All for Joomla The Word of Web Design

Seducción de la tierra en la primavera de la COVID-19 (+Fotos)

 2805-JOVENES_2.jpg

Noel Ymber y  Ángel Despaigne viven en la ciudad de Santiago de Cuba y en plena primavera de la COVID-19 se convirtieron en el atractivo de su comunidad, al rescatar tierras aledañas a su edificio y convertirlas en suelos agradecidos y cultivados con sus manos, recursos y ayuda de vecinos.

El comienzo fue desde cero, eliminaron el basural, distanciados y con nasobucos, pero salvando los árboles frutales que crecían en la maleza; también rompieron el área con herramientas manuales, crearon canteros y semilleros, buscaron excremento de caballo y otros nutrientes y sembraron.

Con su sacrificio, ayuda e ideas de familias colindantes tienen plantados plátano burro y macho, ñame, boniato, yuca, hortalizas variadas, quimbombó, habichuelas y culantro, por ahora a su modo porque el interés los convirtió en campesinos y la tierra les corresponde al brotar los retoños.

Despaigne es trabajador estatal pero el tiempo de aislamiento y los llamados del Consejo de Defensa Provincial (CDP) para producir comida en corto tiempo estimularon la labor que hoy cautiva a otros en la misma línea de combate por la seguridad alimentaria en las comunidades.

Del Consejo Popular (CP) Veguita de Galo, en esta urbe, el reparto Antonio Maceo posee superficies aprovechables cerca de donde se ubican edificios, Círculos Infantiles, Hogar de Ancianos y otras instalaciones separadas por amplias franjas de suelo.

2805-JOVENES_1.jpg

Estos jóvenes reafirmaron que las autoridades convocaron a sembrar para producir alimentos, y lo más cercano resultan los terrenos contiguos a los hogares para no viajar, con lo que se evita la aglomeración, al tiempo de apoyar los esfuerzos de la Revolución por garantizar la alimentación de todos, sin distinción de raza, edad, sexo o credo; y asegurar que el enemigo no vencerá al pueblo cubano por hambre.

Ángel es preciso en sus palabras al afirmar que son alternativas del país ante un mundo en crisis por la pandemia, donde muchos perdieron los empleos y ellos no, por eso no vale estar de brazos cruzados, hay fuerza, amor por el país que, sin cobrar el servicio de Salud, los mantiene sanos y protegidos en sus casas.

Al mismo tiempo, pondera la posibilidad de alimentarse de modo más sano, ecológico, sin procesos artificiales que modifican las propiedades de frutas y vegetales para presentarlos perfectos para su comercialización. Cultivar alimentos donde se pueda es una necesidad ante el presente virus, pero también lo es nutrirse bien y sabiendo qué estamos comiendo, añadió.

El futuro les hace soñar con la mejor intención de poder cosechar más tipos de hortalizas, flores, condimentos, plantas aromáticas y medicinales.

Los de los primeros pisos son sus más cercanos colaboradores, Nieves, Marisol, Yanelis y su hijo Sandro- que practica polo acuático, y es un joven fuerte-, apuntó Noel, quien aún se pregunta cómo tantos coincidieron en la misma idea y deseos.

El autobastecimiento local busca mayores garantías y calidad de alimentación, de ahí que el reto de aprovechar como nunca antes todos los espacios y la campaña de primavera de marzo a agosto, se reitera siempre a los santiagueros por Lázaro Expósito, máximo dirigente del Partido Comunista de Cuba en la provincia.

2805-JOVENES_3.jpg

Por eso, se ha generado un fuerte movimiento en zonas periurbanas de los nueve municipios, liderado por la Central de Trabajadores de Cuba y sus sindicatos, los cuales con la dificultad epidémica crearon casas de cultivo tapado, de semillas y aplican la técnica del empalado que, a modo de jardines-huerto forma parte del paisaje santiaguero.

Wilmer Guevara, delegado del sistema de la Agricultura en la provincia, explicó que este modo de crear comida gana importancia y adquiere nuevas características relacionadas con la soberanía alimentaria, calidad de los productos que se consumen y generación de empleos.

Es también mejoría en la calidad de vida, educación ambiental, desarrollo de las relaciones entre vecinos, transformación social y regeneración urbana a partir de las organizaciones de las propias comunidades, la concientización y el intercambio de experiencias para que se revierta en el desarrollo de actividades ecológicas.

Aprovechar todo lo que se produzca cercano a poblados y viviendas constituye un desafío en un territorio que tiene un fuerte Movimiento de la Agricultura Urbana, Suburbana y Familiar, pero que necesita generalizarla a los CP y ahorrar recursos por el traslado desde los polos productivos y cooperativas que encarece los alimentos.

Guevara argumentó que los emprendedores urbanos sin tradición agrícola suelen carecer de conocimientos pero encuentran soluciones, innovan y hacia allí se dirige el trabajo para brindar asistencia en tiendas móviles de semillas y capacitación en esos niveles.

Trayectos de vida diferentes unen en objetivos comunes a vecinos de los barrios santiagueros, pues niños y jóvenes se suman para aprender a concebir una sociedad más humana, y hacen del cultivo de productos agrícolas una actividad para ocupar el ocio de manera útil y también aprender del intercambio de experiencias.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar