All for Joomla The Word of Web Design

Desabastecimiento alimentario y bloqueo: ¿casualidad o causalidad? (+Video)

1208-BLOQUEO.jpgCuba es un país eminentemente agrícola. Esa frase la ha oído cada cubano varias veces en su vida; sin embargo, en muchas ocasiones se encuentra ante la disyuntiva de llegar a un mercado agropecuario o a una tienda y no encontrar todo lo necesario para satisfacer sus necesidades.

¿Cuáles son algunas de las causas por las que ocurre esto? ¿Será posible revertir tal situación? Imagine que entre abril de 2019 y marzo de 2020 la rama de la alimentación y la agricultura hubiese contado con unos 428 millones 894 mil 637 dólares. ¿Sería igual la situación actual?

La mayor de las Antillas prioriza entre sus planes la producción de alimentos para la población, y aunque a ello destina cuantiosos recursos y esfuerzos las afectaciones del bloqueo en este ámbito son notables.

Dada la escasez o imposibilidad de adquirir ciertos recursos o insumos productores de todo el país innovan, buscan alternativas y soluciones ante problemas puntuales, pero no todo puede resolverse a base de inventivas.

En el plazo de un año los impactos de la guerra económica se contabilizaron en este sector en casi 430 millones de dólares, y muchas de esas afectaciones se habrían evitado si las empresas cubanas hubieran accedido al mercado de los Estados Unidos.

Geográficamente este es de más oportunidades para Cuba pues además de contar con precios asequibles se abaratan los costos de transportación. Sin embargo, el cerco norteamericano impide por completo esas transacciones y obliga a la Isla a encontrar proveedores que en ocasiones son inestables y se encuentran bien distantes.

Una de las principales causas de desabastecimiento de los mercados hoy está en las afectaciones en la campaña de frío 2018-2019, cuya siembra garantiza el 60 por ciento de los alimentos del año siguiente y que debido a la falta de combustible, por ejemplo, no fue posible plantar 12 mil 399 hectáreas de arroz y, por tanto, se dejaron de producir 30 mil 130 toneladas de arroz de consumo.

Por los estragos de una política tan hostil también se dejaron de producir más de 195 mil toneladas de viandas y de recoger más de dos millones de litros de leche y 481 toneladas de carne, lo que incidió negativamente en la alimentación de la población cubana.

Aun cuando la mayoría de las tierras del país son bastante fértiles, las plantaciones necesitan de ciertos fertilizantes y plaguicidas para que su rendimiento sea superior, pues existen estudios que comprueban la efectividad del uso de estos insumos.

Debido a los impactos de esa guerra criminal de Washington y las tensiones financieras que generan fue imposible obtenerlos para campañas anteriores.

No obstante, la nación no se detiene, busca alternativas, se apoya en la academia y en la ciencia, opta por soluciones que si bien no satisfacen de igual manera las necesidades de los cultivos, sí contribuyen a que los niveles de producción no decaigan bruscamente.

En un bosquejo rápido y poco profundo se puede apreciar que los daños a este giro primordial de la economía cubana son vastos y muchas veces inciden en otras actividades. Si se analiza a fondo la situación se comprenderá de manera rápida por qué razón el arroz que debía encontrarse usualmente en los mercados hoy no está.

Si el gobierno cubano dispusiera de 428 millones 894 mil 637 dólares y hubiese podido entregárselo al sector de la alimentación y la agricultura entre abril de 2019 y marzo de 2020, además de haber consolidado programas y estrategias que hoy se perfeccionan, la realidad del país sería diferente.

Cuba reconoce que existen en este momento imperfecciones en la rama, y de hecho trabaja en perfeccionar cada vez más su sistema, en mantener un control estricto sobre sus recursos y en incentivar a los trabajadores para que aumenten la producción de alimentos.

Pero el bloqueo es real, su impacto afecta directamente la consecución de los objetivos de la nación y sobre todo uno tan importante como alcanzar la seguridad y soberanía alimentaria, que tanto contribuye al bienestar de la población.

Mientras esta política hostil no se elimine, Cuba deberá sortear los inconvenientes de la mejor manera que pueda, acudir a la incentiva y a la ciencia y continuar batallando para que llegue al pueblo la mayor cantidad de alimentos que sea capaz de producir.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar