All for Joomla The Word of Web Design

Leyendas del Undoso (+Fotos)

0-22-rio-sagua-undoso-1.jpg

A propósito de las lluvias por encima de la media histórica, que registró Villa Clara en septiembre y octubre últimos y la tormenta tropical Eta, en el actual noviembre, ríos y presas acapararon el protagonismo en las comunidades, entre ellos el Sagua la Grande, poderosa corriente que recorre 163 kilómetros.

Por un gran valor económico, en las márgenes nació una ciudad, que lleva su nombre, origen que se remonta a los primeros años de la colonización, porque su cauce fue utilizado para el trasiego de maderas, con destino a La Habana.

La urbe se formó junto al caudal, conocido también por el sobrenombre del Undoso, calificativo adjudicado al poeta Gabriel de la Concepción Valdés (Plácido) a partir de la sinuosidad de su corriente.

Una existencia tan vinculada a la de los pobladores dio origen a muchas leyendas, como la existencia de un Güije que habitaba un sitio donde tiene su mayor profundidad la vía fluvial.

Cuentan que había unas pozas en las cuales moraba un monstruo, mezcla de hombre y mono, con garras poderosas, dientes afilados y piel lustrosa, todo lo terrorífico que pudiera imaginarse.

0-22-rio-sagua-undoso-2.jpg

Tan siniestro y terrible personaje, que nunca nadie pudo capturar, sobrevive en el imaginario popular y el cotidiano corrido de las aguas.

Otra historia jamás comprobada es la de un inmenso sábalo, pez que en la vida real tiene un tamaño impresionante hasta dos metros de largo y alrededor de 150 kilogramos de peso y habita en aguas costeras, estuarios, bahías, lagunas y ríos.

Pero el animal en cuestión, del “Sagua la Grande”, sobrepasaba con creces las medidas naturales, según relataban los pescadores, no intentaba hacer daño pero retaba la imaginación.

Durante el día se ocultaba en la oscuridad que proyectaba la vegetación que crecía espesa en la orilla del río, o debajo del cantil que tenía el torrente en su parte más profunda, decían.

Aseguraban los vecinos que de noche se oían grandes bufidos del animal al salir de las aguas, cuando perseguía a una lisa u otro pez para alimentarse y se acercaba a la orilla, entonces la ola o marejada que levantaba era sorprendente.

Un sinfín de leyendas, en la que también se involucra a piratas y bucaneros, se tejen alrededor del Undoso que transita desde su nacimiento en la Sierra Alta de Agabama, en las alturas de Santa Clara, hasta el poblado costero de Isabela y se halla entre los de mayor longuitud y una de las cuencas más amplias en Cuba, con dos mil 197 kilómetros.

0-22-rio-sagua-undoso-3.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar