All for Joomla The Word of Web Design

Inivit: por el control biológico de plagas y enfermedades (+Fotos)

 0-07-inivit-1.jpg

Único de su tipo en Cuba, el Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales (Inivit), deviene centro prioritario para el desarrollo agrícola del país, por su incansable búsqueda de nuevas variedades de cultivos que, entre otras características nutricionales y de rendimiento, posean uno de los rasgos más necesarios hoy: la resistencia a plagas.

Por ello, esta institución villaclareña asume entre sus principales líneas investigativas el manejo de plagas y enfermedades, misión que desde hace 15 años se enfoca en el empleo de compuestos biológicos como garantía de una agricultura sostenible y menos agresiva para el entorno.

Hasta la fecha, el Inivit ha aportado más de seis tecnologías para el control biológico de enfermedades como el Tetuán del boniato, el Negro Brillante (Typophorus nigritus), el mal seco de la malanga, la primavera de la yuca, el Tarophagus colocasiae y la Sigatoka Negra, declaró a la ACN Maryluz Folgueras Montiel, directora del área de Manejo de Plagas.

En el caso del enfrentamiento al Tetuán (insecto) –explicó Alfredo Morales Rodríguez, jefe del Programa de Mejoramiento Genético del Boniato– actualmente existen limitaciones para acceder a los componentes de manejo integrado que se conocen y aplican en la Isla desde hace varios años.

La imposibilidad de importar los plaguicidas y la feromona sexual de la hembra de este animal ha determinado que la entidad villaclareña –con la provisión de los Centros de reproducción de entomófagos y entomopatógenos (CREE)– emplee los hongos patógenos de insectos: Beauveria bassiana y Metarhizium anisopliae, también asumidos posteriormente en el enfrentamiento al negro brillante en las plantaciones de boniato, puntualizó.

Por otra parte, Folgueras Montiel destacó que, en el caso de la malanga, desde 2003 se reportó una nueva enfermedad en fronteras: el mal seco, padecimiento causado por un complejo de hongos (habitantes del suelo) que pueden disminuir hasta un 40 por ciento los rendimientos.

Para el manejo de este mal, el Inivit asume la utilización del Trichoderma harzianum (hongo antagonista también producido por los CREE), que, una vez liberado en el campo –mediante la desinfección de semillas o aplicaciones al suelo durante el riego–, erradica el problema, al menos, parcialmente.

Asimismo, la yuca es afectada de forma cíclica por la plaga denominada primavera, un lepidóptero que puede ocasionar daños dramáticos a la agricultura de no detectarse a tiempo (desde los primeros días del huevo); pues si la larva nace y alcanza un tamaño considerable, es capaz de devorar una planta en solo una noche.

La tecnología aplicada consiste en el control integrado, que incluye la preparación del suelo, y la utilización del Trichogramma (himenóptero parásito de huevos), que, una vez liberado en el campo, parasita los huevos de la plaga y, en lugar de nacer las larvas de primavera, se obtienen adultos de Trichogramma; puntualizó Maryluz Folgueras Montiel.

Uno de los aportes más novedosos realizados por el Inivit en los últimos tiempos resulta el empleo del lixiviado de raquis de plátanos (específicamente de la variedad Gran Enano) para el control de enfermedades botánicas como la Sigatoka Negra y el marchite de plátanos o mal de Panamá, puntualizó Sergio Rodríguez Morales, director general del instituto.

Según Lilián Morales Romero, especialista a cargo del proyecto, se comprobó, con ayuda del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología de La Habana, que el extracto de raquis posee bacterias del género bacillus, que hacen a las plantaciones más resistentes; además de tratarse de un producto inocuo para la salud humana, pues muestra ausencia de Salmonela y Escherichia coli.

Actualmente, se estudian los efectos del lixiviado en el campo y se obtienen mejoras en la fase de climatización de los bananos, como el incremento del tamaño de las plántulas, del peso de la raíz y del número de hojas.

Al término de dos meses, enfatizó, se obtienen 200 litros (L) de extracto a partir del procesamiento de 700 kilogramos de raquis, por lo que la instalación supera ya los 800 L.

En la actualidad, agregó, el Inivit cuenta con otras tecnologías, probadas con productores, para el control de plagas en plátanos y bananos como la mezcla de Caña Santa con humus líquido y extracto de nim, con resultados positivos en el combate contra la Sigatoka.

Igualmente se trabaja en la línea de extracto de plantas de origen acuoso, como la sábila, para la obtención de aceites esenciales, con numerosas ventajas: menos dosis y mayor concentración del ingrediente activo (metabolitos involucrados en la acción contra las plagas).

Además, Maryluz Folgueras Montiel insistió en las nuevas líneas de investigación que el centro lidera: portafolio Bayer en el manejo del cultivo de la papaya y el banano; estudios biológicos y de manejo del Tarophagus colocasiae (nueva plaga de la malanga Colocasia), con empleo de la Tabaquina (mezcla de alcaloides liberados en una suspensión de cal hidratada al uno por ciento en la que predomina la nicotina); y programa de saneamiento a enfermedades virales del ajo y el ñame mediante el uso de corriente eléctrica y ozono, por solo mencionar algunas.

La dirección de Manejo de Plagas en el Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales cuenta con ocho profesionales y cinco técnicos, quienes realizan una fuerte labor extensionista –de conjunto con el Grupo Nacional de Viandas– a través de cuatro recorridos anuales por los 158 municipios agrícolas del país y la capacitación a los productores sobre el uso de plaguicidas naturales en el control y erradicación de plagas y enfermedades. 

0-07-inivit-2.jpg

0-07-inivit-3.jpg

0-07-inivit-4.jpg

0-07-inivit-5.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar