All for Joomla The Word of Web Design

Ante la COVID-19: aprovechar hasta el último pedacito de tierra (+ Fotos)

2704-TIERRA1.jpg

Para el productor campesino Alexander Ramírez, de Ciego de Ávila, el nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, es un motivo más para sacarle el jugo hasta al último pedacito de tierra de su finca, porque ahora el país lo necesita más que nunca.

Ejemplo de encadenamiento productivo y de policultivo, La Candelaria, perteneciente a la Cooperativa de Crédito y Servicios Patricio Sierralta, puede semejar un jardín donde crecen más de 20 variedades de frutas, frijoles y tomates, intercaladas con el coco, que es su principal renglón de producción.

Ahora con el necesario nasobuco y otras medidas de higiene y protección, Alexander explica que recibe asesoramiento mediante talleres de la Universidad Máximo Gómez, en temas agroecológicos, enseñanzas que después aplica y ejemplo de ello es que en más de la mitad de sus tierras sólo emplea medios biológicos.

Es un trabajo de mucho sacrificio, dice, pero muy efectivo, ya que con el intercalado de las siembras aprovecha el ciento por ciento de los suelos y abarata los costos.

Con los cultivos de ciclo corto se paga prácticamente el costo de los permanentes y se reducen a cero las pérdidas, explica el experimentado agricultor, que sobresale en la provincia por la calidad de los productos que procesa en una minindustria.

2704-TIERRA2.jpg

Del pequeño centro de procesamiento salen exquisitos dulces de coco rallado en almíbar, mermeladas, jugos y otras conservas de alta demanda en los mercados, con el apoyo de la Empresa Agroindustrial Ceballos, que le aporta insumos como químicos, nylon y envases.

“Es una cadena donde empresa, cooperativa y universidad constituyen eslabones fundamentales, ”asegura Alexander que ahora se empeña en fomentar renglones de ciclo corto, pues “nadie sabe lo que va a durar esta pandemia y hay que garantizar alimentos para la población.”

Argumenta que recientemente concluyó la recolección de unos 200 quintales de frijoles y más de dos mil de tomate y tiene entre sus planes el fomento de unas cinco hectáreas de limón.

Incansable y emprendedor, él también apoya por estos días, junto a otros campesinos del central territorio, la alimentación de los centros de salud y hospitales emergentes donde se aísla a contactos asintomáticos de pacientes positivos al nuevo coronavirus.

En gesto altruista y desinteresado, ellos donan parte de sus producciones para contribuir a la dieta de niños, ancianos, hipertensos y diabéticos que a veces tienen que permanecer durante muchos días en esas instalaciones.

Son muchos los que participan en esta batalla contra la pandemia, cada uno desde su puesto, dice este campesino, mientras asegura que lo suyo es aprovechar eficientemente el suelo y lograr hasta tres cultivos diferentes en una hectárea.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar