El judo cubano, la zona de clasificación y los Juegos Olímpicos

0429-judo-cubano.jpg

Nadie duda de que el judo es uno de los deportes claves de Cuba en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, pospuestos para el verano próximo por la situación mundial con la COVID-19, pero mucha atención con lo que pudiera pasar antes y durante la cita multideportiva japonesa.

Cuando falta poco más de un mes para el cierre del ranking olímpico –vía por la que se clasifica en esta disciplina--, los discípulos de Yordanis Arencibia y Julio Alderete, jefes de los colectivos técnicos femenino y masculino, en ese orden, ahora se mantendrán en casa hasta que participen del 6 al 13 en el mundial de Budapest, Hungría.

Recientemente estuvieron en los Grand Slam de Tbilisi, Georgia, y Antalya, Turquía; así como también en el Campeonato Panamericano de Guadalajara, México, pero el nuevo coronavirus reinante en esos certámenes les pasó una mala jugada y pocos pudieron subir a los tatamis.

Los judocas comprometidos con la lid bajo los cinco aros son ocho, pero oficialmente, según el sitio web de la Federación Internacional (www.ijf.org), solo seis están en zona de clasificación --18 por la vía del ranking, uno por países--, uno de ellos por la cuota continental, también uno por naciones.

Lea aquí: Judo: Cuba abre sin medalla en Grand Slam de Tibilisi

La no participación en torneos clasificatorios antes de Tokio, entre estos y el más cercano, el Grand Slam de Kazán, Rusia, del 5 al 7 de mayo venidero, pudiera complicar la situación de los pupilos de Arencibia y Alderete, pues con solo asistir suman puntos, claro, mientras más avancen logran más y si conquistan medallas, lo ideal.

Por esa razón algunos pudieran bajar de sus actuales puestos o, en el peor de los casos, salir de la zona. A todo esto se une que por el lugar que ocupen en el listado se benefician o perjudican en el sorteo para el organigrama en los Juegos.

Los seis en zona de Cuba son Idalis Ortiz, primer peldaño de los más de 78 kilogramos (kg), seguida por Iván Silva (90 kg), quinto, Kaliema Antomarchi (78 kg) y Maylín del Toro (63 kg), ambas novenas; Andy Granda (más de 100 kg), decimoctavo, y Magdiel Estrada (73 kg), vigesimoctavo, pero cubre la plaza por la cuota continental.

Fuera de zona aparecen Orlando Polanco (66 kg) y Arnaes Odelín (57 kg), en los puestos 35 y 47, respectivamente, quienes pudieran mejorar e incluirse, u ocupar el lugar de Estrada por la cuota continental si este se incorpora al listado por el ranking.

Pero hay otra cuestión importante a tener en cuenta: hasta el momento el judo cubano no podrá participar en el torneo por equipos mixto, ya que las divisiones convocadas son los 57, 70 y más de 70 kg para mujeres y 73, 90 y más de 90 kg para hombres, las cuales pudieran cubrirse si clasifica Odelín, pero para eso tiene que competir, de lo contrario…

En los 70 kg puede estar Del Toro; en los más de 70, Ortiz o Antomarchi; en los 73, Estrada; en los 90, Silva, y en los más de 90, Granda, pero todavía falta la de 57 kg.
Hasta el momento, Brasil, Canadá, Francia, Alemania, Israel, Italia, Mongolia, Holanda, Corea del Sur y Rusia son los 10 países que tienen cubiertas las seis categorías, mientras que Austria, Bélgica, Cuba, Georgia, Polonia, Portugal, España, Turquía, Ucrania y Uzbekistán son las 10 que tienen pendiente cubrir una.

La situación es sumamente difícil y complicada para el deporte en general, principalmente para los territorios de pocos recursos a la hora de garantizar bases de entrenamiento y competencias internacionales, entre los que aparece Cuba, pero para nadie es un secreto que el judo constituye uno de los deportes de combate claves, al igual que el boxeo y la lucha, a los que se une el atletismo.

Aunque el tiempo es oro, parece que todavía estamos a tiempo. Seguramente todo esto se ha tenido en cuenta, pero pasan los días y el judo cubano corre el riesgo de ver reducida su presencia en Tokio o tener un complicado sorteo-organigrama en el certamen individual y no poder competir en el torneo por equipos mixto.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar