All for Joomla The Word of Web Design

Riadas memorables en Sagua la Grande (+Fotos)

0-14-riadas-1.jpg

La ciudad de Sagua la Grande, ubicada en la llanura norte de Villa Clara del centro de Cuba, está íntimamente ligada al río del cual toma su nombre y de donde llegaron proverbiales inundaciones, con una larga historia de destrucción, desde los mismos inicios del surgimiento de la urbe.

El toponímico Sagua proviene, de "Cagua", término que en lengua de los primeros habitantes de la región, significa "Sitio de abundante agua" en alusión a los recurrentes desbordamientos.

A pesar de que la villa se oficializa con la primera misa, el ocho de diciembre de 1812, los recuerdos de las crecidas son muy anteriores.

Los anales de la vida en la localidad ubican la primera de las riadas en 1796 que afectó a unos pocos braceros que se habían instalado en la zona desde hacía varios años y que destruyó casi todo lo construido, lo cual sirvió de anuncio para lo que sucedería después.

Entre los pobladores de Sagua la Grande se trasmiten los sucesos de 1984 y 1906 cuando las aguas sobresalieron por su altura, como parte de la copiosa presencia del líquido.

Existen referencias de la crecida de 1837, conocida por el diluvio de Sagua, el mayor de los desbordamientos que sufrió la población cuando las aguas cruzaron largas distancias para dejar un desolado panorama en la Villa del Undoso, conocida así por las sinuosidades del río.

Otro momento recordado fue la riada de 1898 que afectó grandemente al barrio de Sitiecito mientras la historia de la localidad recoge 17 grandes avenidas.

Huracanes y otros fenómenos meteorológicos fueron los causantes principales de las crecidas de la vía fluvial que tempestuosa arrasaba con cultivos y construcciones donde los sagüeros volvían a la siembra y trataban de lograr edificaciones más firmes.

La construcción del embalse Alacranes, ubicado a siete kilómetros de la urbe, quedó inaugurado en 1972 con la función principal de represar el agua del río Sagua la Grande y disminuir así el riesgo de inundaciones.

El espejo de agua, uno de los mayores en superficie de Cuba, después del “Zaza” y con capacidad para almacenar más de 352 millones de metros cúbicos de agua, se utiliza para el riego de plantaciones de caña, pastos y otros cultivos.

0-14-riadas-2.jpg

0-14-riadas-3.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar