All for Joomla The Word of Web Design

Industria alimentaria local, cuando la voluntad se impon

2805-fabrica.jpg

 

Nunca se ha detenido a contarlos, pero el cubano Dany Santiesteban Yaqui debe completar varios kilómetros en su rutina diaria de alimentar la fragua, sacar brasas, introducir las cunas con las bandejas y vigilar el proceso de cocción.

Junto al intenso calor que soporta y las energías invertidas para llevar en brazos o mover las distintas cargas, los esfuerzos físicos de cada jornada incluyen trasladarse en bicicleta desde su casa al trabajo, y viceversa.

Sin embargo, no es un atleta sino el hornero de la fábrica de galletas La Nueva, que pertenece a la Unidad Empresarial de Base (UEB) de la Industria Alimentaria en el serrano municipio de Bartolomé Masó, en la oriental provincia de Granma.

Frente al déficit de combustibles en el país como consecuencia del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, la entidad se convirtió en la primera del territorio que comenzó a utilizar leña para no detener la producción del referido alimento.

El cambio fue muy fuerte- expresó Dany- pero poco a poco hemos ido saliendo adelante.

Con 35 años de edad y 17 dedicados al sector, trabaja sin ayudante y ya logró medirle el tiempo justo a cada paso del proceso de horneado.

Gracias al esfuerzo de 18 obreros, quienes laboran en dos turnos, de lunes a domingo, se producen actualmente 1,2 toneladas (t) de galletas al día, precisó el administrador Rafael Gregorich Pérez.

A partir del mes de septiembre –cuando empezaron a utilizar leña- y hasta finales del pasado 2019 entregamos un total de 65 t, y en lo que va de 2020 sobrecumplimos los planes previstos, en respuesta a la necesidad de incrementar los volúmenes de alimentos para la población en medio de la batalla contra la pandemia de la COVID-19, subrayó.

Se buscaron soluciones, hubo que adaptar el horno, pero el colectivo asumió el reto y seguirá trabajando para aportar a la alimentación del pueblo, declaró el operario Carlos Gómez Reyes.

En el propio Bartolomé Masó, otro emporio de empeños y sentido de pertenencia lo conforman los 23 obreros de la fábrica de conservas La Gigante, con capacidad para elaborar diariamente unas tres toneladas de diferentes surtidos.

Para Antonio Noguera Martínez, al frente de la unidad desde hace tres meses, todo es posible cuando se moviliza la voluntad humana; la misma que les ha permitido crecer hasta 16 surtidos, entre ellos pulpa, barra y mermelada de mango; siropes, puré de tomate, sofrito, caramelos, vinagre, dulce de frutabomba, pinol y distintos tipos de vegetales encurtidos.

Hoy cuentan con un sistema de calderas, pero en situaciones de déficit de petróleo también han utilizado la leña, y para atenuar las actuales dificultades de transporte emplean como alternativa la distribución mediante coches tirados por caballos.

José Lázaro González Escalona, maestro elaborador, señaló que la calidad de los productos genera una constante preocupación, razón por la cual sacrificio y amor al trabajo resultan ingredientes fundamentales.

Condimentos vitales son, además, el mantenimiento de las maquinarias y la innovación frente a roturas, falta de piezas de repuesto y obsolescencia tecnológica; en lo cual mucho ha aportado durante 22 años de labor Vicente Montejo Rosales, mecánico integral de la UEB.

Roger Roblejo Guardia, director de la Industria Alimentaria en la localidad, manifestó que también sortean limitaciones por falta de envases, empleando entonces bolsas de nylon, botellas contratadas con la empresa local de Recuperación de Materias Primas, y en última instancia la venta a granel, de menor aceptación entre los clientes.

Con ofertas inferiores a la demanda, el reto sigue siendo crecer en número de surtidos y volúmenes productivos, junto a otros aspectos clave como organizar mejor la distribución y elevar constantemente la calidad, agregó. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar