All for Joomla The Word of Web Design

Encuentro de Martí y Gómez en Montecristi en 1893

 0306-MARTI_GOMEZ.jpg

El tres de junio de 1893 llegó José Martí a Montecristi, en República Dominicana, donde lo esperaba Máximo Gómez, quien desde el año anterior había sido aclamado por los patriotas como jefe militar de la organización revolucionaria para tratar la situación en Cuba y trazar planes expedicionarios coordinadamente con alzamientos simultáneos en la Isla.

A inicios de ese año realizó numerosos viajes por Tampa, Filadelfia, Cayo Hueso, Nueva Orleans y otras ciudades de Norteamérica, partiendo siempre desde Nueva York, para fundar clubes patrióticos del Partido Revolucionario Cubano y consideró ineludible encontrarse con Gómez.

El mismo día que llegó a Santo Domingo el periódico La Igualdad, de La Habana, publicó en casi su totalidad el documento Partido Revolucionario Cubano (PRC) a Cuba, escrito por Martí y en el que exponía los objetivos de lograr la independencia bajo la dirección del PRC como organización superior de la unidad de todos los cubanos.

La existencia del Partido y los objetivos de unidad que promovía para el logro de la independencia, estimuló los sentimientos patrióticos y la decisión de ir nuevamente a la manigua y lograr definitivamente la independencia escamoteada por el Pacto del Zanjón al final de la Guerra de los Diez Años en 1878.

El encuentro en Montecristi de los dos artífices de la insurrección en Cuba se realizó en el contexto de los prematuros alzamientos de los hermanos Sartorius ocurridos en Holguín, en la región del pueblo de Velasco, que fracasaron por la todavía insuficiencia organización y unidad del movimiento revolucionario, errores que el Apóstol quería evitar en la nueva contienda que se estaba gestando.

Gómez coincidió con la tesis de Martí y en los días siguientes al intercambio que sostuvieron se comunicó con los jefes de la Guerra de los Diez Años en el exilio, algunos radicados en Santo Domingo, y elaboró indicaciones para la preparación de la Guerra Necesaria.

Aquel encuentro de 1893 en Montecristi fue durante la segunda visita de Martí al Generalísimo en República Dominicana, la primera la realizó en 1892, para sumarlo al proyecto de la nueva etapa preparatoria de la guerra independentista.

En el primer intercambio el Héroe Nacional cubano conoció a Panchito Gómez Toro y de inmediato surgió una gran simpatía, lazos de amistad y total coincidencia del adolescente con el Maestro, relación que se afianzaría durante el tiempo que posteriormente estuvieron juntos, trabajando a favor de la Guerra Necesaria.

Esa estancia de 1893 es reseñada por el propio Martí en un artículo que escribió años después y en el que muestra su admiración por el gran dominicano y su patria, donde tres generaciones se alzaron en armas para defender su derecho a ser libres mientras Cuba todavía era una colonia de España.

El fundador del Partido Revolucionario Cubano estuvo pocas horas en Montecristi y apenas durmió durante las largas conversaciones con Gómez para la preparación de la insurrección. Partió el 5 de junio hacia Haití, Panamá y Costa Rica y en este último país se entrevistó con Antonio Maceo y compartió con el Titán de Bronce los planes acordados con Gómez.

Dos años después, el Apóstol visitó por última ocasión Santo Domingo y en marzo de 1895, junto a Generalísimo, dieron a conocer el Manifiesto de Montecristi, el cual anunciaba que los cubanos nuevamente se alzaban en armas para lograr la independencia,

Desde esa localidad ambos líderes iniciarían un arriesgado periplo por mar que los conduciría a desembarcar en Playitas de Cajobabo el 11 de abril de 1895, junto a un pequeño grupo de revolucionarios para hacer irreversible junto a Maceo en la manigua, la Guerra Necesaria.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar