All for Joomla The Word of Web Design

Jorge Fuentes: “Santiago Álvarez supo interpretar su época”

 0305-jorge-fuentes.jpg

El destacado director cinematográfico, además de notable guionista, escritor y poeta, Jorge Fuentes, es una de las personalidades invitadas al evento teórico que este año transcurrirá de manera virtual como parte del Festival Internacional de Documentales Santiago Álvarez in Memoriam.

Realizador de un sinnúmero de obras en diversos géneros, entre las que cabe destacar La Gran Rebelión y Cabinda, Fuentes conversó en exclusiva con la ACN en torno a la trascendencia de Santiago dentro del documental.

- Cómo fue ser un contemporáneo de Santiago Álvarez –diferencias
etarias aparte- dentro de las circunstancias creativas de una
institución como el ICAIC.

"Yo tuve la suerte de ser amigo de Santiago y de compartir con él en varios Festivales de Documentales y Cortometrajes de Leipzig, en la antigua República Democrática Alemana. Él ganó ahí la Paloma de Oro en varias ocasiones. Incluso fue Jurado. Tuve la dicha de que me otorgaran el Premio Especial estando él justamente como miembro del jurado.

"Creo que en la época en que Santiago surge como el gran cineasta mundial que fue, había otros que tienen ese relieve y jerarquía internacional como el holandés Joris Ivens (1898-1989). Eso sucedió también con Roman Karmen (1906-1978), el cineasta soviético, que se había destacado filmando en conflagraciones como la de España, la Segunda Guerra Mundial, y otros fenómenos de este tipo. En esa época, sobre todo los documentales realizados por la izquierda, reflejaron los grandes acontecimientos. Y Santiago también reflejó ese concepto".

- Santiago también tuvo contacto con sus propias realidades. ¿Crees que eso ayudó, o sea, le dio material para trabajar?

"Recuerda que los años 60 fueron los tiempos de inicio de nuestra Revolución, la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos, la guerra de Vietnam, la Revolución de Mayo en París, y todo con la banda sonora de los Beatles, los hippies, las últimas guerras de la descolonización, etc. Y él fue fiel a todo eso. Por ejemplo, Now es una película que no llega a los 10 minutos, y es todo experimentación. Un documental de montaje, donde de imágenes que fueron rodadas para otra cosa en otro contexto, se obtiene un nuevo significado. Santiago todos los días innovaba cosas.

"Un día me dijo que quería hacer un noticiero para la televisión, que durara entre cuatro y seis horas. Yo pienso que él es una gran figura del cine, primero porque supo interpretar su época, y además porque no exageró en la importancia que algunos le dan al contenido.

Él sabía que el cine tiene un valor formal, y que ese hecho formal era lo que convertía al arte en arte. Y tenía otro criterio que en aquellos tiempos no todos lo tenían: que el documental también tenía dramaturgia".

- ¿Podría establecerse una diferencia entre el Noticiero ICAIC Latinoamericano y la obra documental propiamente?

"Yo creo que el Noticiero ICAIC es periodismo. Él sabía que estaba haciendo periodismo. Y el periodismo crítico tiene que serlo incluso antes que el arte. Porque precisamente lo que a veces no permite comprender una obra de arte es que el periodista no fue crítico antes.

El documental hay que hacerlo igual que se hace una película de ficción. Hay que dirigirlo, hay que hacerlo. Porque el guion es un instrumento para dialogar. Ni siquiera en un filme de ficción, el guion –por bueno que esté- es algo que esté terminado".

- ¿Por qué uno percibe que, sin importar el director del Noticiero
ICAIC –pasaron muchos connotados cineastas por esa labor-, siempre
está la mano de Santiago Álvarez?

"Ahí había un estilo, un criterio editorial. Ese modo de hacer lo puso ahí Santiago. Él creó ese Noticiero, y había que seguir ese camino. Era uno de sus grandes logros. Creo que todos los cineastas cubanos aprendimos de él. Si no todo, muchas cosas nos enseñaron a los que hacemos cine. Porque, aunque tú no hagas un cine igual al de Santiago, la actitud de él ante la realidad, ya te estaba enseñando algo. Siempre se daba cuenta de que había cosas que no son para pasado mañana, sino para ayer".

- ¿Y el arte? Estamos hablando de rutinas productivas, pero también de
mucho ingenio, ¿no?

"Yo recuerdo que cuando yo vi las obras fundamentales de Santiago como Now, L.B.J., 79 Primaveras, Hanoi martes 13, me impresioné mucho.
Y con el Noticiero también. Alfredo Guevara (1925-2013) decía que aun cuando las cosas fueran propaganda, debían tener un alto nivel de “artisticidad”. El hecho de que una obra fuera de inmediatez, no significaba que eso no tuviera un alto vuelo artístico. Entonces, Santiago le aplicaba esa capacidad de convertir las cosas en arte. Y lo hacía siempre. No cuando pensaba que estaba haciendo la gran obra, sino siempre.

"No se economizaba. Él tenía ideas constantes, una tras otra, él mismo actuaba así. Estaba desesperado por crear cosas nuevas. Esa era la inspiración que nos transmitía a los demás. Creo que ello tenía que ver con su temperamento afable, alegre, todo eso iba junto. Para mí fue una gran experiencia haberlo conocido. No es lo mismo haber oído hablar de él, que estar junto a él".

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar