All for Joomla The Word of Web Design

Béisbol cubano: entre protocolo sanitario y plausibles iniciativas

 

1609-BEISBOL-1.jpg

Será atípica, pero pletórica de iniciativas que enriquecerán y dinamizarán el espectáculo. No me cabe duda alguna de que así se comportará la recién iniciada LX Serie Nacional de Béisbol.

Entonces, cuando se llegue al juego 75 y último de la fase clasificatoria –y estoy seguro de que sí se llegará-, todos aplaudiremos los resultados luego del fuerte, pero necesario protocolo epidemiológico, inherente a los protagonistas del mejor show deportivo del país.

Seis meses de confinamiento tras la llegada de la COVID-19, parecían mucho tiempo para que se pudiera solventar una temporada beisbolera que, para evitar la propagación de la pandemia, se decidió desarrollarla a puerta cerrada. Pero todos son conscientes de que sí se puede, si se cumplen las medidas higiénico-sanitarias.

No habrá congas, ni peñas y sí mucho distanciamiento. Además, el evento transitará a puro nasobuco (mascarilla) para los jugadores del banco, y solo saludos con los codos o mejor mediante señas entre quienes salen a la grama en rol de regulares

Lo primero es proteger la salud de jugadores, entrenadores y de todo personal que intervenga en la serie, esa es la máxima por la que todos abogamos.

En el orden organizativo y actualizándose con el ámbito beisbolero internacional, la bien activa Dirección Nacional de Béisbol (DNB)- comandada por su comisionado Ernesto Reynoso-, se ha preparado con esmero y ha implementado un peculiar número + de iniciativas nunca antes vistas en una temporada cubana.

Por eso, nuestro ¡enhorabuena! para los nuevos cambios, fundamentalmente en el relacionado con la necesaria reducción del tiempo de juego, algo bien criticado durante (casi) toda la historia del pasatiempo nacional y una de las exigencias que le hace el Comité Olímpico Internacional a la Confederación Mundial de Béisbol-Softbol si quiere mantener su estatus olímpico.

Siempre y cuando no existan corredores en circulación, se le cantará una bola al pítcher que demore más de 12 segundos para realizar otro envío hacia el plato después de recibir la pelota devuelta por su receptor; y recibirá un strike en su cuenta el bateador que no entre en la caja en ese tiempo estipulado.

Los mentores tienen cinco oportunidades de ir a ver a su lanzador; pero también tienen su máximo de tiempo; además, ha agradado mucho –y entre ellos me incluyo- que se contará como visita cuando un jugador de cuadro se acerca al lanzador.

Loas también a la decisión de la DNB de aceptar la participación de jugadores con contratos personales en ligas extranjeras. Ellos podrán militar con sus equipos provinciales siempre y cuando hayan sido inscritos y se incorporen antes del juego 60.

Igualmente, aplaudo la sabia medida de que los refuerzos solo pueden solicitarse para las fases semifinal y final, no así en la etapa de cuartos a la cual avanzan ocho equipos y se enfrentan el primero contra el octavo; 2-7, 3-6 y 4-5. Así, por ejemplo, al que terminó en octavo o séptimo puestos, con la imposibilidad de blindarse, le costará mucho eliminar a un rival que mostró mejores rendimientos en la eliminatoria de 75 juegos.

Entretanto, en busca de un mayor espectáculo, también se aprobó algo solicitado desde hace mucho tiempo por la prensa especializada: mayor libertad en el empleo de los lanzadores en la postemporada; además, los partidos solo serán sellados por oscuridad y no se declara ningún equipo ganador pues se continúan al otro día.

Y finalmente, las palmas no solo para la sabia decisión de la DNB de escoger al Jugador Más Valioso (MVP) de la semana, algo que se hace en todas las ligas del mundo, sino también al hecho de involucrar a toda la afición beisbolera cubana que podrá votar vía digital. 

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar