All for Joomla The Word of Web Design

Supresión de la cuota azucarera, primera acción del bloqueo contra Cuba

0607-bloqueo.jpg

Un acuerdo comercial existía entre Cuba y Estados Unidos desde 1934, el cual establecía la compra de una cuota de azúcar a la Isla, lo que tuvo su incidencia en la consolidación del monocultivo de la caña, la dependencia al mercado estadounidense, y aceleró al mismo tiempo la penetración del capital yanqui.


Todavía en 1960 ese sistema de dominación estaba casi intacto como fuente principal de adquisición de divisas de la nación, pero el seis de julio quedó aprobada una ley que autorizaba al Presidente de los Estados Unidos a reducir la cuota azucarera cubana para el resto de ese año y el primer trimestre de 1961.

Tal legislación implicó, más allá de su lenguaje tecnócrata, la reducción en 700 mil toneladas de la cuota original, cifra que se tradujo en el 95% del total de azúcar a exportar y al mismo fin de la cuota.


La administración del entonces presidente Dwight David Eisenhower dio luz verde a un extenso plan de la CIA de medidas terroristas contra la Isla y el cuatro de marzo de 1960 voló en la bahía habanera el vapor francés La Coubre, que desde Bélgica traía armas para el Ejército Rebelde y que dejó un saldo de un centenar de muertos y más de 400 heridos muchos de ellos mutilados para el resto de su vida.


Vale recordar, que la primera acción del bloqueo se aplicó casi paralelamente con la decisión de las firmas estadounidenses Texaco, Esso y Shell -tradicionales suministradoras de petróleo a Cuba-, de interrumpir el suministro del producto y no procesar el crudo adquirido en la URSS tras la negativa de Estados Unidos de venderlo a la Mayor de las Antillas.


En respuesta a esas agresiones, la Revolución inició un proceso de nacionalizaciones de las compañías petroleras y sus refinerías en el país y se extendió a todos los intereses de Washington, incluyendo los centrales azucareros.


Ante la reducción primero y la eliminación después de la cuota azucarera, el líder cubano Fidel Castro proclamó ante el pueblo : “…en ese intento de irnos quitando la cuota, libra a libra, ¡le iremos quitando central por central! ¡y le iremos quitando, centavo a centavo, hasta la última inversión de norteamericanos en Cuba! y no solo eso, sino que, libra por libra, ¡iremos suspendiendo todas las importaciones norteamericanas en Cuba! que el mundo es ancho y nosotros les compraremos a los que nos compren.”


Así, la Revolución en lo adelante respondería a cada agresión con nuevas medidas de radicalización y perfeccionamiento del proceso de cambios en el país, con lo cual enfrentó aquella medida inicial del bloqueo hace 60 años, cuando los estrategas de la Casa Blanca pensaron que Cuba seguía sumida a los designios imperiales y al eliminar la cuota azucarera se llevaría la nación al caos, el hambre, la miseria y finalmente a la claudicación.


Hoy, en tiempos de pandemia por el nuevo coronavirus y en un contexto difícil de la economía mundial, con afectaciones severas a la economía y planes de desarrollo del país, se renuevan las viejas esperanzas del imperio de terminar con la Revolución. Pero nuevamente volverán a morder el polvo de la derrota.

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar