All for Joomla The Word of Web Design

“El Cubano Libre” volvió a la manigua en la Guerra Necesaria


Finalizaba el mes de julio de 1895 y una columna del Ejército Libertador cumplió la dura orden del Lugarteniente General Antonio Maceo de trasladar a lomo de mula hacia la cueva de Sao Corona, en la serranía de la actual provincia de Holguín, una pesada imprenta ocupada en una acción, la que publicaría en ese lugar el periódico.

El Cubano Libre, fundado por Carlos Manuel de Céspedes durante la Guerra de los Diez Años.

El Titán de Bronce de quien dijera Martí “tenía tanta fuerza en la mente como en el brazo”, organizó un sistema de información que le garantizó recibir con regularidad, además de la correspondencia, los principales periódicos de la Isla y en ocasiones de España y de otros países, lo cual consideraba esencial para conocer la situación política y militar, en la que se desarrollaba la guerra.

Maceo comprendió desde fecha temprana el papel de la propaganda en la política y la guerra y al respecto escribió en 1883 en carta a un amigo: “la prensa es el instrumento más indispensable en la vida
social”.

Consideraba que el arte de persuadir era un arma poderosa en la lid por el poder y de acuerdo con su valoración: “Es la política misma levantada a los planos sublimes del pensamiento y los sentimientos”.

Agregó su interés de utilizar la prensa y que funcionara con los siguientes principios: “quiero que mantenga el principio de libertad en unos y lo fomente en otros, que hable de la cuestión social y económica, de la situación política de Cuba y España, de la esclavitud y sus conservadores, y de las preocupaciones sociales entronizadas para gobernar la Colonia y hacer de ella mezquinas divisiones”.

A solo unos meses de llegar al país, Antonio Maceo durante la Guerra Necesaria, iniciada el 24 de febrero de 1895, pudo concretar sus planes en la manigua e hizo reaparecer El Cubano Libre el tres de agosto de 1895.

El órgano de los mambises empezó así su segunda etapa dirigido por el patriota Mariano Corona Ferrer, con la colaboración de José María Heredia, Federico Pérez Carbó, José Miró Argenter y el doctor Joaquín Castillo Duany; y durante los cerca de mil días de acciones y combates publicó alrededor de 100 ediciones, incluyendo los suplementos.

Modesto A. Tirado, periodista puertorriqueño incorporado al Ejército Libertador, visitó la redacción en campaña del periódico y dejó la descripción más completa de la proeza de los mambises en función de dar vida a ese medio de comunicación.

“Penetramos en el lugar donde se imprime El Cubano Libre y encontramos allí la imprenta completa. Desde el tipo más pequeño hasta la prensa de manos, todo en perfecto orden. Es admirable y digna de todo encomio la gran voluntad de estos hombres, encerrados en el corazón de un espeso bosque, con el componedor en la mano y al lado el rifle, dedicando todo su tiempo a la importante tarea de difundir por los ámbitos de la República y fuera de ella los triunfos de nuestro Ejército y los errores del enemigo, empecatado y cruel”. (…)

El Titán Bronce tenía en gran estima a los redactores del periódico mambí y escribió: “El Cubano Libre es un cuerpo de ejército compuesto de doce columnas, que se bate, se bate bien, diariamente por la causa de Cuba; y los españoles darían algo por darle una carga. Mucho ojo… y aprieten.”

Funcionó durante toda la Guerra Necesaria desde diversos lugares, salía cada sábado y mediante un sistema de enlaces o correos era enviado a las fuerzas cubanas y territorios liberados, llamados prefecturas, e inclusive al exterior a las comunidades de patriotas, esencialmente en Estados Unidos.

Las tropas españolas siempre trataron de descubrir el lugar donde se imprimía El Cubano Libre, por constituir un medio de combate ideológico que quebraba las campañas de propaganda integristas.

Transcurrido más de medio siglo, el comandante argentino cubano Ernesto Che Guevara, conocedor profundo de nuestra historia, reeditó por tercera vez El Cubano Libre en la Sierra Maestra, para establecer un símbolo más de la continuidad histórica de las luchas revolucionarias en Cuba.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar