All for Joomla The Word of Web Design

COVID-19: atletas del mundo en medio de suspensiones y posposiciones

 

2105-JOLIM.jpg

Desde sus casas por el aislamiento que impone la COVID-19, la inmensa mayoría de los atletas del mundo, para no ser absolutos, se entrenan a la espera de los resultados de las posposiciones y suspensiones de eventos internacionales y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, reprogramados ahora en el verano de 2021.

Claro que los cubanos están en esa gran relación, entre ellos los del voleibol de playa que buscan sus boletos para la cita bajo los cinco aros de la capital japonesa.

Recientemente la Confederación Norte, Centroamérica y el Caribe (Norceca), anunció la nueva programación del Circuito playero –otorga puntos para el ranking olímpico- nada más y nada menos que para comenzar en agosto del presente año y con una de sus paradas –siete en total- en Varadero –cuarta-, del 17 al 21 de septiembre.

En medio de cuestiones de salud, económicas y el amor por el deporte, sería lo ideal, pero como andan las cosas en el planeta, y sin querer ser pesimista, me parece muy difícil que se cumpla el deseo de la Norceca, así como también de algunas de las federaciones internacionales de diversas disciplinas, el Comité Olímpico Internacional (COI) y el Comité Organizador de Tokio 2021.

Ojalá me equivoque, pues en mi opinión, para que se cumplan todos los proyectos de programas de competencias, principalmente los de 2020 incluidos los preolímpicos y los Juegos Olímpicos, tendría que ocurrir al menos un control significativo de la pandemia del nuevo coronavirus en el orbe, no solo en los países sedes, y eso desgraciadamente lo veo bastante lejos de la realidad actual.

Aunque tendrán más tiempo, los Juegos presentan una mayor complicación, ya que la participación depende de los torneos clasificatorios y como es lógico, deberán efectuarse antes del verano de 2021.

En Cuba, que debe acoger la fase de circuito playero en el principal balneario cubano en septiembre, según Norceca, la situación marcha bastante favorable por los últimos reportes y la dedicación de la dirección del país, aunque se mantienen las medidas sanitarias como en los momentos más complicados, pero y en el resto de los países.

Sucede que en la Playa Azul no solo los cubanos competirán. Entonces los foráneos que deben venir tendrán que resolver el problema en sus naciones, a lo que se une la falta de la esperada vacuna, que podría aliviar la situación para la asistencia de los atletas.

El voleibol es solo un ejemplo, pues también están los deseos de arrancar de su pariente el voleibol de sala, el atletismo, boxeo, béisbol, judo, lucha, kárate, taekwondo, en fin, todos los deportes convocados para Tokio, el principal certamen hasta ahora de 2021.

Los organizadores de los Juegos y el COI están contra la pared, ya que se ha anunciado por ellos mismos que de no poder efectuarse el próximo año, entonces se suspenderán, algo que nadie quiere.

Lo cierto es que hasta el momento la que manda es la COVID-19 más allá de los deseos de los humanos y solo queda una variante: combatir el nuevo coronavirus y olvidar los intereses personales, económicos y políticos en esta lucha por la salud no solo de los deportistas, sino de toda la humanidad.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, instó recientemente en una conferencia de prensa conjunta con el COI, a la “unidad nacional y la solidaridad global” para combatir el coronavirus antes de los Juegos Olímpicos, evento multideportivo que reunirá a unos 11 mil atletas de 200 países, que competirán en 33 deportes, además de entrenadores y asistentes de delegaciones.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar