All for Joomla The Word of Web Design

Consignas perdurables frente a las agresiones

0-07-fidel.jpg

Una consigna solo es imperecedera cuando interpreta fielmente la decisión de un pueblo de mantener la soberanía, sus valores patrios y su propia existencia a cualquier precio, ante los retos y peligros por muy difíciles que sean las circunstancias históricas que el destino le depara.

Así ocurrió el cinco de marzo de 1960, cuando el máximo líder de la Revolución cubana Fidel Castro proclamó la frase de Patria o Muerte en la despedida de duelo de las más de 100 víctimas mortales provocadas por la voladura del vapor francés La Coubre en el puerto de La Habana, realizado por la Agencia Central de Inteligencia yanqui.

En esa ocasión Fidel proclamó: “Y no solo que sabremos resistir cualquier agresión, sino que sabremos vencer cualquier agresión, y que nuevamente no tendríamos otra disyuntiva que aquella con que iniciamos la lucha revolucionaria: la de la libertad o la muerte. Solo que ahora libertad quiere decir algo más todavía: libertad quiere decir patria.

Y la disyuntiva nuestra sería ¡Patria o Muerte!”

Tres meses después, en el Congreso de la Federación Nacional de Trabajadores de Barberías y Peluquerías, el siete de junio de 1960,
completaba la frase: “(…) “¡Cueste lo que cueste, vencerá nuestro pueblo! (…) porque sus hijos han dicho: ¡Patria o Muerte! Y han dicho ¡Patria o Muerte!, porque esa es la consigna de cada cubano. Para cada uno de nosotros, individualmente, la consigna es: ¡Patria o Muerte!, pero para el pueblo, que a la larga saldrá victorioso, la consigna es:

0-07-fidel2.jpg

¡Venceremos!

Poco más de un año antes, el Comandante en Jefe entró victorioso al frente de su columna rebelde en La Habana el ocho de enero y desde la fortaleza militar de Columbia dijo que la alegría por el triunfo era inmensa y alertó que en lo adelante nada sería fácil y que quizás todo sería más difícil.

Y no se equivocaba, bastó la Ley de Reforma Agraria de mayo de 1959 para que la entonces administración del presidente Dwight D. Eisenhower iniciara los primeros programas de la CIA para derrocar la Revolución, que se fueron incrementando hasta llegar a acciones terroristas, de bloqueo y de planes de asesinatos contra los principales dirigentes, especialmente Fidel Castro.

El sabotaje al vapor La Coubre fue una de esas primeras agresiones del imperio contra la Revolución para impedir que llegaran a manos del pueblo las armas y pertrechos que venían en la embarcación, pues para los planificadores de la CIA era necesario que las milicias y los combatientes del Ejército Rebeldes no tuvieran los recursos necesarios con qué hacer frente a la agresión mercenaria de Playa Girón.

Además, la acción perseguía sembrar el terror y el desaliento en las masas revolucionarias con el terrible atentado dinamitero, que literalmente hizo desparecer parte de la popa del barco y levantó un hongo de humo de más de un kilómetro de altura y produjo una detonación que se oyó en casi toda la ciudad.

Pero esas fueron vanas esperanzas del enemigo, de inmediato el pueblo junto con los combatientes del Ejército Rebelde y milicianos llegaron al lugar del siniestro para ayudar en el auxilio de los heridos, rescate de los muertos y descargar bajo las llamas los explosivos y municiones que quedaban en el interior del buque.

A 60 años de la proclamación de la consigna Patria o Muerte ¡Venceremos! mantiene perdurable significado ante el incremento de la agresión estadounidense, que no conoce límites por razones humanitarias y prosigue con el bloqueo económico, comercial y financiero y el estímulo a acciones terroristas aun en tiempos de la pandemia mundial por el nuevo coronavirus.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar