Cuba, una nación que apuesta por sus derechos y los del mundo

0419-cuba.jpg

Cuba, un pequeño país subdesarrollado que sufre el mayor bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a nación alguna, puede mostrar al mundo con profunda humildad, pero con plena satisfacción y orgullo, sus logros en el ámbito de los derechos económicos, sociales y culturales, en la esfera de los derechos civiles y políticos, al alcance de todo el pueblo.

Los avances de la mayor de las Antillas en la salud, la educación, las investigaciones científico-técnicas, la cultura y los deportes, así como la posición del gobierno cubano de firme defensor de los derechos de otros pueblos y naciones a su soberanía, a la igualdad racial y religiosa, en contra de la tortura y la discriminación, constituyen principios fundamentales de la Revolución cubana.

La ley de leyes en Cuba reconoce los derechos elementales de cada niño (sin distinción de sexo, raza, origen social o de otra índole) y no deja su protección a la buena voluntad institucional o la caridad individual.

El especial interés por educar y amparar a los más pequeños no es nuevo para los cubanos, pero esas realidades, aunque cotidianas, no se limitan al marco nacional, pues Cuba es un estado parte en la Convención de los Derechos del Niño desde 1991, la cual reconoce que el infante, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión.

Lea aquí: Respeto a los derechos humanos empodera a las mujeres en Cuba (+Fotos)

En Cuba el ciento por ciento de ellos asiste a la escuela y recibe atención médica gratuita, y la tasa de mortalidad infantil fue de 4,9 por cada mil nacidos vivos al cierre del 2020, cifra solo comparable con naciones del primer mundo y que ubica al país entre las 35 primeras naciones con el índice por debajo de 5,0.

Igualmente, en diciembre del 2006 la isla caribeña rubricó la Convención en defensa de las personas con discapacidad, promovida por la Asamblea General de las Naciones Unidas, que aboga por la necesidad de garantizar que los individuos con discapacidad ejerzan plenamente sus derechos a la igualdad social y laboral sin ningún tipo de discriminación.

Al respecto, Cuba cuenta con más de 300 instituciones preparadas para atender a personas con necesidades educativas especiales, que hoy suman unas 33 mil 600 en todo el país.

Anualmente se incorporan al empleo cerca de mil cubanos con discapacidad intelectual, y unos 200 con discapacidad visual, auditiva o físico-motora acceden a la Educación Superior, de donde han egresado mil 411 graduados en las últimas dos décadas.

En ese sentido, la Organización de las Naciones Unidas para la educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) pondera en particular iniciativas que promueven la relación entre las escuelas y las comunidades, como La Colmenita, “una compañía de teatro infantil que reúne a niños y adolescentes con capacidades diversas en torno al teatro y la música, demostrando el papel decisivo del arte y de la comunidad para la inclusión del alumnado con discapacidad”.

En materia de igualdad de género y no discriminación a la mujer, la nación antillana ocupa el segundo lugar universal en cuanto a la cantidad de féminas parlamentarias, quienes constituyen el 53,22 por ciento de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el 47 del Consejo de Estado y el 78 de los fiscales, jueces y otros cargos del Ministerio de Justicia.

Como estado miembro de 44 instrumentos internacionales en materia de derechos humanos, este territorio también ha alzado su voz contra cualquier forma de tortura imperante en el orbe y a favor de la eliminación de toda manifestación de discriminación racial.

La nueva Constitución de la República, de 2019, ratificó y fortaleció el reconocimiento y protección del derecho a la igualdad, así como la prohibición de la discriminación.

En su texto, la Carta Magna dispone que todas las personas son iguales ante la ley, reciben la misma protección y trato de las autoridades y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación, que está proscrita y es sancionada por la ley.

Algunos datos lo ilustran: en Cuba el 41 por ciento de los miembros del Parlamento, incluido su presidente, son de piel negra o mestiza al igual que otros miembros de la máxima dirección del país.

No obstante a esta realidad, el gobierno norteamericano volvió a incluir el 30 de marzo último al archipiélago cubano en una lista de naciones que violan los derechos humanos, como parte de la campaña de injerencia y descrédito desatada contra La Habana en el escenario internacional, que incluye las falsas acusaciones hacia la colaboración médica cubana en diversas partes del planeta, calificada de tráfico de personas por el gobierno de Washington.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar