All for Joomla The Word of Web Design

Yeny: del otro lado de la cola (+Fotos)

0106-Yeny_2.jpg

Yeny Marisol Carmenate Falcón es maestra, su trayectoria como tal es conocida en la ciudad de Matanzas pues estuvo al frente del Instituto Pre Universitario Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) Carlos Marx, y de la Escuela de Instructores de Arte René Fraga Moreno, numerosos alumnos todavía la recuerdan.

Desde hace unos años Yeny cambió de labor y se desempeña como gerente en tiendas de la cadena Caribe, sitio en el que también deja huellas, sobre todo en estos tiempos cuando escasean productos, la demanda supera la oferta y mucha gente sale a las colas…

Son recurrentes en las redes sociales las críticas a las colas que generan tumultos e indisciplinas, cuando las autoridades llaman constantemente a mantener el distanciamiento físico y el aislamiento para evitar la propagación de la pandemia que ya cobró miles de vidas en el mundo; pero en la Atenas de Cuba, en el establecimiento que dirige la profesora, todo es diferente.

0106-Yeny_3.jpg

Es una unidad ubicada en el centro histórico de la urbe de los ríos y puentes, lugar por donde transitan muchas personas y se hacen colas pero…organizadas, con la distancia requerida, con disciplina, en poco tiempo se comercializan los productos y los clientes salen satisfechos.

La opinión que cuenta Arelys Rodríguez acude con frecuencia en busca de los productos de primera necesidad, cuando vio cámara y agenda quiso espontáneamente ofrecer su opinión:

“La gerente socializa con las personas todos los días sobre lo que ofertarán, solicita el buen comportamiento y la organización para que fluya el trabajo, casi que es un matutino, con transparencia anuncia la cantidad de cada cosa, si es pollo, aceite, detergente u otra mercancía.

“Siempre las colas son propicias a tumultos, aquí no puede haberlo, pues sencillamente ella comunica que si se forma alguna anormalidad suspende la venta, aquí todo el mundo responde, por eso usted ve que hay distancia entre las personas y organización”, ratifica Arelys mientras señala para la fila que permanece en silencio.

En la puerta Marisol Ávila, agente de seguridad del establecimiento, señala el recipiente que contiene hipoclorito, para entrar es obligatorio desinfectarse las manos, y confiesa que se siente bien junto al colectivo de trabajo, todos apoyan para que el proceso transcurra normalmente y rápido. En apenas dos horas somos capaces de vender hasta 400 paquetes de pollo, dice.

Leyani Ferral Molina considera que esta es una de las pocas tiendas donde prima el orden, porque “lamentablemente hemos visto en otras que proliferan las indisciplinas y aunque los responsables tratan de poner freno a veces se torna incontrolable, yo camino la ciudad, me protejo para evitar contagio con el virus; pero tengo que salir a buscar lo que necesito, desde que comprobé lo bien que funciona aquí, pues aquí me quedé”.

Yeny, Leonardo, valores en tiempos difíciles

Leonardo Domínguez lleva poco tiempo en la Atenas de Cuba, viene reubicado de otro centro comercial de Varadero que debido a la pandemia no presta servicios actualmente. La experiencia que vive en estos días la llevará consigo, comenta, “cuando conocemos la mercancía que estará a disposición de la población se informa debidamente, incluso en las puertas de la tienda se publica la cantidad con transparencia.

“Es un colectivo unido y respetuoso, su premisa es la atención adecuada y a pesar de toda la tensión bajo la que trabajamos, por el riesgo de contagiarnos con alguien asintomático, estamos en esta primera línea garantizando alimentos al pueblo”, manifiesta.

Yeny explica que reciben también a los mensajeros que llevan los productos de primera necesidad a personas que no pueden salir de sus hogares por la vulnerabilidad, ancianos, impedidos físicos, embarazadas…a ellos se les da el tratamiento requerido y salen satisfechos con su carga para repartir por las comunidades.

“Se atiende además, de manera personalizada, a un grupo de habitantes que tienen situaciones complicadas en sus casas, previa coordinación con la delegada de la circunscripción del Poder Popular: el que tiene un familiar encamado que necesita cuidado permanente, ese no puede permanecer mucho tiempo en una cola, pues aquí se le da prioridad, y nadie protesta, eso es ocuparse del ser humano.

“¿Insatisfacciones? Claro que las hay, no somos perfectos, todavía nos quedan algunos inescrupulosos por ahí que hacen una lista y quieren cobrar por ella, o los que vienen a dormir al parque de la vecina Catedral para ser de los primeros o revender los turnos; pero de eso también nos ocupamos, contamos con las fuerzas del Ministerio del Interior que apoyan todo el tiempo el proceso en la tienda”.

0106-Yeny_1.jpg

Esta mujer que habla pausado y con voz contundente, tiene a su cargo también otros establecimientos cercanos; pero sin dejar dudas lo más difícil es la Atenas de Cuba, aunque ella logra agilidad en el desenvolvimiento del proceso, y sus trabajadores responden a cada reclamo con premura.

El reto consiste en llegar bien temprano para organizar todo al detalle, preparar los paquetes de los productos más necesarios, informar debidamente en su “matutino” a los clientes, mantener la buena cara, a pesar del mal tiempo y atender hasta a los periodistas que llegan a preguntar, ahí está Yeny, del otro lado de la cola…

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar