All for Joomla The Word of Web Design

Ellos pueden cobrar la corriente y yo puedo pagar, pero…

 

1505-ELECTRICIDAD.jpg

Con bastante frecuencia recuerdo a la popular y destacada actriz de la radio y la televisión, Aurora Basnuevo, más conocida como Estelvina, cuando decía: ¿cómo quedo yo?, ¿cómo quedo yo?, en el programa radial Alegrías de Sobremesa.

Sucede que desde hace varios días se informó que en medio de las medidas por la COVID-19, los encargados de medir los contadores relojes- o quienes pasen por las viviendas para entregar las facturas, podían cobrar los servicios de la electricidad siempre que los clientes lo desearan.

Pero si ellos pasan por las casas y no tocan a las puertas o no se anuncian desde los bajos de los edificios, no se puede aprovechar la inteligente variante y seguirán acumulando consumo sin pagar hasta tanto disminuyan o se eliminen las restricciones.

Las oficinas de pago de la Empresa Eléctrica están cerradas para evitar las colas o aglomeraciones de la población, aunque desde el principio se informó, y se ha cumplido, que no se cortará la el servicio.

Clientes comentan que luego de dejar los comprobantes en marzo sin cobrar, ahora se suman los de abril, y mayo pudiera ir por el mismo camino, aunque creo y pienso que seguro eso no ocurre igual en todos los lugares.

Al menos en edificios del Reparto Flores, en el municipio de Playa, provincia de La Habana, eso sucede y pudiera repetirse.

Este miércoles, un vecino realizó una de sus cortas y obligatorias salidas de casi todos los días. A su llegada, alguien le preguntó desde su balcón si habían dejado los comprobantes en la escalera, otra irresponsabilidad, pues pueden perderse o tomar un rumbo equivocado.

Positivo, los comprobantes de las tres escaleras -30 apartamentos- estaban en los bajos calzados por una piedra, al igual que el mes anterior, es decir, que el lector cobrador pasó, los dejó y se marchó sin cobrar, al menos nadie comentó que pudo pagar, ni siquiera los de la planta baja.

Por suerte, existen otras variantes de pago (el correo y las opciones mediante la tarjeta magnética); pero no todos tienen tal posibilidad y están obligados a recurrir a esas vías.

Lo del pago, al entregar el lector cobrador en el propio hogar el comprobante es una excelente variante, ya que no es lo mismo pagar un mes, que dos, tres, cuatro… y no se sabe cuántos meses de un golpe.

Nada, que una vez más recordé a Estelvina: ¿cómo quedo yo?, ¿ cómo quedó yo?, a lo que se puede agregar: ¿cómo quedamos los vecinos y yo? ¿Habrá que preguntarle a ella (Estelvina)?. Espero que no.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar