All for Joomla The Word of Web Design

La misión que tenemos todos los cubanos es restablecer la disciplina (+Fotos)

20200806_151828.jpg



La crisis económica mundial vinculada a la pandemia de la COVID-19 y el recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba han generado carencias que afectan a casi todos los productos demandados por la población, lo cual influye en el fomento de indisciplinas que se producen alrededor de la comercialización de esos artículos.

En tal sentido se ha diseñado un plan nacional de enfrentamiento a ilegalidades, delitos y hechos de corrupción que abarca 166 acciones propuestas por 11 instituciones y organizaciones, teniendo como centro la participación popular a través de los CDR, la FMC y la CTC.

Esta operación debe ser sostenible y perfeccionarse en el tiempo, y debe desarrollarse con total apego a la ley.

Para profundizar en los fundamentos legales de este proceso, ACN conversó con Daira Lescay Bridón, fiscal penalista provincial en Santiago de Cuba.

Daira, se ha iniciado en el país un proceso para el enfrentamiento a lo que se ha dado en denominar coleros: ¿Usted pudiera explicar el rol de la Fiscalía en ese enfrentamiento?

Este es un tema que ha trascendido los marcos del Estado y el Gobierno, y el llamado popular ha sido a enfrentar a esos elementos que de forma inescrupulosa acuden a las colas en los centros comerciales, molestan a la población e impiden en alguna medida que los ancianos y quienes están dedicados a labores útiles a la sociedad accedan a esos productos necesarios.

En consecuencia el modelo de enfrentamiento que ha establecido la política del gobierno para mitigar los efectos del comportamiento de estas personas imbrica a los fiscales para garantizar los derechos de los ciudadanos y el cumplimiento de la legalidad durante todo el proceso.


De esta manera se garantizan los derechos ciudadanos refrendados en la Constitución, se controla que las investigaciones necesarias sean diáfanas, muy claras, y se ejerce la acción penal pública con la presencia del fiscal representando al Estado en las vistas orales en los tribunales.

Daira Lescay Bridón.jpg

Usted me habla de la representación en los tribunales: ¿esto implica que alrededor de las colas se producen delitos que deben ser juzgados?

Sí. Precisamente por eso la primera medida que se adopta en el modelo de actuación que se ha diseñado es individualizar la participación de cada una de las personas y ejercer la persuasión para evitar que quienes se inician en esas conductas las reiteren.

En los casos reincidentes en la contravención del orden y las leyes, ya hablamos de acciones delictivas. En este marco se diferencian los que afectan la economía del Estado y de los ciudadanos, tipificados como delitos de actividad económica ilícita, especulación y acaparamiento.

Están también quienes gritan y alteran el orden en las colas, con lo que molestan a los que allí se encuentran e incurren en delito de desórdenes públicos.


Además, hablamos de los actos que implican acciones violentas, y ofensas contra los agentes del orden, miembros de comisiones y trabajadores de comercio, e incurren en los delitos de atentado, desobediencia, resistencia y desacato.

Esos casos estarían sujetos a un proceso de investigación y juicio, con todas las garantías procesales establecidas en la Constitución de Cuba y las leyes, para garantizar la justeza de las sanciones que se impongan.

20200806_151852.jpg


¿Podría señalar algunos ejemplos de cuáles pudieran ser esas sanciones?

Sí. En el delito de Atentado las sanciones pueden ir de uno a ocho años de privación de libertad, el de Especulación y Acaparamiento es de tres meses a un año de privación de libertad o multas administrativas o ambas, en todos los casos según la gravedad del suceso y las circunstancias atenuantes o agravantes que concurran.

También pueden imponerse las sanciones accesorias de comiso o de confiscación de los bienes que se les ocupen.


Estamos hablando de delitos tipificados en el Código penal, y se insiste en la persuasión como acción fundamental en este enfrentamiento. Pero si se está cometiendo un delito. ¿Por qué es tan importante la persuasión?

Uno de los temas en los que ha insistido nuestro Presidente ha sido enfrentar estas conductas pero siempre conociendo cuál es el comportamiento preciso de ellos.

Hay personas que cometen ese delito por primera vez y tal vez otras, por la escasa magnitud de sus actos, pueden ser objeto de una advertencia oficial, o de una conversación con sus familiares en presencia de las organizaciones de su comunidad, para que ellos reivindiquen su comportamiento.

Pero hay otros ya identificados por lo habitual de su presencia en las colas, de sus compras excesivas, o que de otras maneras afectan al pueblo o a la economía del Estado, y que han sido advertidos y hasta sancionados previamente e insisten.

Lamentablemente la persuasión con ellos no ha funcionado y hay que someterlos a un proceso penal.

Entonces la misión que tenemos todos los cubanos es restablecer la disciplina, evitando sanciones dolorosas para las personas y sus familias siempre que se pueda, y actuando con la fuerza de la ley sobre quienes se muestran refractarios e insisten en limitar el bienestar del pueblo, y ahí está la respuesta de la Fiscalía.

Ahora bien, alrededor de la reventa y la especulación se desarrollan delitos, como el robo en los procesos productivos y los almacenes, el brindar información comercial a los acaparadores, como cuándo van a sacar tal o cual producto, o retener productos en favor de esos individuos: ¿sobre esto también se va a actuar?

Cómo no. Sucede que la labor de enfrentamiento no sólo se dirige a los coleros, sino también a los revendedores, a quienes cometen actos de corrupción, y a los que trafican ilícitamente con divisas.

Entonces se expande el ámbito de actuación y se llega a estos elementos que están facilitando las acciones de quienes, aún sin tener la administración o el acceso a los recursos, desde afuera los esperan para luego lucrar con ellos.

¿Se aprecia algún resultado en estos pocos días de actuación?


A partir de la participación popular organizada en grupos de trabajo, junto a los agentes del orden, se ha comenzado ya a modificar el ambiente en las colas, lo que facilita el acceso ordenado a los productos, eso se aprecia ya.

Pero lo más importante es que somos las personas de bien las que sufrimos estas actuaciones ilegales, y nos corresponde a todos enfrentarlo, y el pueblo se ha sumado, identificado con las palabras del Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar