banner_olimpico_wide.png

Desde la zona roja, un tiempo con la joven Yumara (+Fotos)

0-09-yumara-1-2.jpg

Casi un calendario completo ha pasado desde la primera vez que se adentró en la llamada zona roja para brindar asistencia médica y clínica a los enfermos de COVID- 19 en la provincia de Pinar del Río, hasta ahora con unos tres mil 200 casos positivos acumulados.

Con 26 años de edad y el regocijo de saberse presente cuando su Patria la requiere, la doctora Yumara Esquerra Dupeirón, residente de segundo año de Medicina Interna, cada día mira de frente al nuevo coronavirus SARS- CoV- 2 y se aferra al bienestar de sus pacientes como quien no quiere dejar ir a un ser amado.

Los examinamos en las salas, les realizamos un examen físico y continúan sus tratamientos según lo establecido en el protocolo nacional para atender la patología, asegura vía telefónica desde uno de los locales del hospital provincial León Cuervo Rubio.

Lo más difícil de la estancia en zona roja es el temor al contagio- que es latente- pues sabes del impacto de la pandemia, responsable de no pocas muertes en el mundo; y la distancia con la familia, siempre preocupada por nuestro bien, dijo.

Quizás por eso la joven sienta la necesidad de constituir un soporte emocional para los enfermos, sobre todo con el objetivo de “que sepan cómo asumir la COVID- 19”, porque el apoyo psicológico también ha sido arma vital en este combate de todo un pueblo hace 12 meses.

Se deprimen mucho y tenemos que darles psicoterapia- acotó-. Hablamos con ellos, los alentamos e incluso indagamos sobre sus familias para que se sientan bien anímicamente.

0-09-yumara-1-3.jpg

Entre nosotros también nos apoyamos pues extrañamos y vivimos momentos de tensión, por eso casi siempre después de las cuatro o cinco de la tarde nos reunimos con el distanciamiento requerido para conversar, hacer cuentos y así salir de esto porque también somos humanos, advierte.

Evitamos contagiarnos tratando de usar lo mejor posible los medios de protección y hasta hoy mis colegas y yo siempre regresamos a casa con el PCR negativo.

El tiempo en el “León Cuervo Rubio” también lo emplea en el estudio sistemático como parte de su especialidad, debido a que debe cumplir indicaciones académicas; así como su estancia en el hogar, la cual la dota de nuevas energías para asumir cada cuarentena.

Todo este año de trabajo ha significado un reto profesional y puedo asegurarte que también he crecido como ser humano porque he podido hacerles un bien a los demás. Me siento satisfecha por estar en la primera línea frente a la COVID- 19 y apoyar a tantas personas; sin dudas, una misión dentro de nuestro país, remarca.

Estoy orgullosa de mis compañeros y del sistema de Salud Pública de Cuba por cómo han enfrentado la pandemia; y eso es algo muy bonito.

A quienes aún no creen en el riesgo que representa el virus, aconseja protegerse siempre pues se trata de un enemigo peligroso y “no podemos confiarnos y sí pensar en que el más próximo a nosotros puede estar infectado”.

Y asevera que existe en la Isla un gran número de profesionales que labora sin descanso para ganar esta gran batalla, “y aquí estamos para cuidarlos y darles nuestro sustento médico, clínico y psicológico una vez lleguen a las instituciones”.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar