All for Joomla The Word of Web Design

En primer lugar, humanismo

 2205-MEDICO.jpg

Escuchar a Eduardo Rivera Benereo, especialista del Hospital Psiquiátrico Provincial Docente de Villa Clara Dr. C. Luís San Juan Pérez, mientras resume su trayectoria profesional a cinco minutos de esta entrevista resulta increíble.

La habilidad para enumerar sus logros en la vida laboral sin que parezcan demasiados, sin pretender hacer gala de su vasta experiencia, refleja la grandísima humildad de este profesional de la salud que, aun a los 66 años, se propone servir a quien lo necesite.

Cuenta el doctor Eduardo que no se hizo pediatra porque, en el segundo año de la especialidad, salió a cumplir misión internacionalista en Angola en calidad de director de hospitales de guerra y cuando regresó a Cuba la experiencia adquirida lo inclinó a formarse como especialista en Administración Médica.

Sin embargo, su percepción sobre los pacientes psiquiátricos como los más desvalidos, marginados e, incluso, menos queridos por la familia, provocó que finalmente se inclinara por la Psiquiatría cuya praxis ejerció en la provincia de Cienfuegos y más tarde en Villa Clara, donde presta servicios desde 1991, en el mismo centro de salud.

Del humanismo que lo define como médico y ser humano responsabiliza a su especialidad definitiva; aunque reconoce que se trata de una cualidad imprescindible para quienes asumen la difícil tarea de sanar.

Para él, pese a lo que muchos piensan, el psiquiatra debe caracterizarse por la paciencia, la habilidad de escuchar y comprender los demonios ajenos, pues las personas llegan a estas instituciones mentales por necesidad y depositan su esperanza en el galeno que las atiende.

Nosotros, como profesionales de la salud, debemos estar a la altura, afirma convencido de que el problema de un paciente, por alucinante que parezca, debe atenderse como el más real y apremiante del mundo.

De sus asistidos, conserva las mejores historias y experiencias: muchos lo llaman papá o tío, e incluso refiere mientras ríe– varias lo han pretendido como esposo-; algo que considera natural y satisfactorio, pues para la mayoría de los ingresados en el hospital el personal médico se convierte –muchas veces– en su única familia.

Esto cuenta con una expresión inigualable de satisfacción pero, al cierre de cada idea, apunta una y otra vez que el mayor aporte de la Psiquiatría es, precisamente, el ser humano, su sentimiento y forma de ver el mundo.

Siempre y en primer lugar, humanismo.
 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar