All for Joomla The Word of Web Design

Alzamiento de Cienfuegos prefiguró el triunfo de 1959 (+Video)

0409-alzamiento-5-septiembre.jpg


En las primeras horas del cinco de septiembre de 1957, el capitán de aviación Enrique Carreras junto a un reducido grupo de pilotos conspiradores de la base de Columbia se enfrentaban a la más difícil alternativa de sus vidas, pues volaban hacia Cienfuegos en cazabombarderos F 47 con la misión de atacar la ciudad tomada por sus cercanos compañeros del movimiento 26 de julio y militares revolucionarios que desconocían que la fecha del levantamiento se había pospuesto.

Los pilotos no cumplieron la genocida orden y las bombas fueron lanzadas al mar, por lo cual fueron detenidos y condenados a prisión donde estuvieron hasta el triunfo de la Revolución.


La cúpula batistiana con esta condena trató de salvar la moral y unidad de las fuerzas armadas, que no eran inmunes a las ideas revolucionarias, como lo demostró el propio alzamiento de Cienfuegos.

0409-dionisio-san-roman.jpg

Los antecedentes más inmediatos de esa conspiración de militares se remontan a los contactos que sostuvo el alférez de 26 años, Dionisio San Román, con Frank País en 1956, lo cual facilitó que se sumaran otros militares patriotas a la acción.


El joven oficial había servido en varios puestos de la marina, entre ellos en el Distrito Sur en La Perla del Sur, donde le aseguró al dirigente revolucionario que tendría muchos seguidores en los que confiaba para el alzamiento.

En La Habana el movimiento insurreccional también se alió con miembros disconformes de la Fuerza Aérea y el ejército, de la sección radio motorizada, lo cual conllevó a que fuera planificada una acción conjunta para atacar el Palacio Presidencial y el Estado Mayor de la Marina en la capital, apoyados con levantamientos en Cienfuegos y Santiago de Cuba, para generalizar una insurrección general y derrotar a la tiranía.

El dirigente del 26 de julio, Julio Camacho Aguilera, asumió la responsabilidad junto a Dionisio San Román en el territorio centro-sureño y partieron para esa urbe horas antes del cinco de septiembre, sin conocer que el tres de septiembre oficiales de mayor graduación de la marina, sumados a última hora y de manera unilateral, decidieron posponer el alzamiento.

Los complotados, cerca de 100, iniciaron las acciones alrededor de las cinco de mañana del cinco de septiembre y tomaron rápidamente Cayo Loco (sede del Distrito Naval del Sur de la Marina de Guerra), la Policía Marítima, la Estación de la Policía Nacional contigua al Ayuntamiento y la subplanta eléctrica y el centro de la localidad se convirtió en epicentro de la insurrección.

De inmediato, el pueblo se sumó y se erigieron igualmente en protagonistas de la gesta muchos hombres, mujeres, jóvenes y adolescentes que pidieron armas para el combate.

Pero al no ser secundado el alzamiento en el resto de la nación, la dictadura movilizó rápidamente sus fuerzas y al avanzar el día envió a los pilotos más comprometidos con el régimen que esta vez atacaron con virulencia a los revolucionarios.

Dionisio San Román al conocer que no se producirán otras acciones similares decidió unilateralmente dirigirse solo a la fragata “Máximo Gómez” con la seguridad de que convencería a la tripulación a sumarse, pero fue detenido y enviado en un avión anfibio para la Habana, donde jornadas después de ser torturado salvajemente lo asesinaron y su cuerpo lo lanzaron al mar desde una lancha de la marina.

No obstante la difícil situación por la carencia de municiones y la superioridad del enemigo y el acoso de la aviación, los revolucionarios junto al pueblo resistieron en el centro de la ciudad, principalmente en el colegio San Lorenzo, uno de los últimos focos de resistencia que mantuvo a Cienfuegos por 24 horas libre de la dictadura y prefiguró el triunfo de la Revolución del primero de enero de 1959.

Camacho Aguilera trató infructuosamente de llegar a la región del Escambray, pero pudo romper el cerco batistiano y la represión para continuar en la lucha clandestina y posteriormente se sumó a las fuerzas rebeldes en la Sierra Maestra, donde alcanzó los grados de Comandante.

En los combates y en las horas siguientes a la entrada del ejército a la ciudad fueron asesinados 34 combatientes, a los que hoy el pueblo de Cienfuegos les rinde tributo de recordación cada cinco de septiembre.

El líder histórico Fidel Castro, en ocasión del XX aniversario del alzamiento de Cienfuegos, destacó la significación de ese hecho a pesar de su revés al decir: (…):”No lo tomamos entonces, pero lo tomamos después, y lo tiene nuestro pueblo ahora definitivamente y para siempre. Y hoy somos dueños de nuestra Patria, no solo porque supimos conquistarla, sino porque supimos también defenderla digna y heroicamente”.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar