del país, pues tiene grandes potencialidades para la exportación con Estados Unidos, Canadá y China como mayores consumidores.

Según el experto, lo más sorprendente que ha visto de la planta desde el comienzo de las investigaciones a comienzos de este año apunta a su resistencia a la sequía. Ello significa que no requiere mucha agua para subsistir, pero si se riega de forma controlada incrementará su producción.

El estudio de la pitahaya recién comienza en Cuba y los resultados de las investigaciones en la UCTB de Alquízar demorarán un poco, pero una vez concluidas y elaborado en instructivo del cultivo, la agricultura y economía cubanas tendrán una opción sumamente interesante si se es consecuente con el quehacer científico.

Nunca ocultó nuestro entrevistado su emoción y optimismo durante la conversación, pero no quiso adelantar ningún resultado parcial. No obstante, mientras se despeja el camino hacia la producción de la fruta del dragón en Cuba sugiere a los interesados en este tema remitirse a Internet donde hallarán abundante información sobre la planta y poderosos motivos para su cultivo.

0-05-pitahaya-1.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar