All for Joomla The Word of Web Design

Luis Manuel gana cada batalla a inesperada enfermedad gracias a sistema de salud cubano (+ Fotos)

 

0401-LEUCEMIA_1.jpg

Luis Manuel Rodríguez Saborit llevaba a sus nueve años una vida normal y saludable allá en su natal Manzanillo, hasta que a mediados de 2020 empezó a sentir dolores articulares y cansancio.

Al principio la familia pensó que podría ser algo propio de la edad, por sus constantes juegos y alguna que otra travesura que pudieron causarle esos malestares pero, al agudizarse, la alarma se apoderó de sus seres queridos.

El padre, Lázaro Manuel Rodríguez Liriano, quien se encontraba en La Habana, debió viajar inmediatamente desafiando la ausencia de transporte interprovincial por la Covid-19, ya que como trabajador de la salud sospechó que algo andaba mal con su único hijo.

Tanto él como su esposa son Licenciados en Medicina Transfusional, por eso rápidamente buscaron ayuda especializada y el lunes 20 de julio le realizaron los primeros análisis.

Al conocer los resultados fue mayor su preocupación y acudieron entonces al hospital pediátrico para un estudio hematológico más profundo, el cual dictaminó una leucemia linfoide aguda.

0401-LEUCEMIA_3.jpg

El mundo se les vino encima a los padres, abuelos y demás familiares, sobre todo porque los primeros son conocedores de la enfermedad por su profesión.

Ni un minuto perdieron para ponerse en contacto con el Hospital Infantil Sur de Santiago de Cuba, a donde se trasladaron cinco días después para el ingreso del niño en la Sala de Hematología.

Lo primero fue comprobar el diagnóstico y de ahí le siguió el tratamiento médico con sueros y vacunas.

Entre uno y otro, Luis Manuel viaja a su ciudad natal, siempre acompañado de sus progenitores, donde pasará el fin de año hasta regresar a la unidad asistencial santiaguera el cuatro de enero.

La madre está a su lado todo el tiempo, incluso en su ingreso hospitalario, mientras el padre no tiene un minuto de descanso, complaciendo antojos siempre dentro de lo permisible y en reforzar su alimentación.

Hoy con un brillo en los ojos habla de la buena evolución de su hijo y el eterno agradecimiento al personal de la salud de Manzanillo y de Santiago de Cuba, del servicio de ambulancia encargado del traslado a esta última ciudad y el retorno, de la preocupación del equipo médico cuando surgía algún contratiempo con la existencia del medicamento requerido.

La solidaridad se creció entre familiares, amigos y vecinos y cuando está en casa una maestra le imparte clases los lunes, miércoles y viernes de matemáticas y español.

En la familia no existía antecedente alguno de la enfermedad, por eso el impacto al ser Luis Manuel saludable hasta ese momento, activo, lleno de vida, inteligente.

0401-LEUCEMIA_2.jpg

Nada fácil para ese pequeño ha sido cada batalla librada contra tal dolencia desde que se le diagnosticó, en un año sumamente difícil para el país por la pandemia.

En medio del complejo panorama el sistema de salud cubano asegura su transportación de una provincia a otra y los medicamentos, sin costo alguno para esa familia, marcada por el sufrimiento y la angustia ante la inesperada enfermedad y que confía plenamente en la recuperación.

Cuando se trata de la vida de un niño en Cuba se hace lo posible e imposible y un buen ejemplo es el Luis Manuel.  
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar