All for Joomla The Word of Web Design

Museo Provincial de Camagüey: 65 años generando cultura y sabiduría (+ Fotos)

 Museo-IA_07.jpg

Concebido en la década de 1840 como Cuartel de Caballería para el ejército español hasta el final de las gestas independentistas contra la metrópoli, el inmueble –de considerable valores arquitectónicos- es ocupado actualmente por el Museo Provincial Ignacio Agramonte, devenido uno de los nichos históricos más representativos del territorio en defensa del patrimonio local y nacional.

Su imponente fachada toma a la monumentalidad como protagonista principal de los espacios, aunque contrasta fuertemente con el carácter colonial de su interior dado por la presencia del patio central como elemento estructurador de la edificación.

Íntegramente rodeado de galerías con arcadas de medio punto, techos de armadura, rejas para guarnecer los vanos, pisos de losas de barro, e incluso la propia decoración del patio con varios tinajones, cañones de la época, fuentes y una exuberante vegetación hacen del sitio una oportunidad única para viajar al pasado y palpar la historia más vívidamente.

Por esas características arquitectónicas pasó a manos del consorcio ferrocarrilero The Cuban Rail-Road Company, cuando se le entregó la ciudad de Puerto Príncipe al ejército norteamericano el 31 de diciembre de 1898.

Museo-IA_02.jpg

Posteriormente fue reinaugurado como Hotel Camagüey, en su momento el mejor de la urbe, y pionero en algunas de las comodidades que exige hoy día el sector turístico.

Sus amplias habitaciones alojaron ilustres personalidades, como los aviadores españoles Mariano Barberán y Joaquín Collar, héroes del vuelo Sevilla-Camagüey; la cantante lírica mexicana Esperanza Iris, el tenor español Hipólito Lázaro, y otras personalidades del arte, los negocios, la ciencia y la política.

Así transcurrió hasta que gracias a la colaboración de numerosos lugareños se convierte en Museo Provincial el 23 de diciembre de 1955, en homenaje al natalicio del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz, héroe epónimo de la demarcación.

La mayor parte de ese logro se debe a la labor de Mario Aquiles Betancourt, presidente del Patronato de la localidad en ese entonces, quien desde la ordenanza presidencial para la entrega del edificio toma las riendas del proceso de reordenamiento y acciones para acondicionar el futuro museo.

La obtención de vitrinas y la fabricación de otras para la exhibición de las piezas, el acondicionamiento de las futuras salas, la conservación de obras y artículos de valor, así como la adquisición y restauración de obras de las artes plásticas donadas por acaudaladas familias del territorio, fueron acciones lideradas por Aquiles Betancourt, quien luego del triunfo de la Revolución Cubana, al pasar la entidad al Ministerio de Cultura, es designado su director.

Según especialistas de la institución, la galería de arte del “Ignacio Agramonte” se enriqueció desde sus inicios con aportes de colecciones privadas, piezas únicas en la historia del mueble en la isla.

En sus áreas hay una variada representación de la más fina cristalería y porcelana de varias partes del mundo, así como otras representativas colecciones, entre ellas una de farmacia, comparada sólo con las existentes en La Habana y Matanzas.

Actualmente el visitante tiene la oportunidad de encontrar en la planta baja la Sala de Historia Natural, estructurada en una amplia colección de animales. También destaca por su precioso patio, donde aún se percibe en el ambiente las huellas de cuando fue cuartel, custodiado por 32 tinajones, el símbolo emblemático del territorio.

En el segundo piso coexisten las Salas de Artes Decorativas, que atesora valiosos muebles, esculturas y objetos representativos del desarrollo de esas artes desde el siglo XVIII al siglo XX, y la de Artes Plásticas.

Museo-IA_03.jpg

Esta última atesora la segunda colección de pintura cubana en importancia del país que abarca desde la época colonial hasta la contemporaneidad, con obras de Leopoldo Romañach, Menocal, Víctor Manuel, Carlos Enríquez, Fidelio Ponce de León, Marcelo Pogolotti, Amelia Peláez, Adigio Benítez, Zaida del Río y Flora Fong, Fabelo, entre muchos otros.

De acuerdo con contenido y diversidad de las colecciones que atesora, el Museo Provincial se clasifica como general, y también por ese motivo es uno de los tres de su tipo que existen en Cuba con Categoría Especial.

Además, brinda un amplio programa cultural, caracterizado para diferentes públicos, e incluso, hace extensivas sus actividades a la comunidad, colectivos laborales y centros educacionales, a la vez que realiza montajes conjuntos con otras instituciones de la provincia, principalmente para conmemorar fechas históricas.

Como valor agregado, en diciembre de 2017, fue declarado Monumento Nacional, por no haber sufrido la edificación transformaciones, aún cuando comparte su uso, una parte como museo y otra como Academia de las Artes, según referencias del acta de declaratoria.

Ese documento oficial- aprobado el 30 de enero del 2014- precisa que la entidad constituye uno de los centros más importantes de la red de museos e instituciones patrimoniales de Cuba por la antigüedad, diversidad y gran valor patrimonial de sus muestras.

Todo lo anterior, lo reafirma como una institución donde la cultura y la sabiduría se entremezclan en perfecta armonía a favor del conocimiento y la salvaguarda del patrimonio local y nacional. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar