All for Joomla The Word of Web Design

Limones - Tuabaquey: un paraíso natural en la Sierra de Cubitas (+ Fotos)

 

2408-Limones_01.jpg

Un extraordinario lugar de autóctona naturaleza encontrarán los visitantes nacionales y foráneos apenas a unos 32 kilómetros de la ciudad de Camagüey: la Reserva Ecológica Limones-Tuabaquey, en la Sierra de Cubitas, principal sistema montañoso de la provincia camagüeyana, caracterizada por sus extensas llanuras.

Esa reserva, fundada hace dos décadas- en un primer momento como área protegida- cuenta con riquezas inigualables en Cuba como el Hoyo de Bonet, depresión cársica de unos 90 metros de profundidad y 300 metros de diámetro, y el Paso de los Paredones, un abra que separa las dos mayores elevaciones de esa serranía, Limones y Tuabaquey, a lo largo de unos dos kilómetros y tiene una altura de 40 metros en su punto más alto.

Con casi 20 kilómetros cuadrados de extensión, el lugar alberga, además, en oposición a las vastas llanuras agramontinas, el Cerro Mirador de Limones, de 332 metros, y el de Tuabaquey, de 335 metros.

2408-Limones_10.jpg

Poco más de 700 especies de plantas conviven en ese espacio de la geografía camagüeyana, de las cuales un 12 por ciento son endémicas nacionales, y dentro de estas un 10 por ciento crecen únicamente en la localidad, confirmó Jorge Aguilar Pérez, su director.

Distinguen a la flora de este tipo de ecosistema cerca de 30 especies de orquídeas cubanas y los helechos, además de árboles que son objetos de conservación como el cedro y la caoba, muy codiciados por los carpinteros por ser maderas preciosas.

Dentro de las plantas existentes solamente en Limones - Tuabaquey sobresalen también las colonias de hongos localizadas en el fondo del Hoyo de Bonet, las cuales cada año forman parte de estudios realizados para evaluar las condiciones en las que se encuentran.

Actualmente en el área existen 21 variedades de aves que son endémicas cubanas como el catey y el tocororo, pero entre los meses de octubre y marzo se incorporan al entorno otras provenientes de La Florida, en Estados Unidos, y de Las Bahamas, las cuales migran ante las condiciones invernales en esas zonas geográficas, señaló Aguilar Pérez.

En estos dominios llegan a habitar durante esos seis meses, 72 especies de ese tipo de animales vertebrados, circunstancia propicia para la visita de expertos extranjeros, quienes vienen a observarlas cuando empieza el invierno en el hemisferio norte, fundamentalmente en las regiones subtropicales.

Aunque aún en 20 años no se ha logrado definir el inventario general de su fauna, destacan igualmente la jutía y siete géneros de murciélagos, grupos de mamíferos propios de la nación caribeña y amenazados, además de reptiles como el majá de Santa María, más de 12 especies de culebra y siete de lagartos.

2408-Limones_06.jpg

En tanto, el Paso de los Paredones es una de las zonas más ricas en caracoles muy pequeños, endémicos locales y uno de los tesoros admirados por su singular geografía en ese paraíso natural.

Sin embargo, los valores de Limones- Tuabaquey exhiben de igual forma interés arqueológico, histórico y cultural, al acoger en su interior a las cuevas María Teresa, Las Mercedes, Pichardo y Matías, cuatro de las siete cavernas camagüeyanas recientemente declaradas Monumento Nacional, hasta la fecha con las únicas representaciones atribuibles a grupos agroalfareros en Cuba.

Como muestra de las ceremonias mágico-religiosas desarrolladas por los aborígenes que vivieron en la porción norte del territorio, las tres primeras espeluncas contienen pictografías correspondientes al periodo anterior a la colonización española.

Mientras, en Matías se aprecian dibujos rupestres de la etapa precolombina y un grupo pequeño posterior al establecimiento de los conquistadores, al mostrar con siluetas humanas el encuentro entre los aborígenes y los hombres del país europeo.

Sin dudas, la biodiversidad y los valores paisajísticos invitan cada año a disfrutar de las opciones del llamado ecoturismo, potenciado sobre todo a través de la actividad de senderismo, la cual garantiza al caminante el contacto directo con la vida silvestre.

2408-Limones_12.jpg

En 2000 la reserva ecológica abrió sus puertas a los turistas internacionales con grupos interesados en la observación de aves, fundamentalmente de Estados Unidos, que luego con las limitaciones impuestas por el actual recrudecimiento del bloqueo comercial y financiero del gobierno norteamericano dejaron de entrar, pero la visitaban esporádicamente franceses, italianos, suecos y alemanes.

También ese flujo se ha visto afectado por la aparición de la COVID-19.

A su vez, desde el 2015 comenzó para el mercado nacional como una prueba el sistema de excursiones, el cual se extendió hasta los momentos actuales en el verano, con la oferta de dos de los varios recorridos disponibles, pues algunos son de un perfil más especializado hacia la escalada de alturas y el buceo.

Un equipo de obreros, técnicos y profesionales, enamorados de la labor medioambiental, se enfrascan día a día en la protección de los elementos de la flora y la fauna presentes en Limones-Tuabaquey, una reliquia natural ante los desafíos que impone el cambio climático y la acción del hombre. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar