All for Joomla The Word of Web Design

COVID-19: el miedo que se convierte en amor

 

2404-pediatrico3.jpg

La pediatra Ivis Simón Rodríguez lo escribe todo, fragmentos de su cotidianidad como subdirectora del Hospital Pediátrico Provincial Eliseo Noel Caamaño, ubicado en la ciudad de Matanzas: quiere hacer unas memorias de lo vivido durante la pandemia COVID-19, cuando todo pase.

A sus 51 años de edad y con una vasta trayectoria profesional, ella es una pieza clave del mecanismo que mantiene en funcionamiento la institución asistencial, donde ya se atendieron con éxito varios pacientes infantiles infectados con el coronavirus SARS CoV-2, algunos con solo unos pocos meses de vida.

No ha sido fácil, pero hoy contamos con todos los recursos necesarios, admite la doctora, pues el hospital tuvo que reinventarse, ajustar su dinámica y el flujo del personal para hacer frente a la enfermedad, un combate que involucra a cada médico, técnico, o empleado de servicio.

Para el personal de salud son 14 días de trabajo directo con los pacientes, otros 14 en cuarentena, y 14 más confinados sin salir de casa, en una rotación que respeta con rigor ese número mágico para evitar cualquier posibilidad de propagar la pandemia.

Sentí miedo alejada de mis dos hijas para evitar contagiarlas, la mayor se hizo cargo de la más pequeña, estuve 21 días sin verlas, solo contactamos por Wahtsapp y Messenger, ellas me recuerdan que ya no tengo 20 años; pero yo me siento saludable y con mucha energía.

Soy hipertensa, con cardiopatía y alérgica, pero estoy y estaré aquí con mis compañeros y con ellos he reído y llorado, nunca estoy sola, tengo muchas personas para darme aliento, comenta Ivis, quien asegura que escribe poemas y canciones para levantar el ánimo del equipo en los momentos más difíciles.

2404-pediatrico1.jpg

En la primera línea de la lucha contra la COVID-19 en el hospital están los residentes de pediatría, entre ellos la doctora Amalia Ruiz Ramírez, de solo 25 años de edad, cuya juventud no es obstáculo para entregarse por completo en cada jornada de este bautizo de fuego.

La residente de tercer año de pediatría se contó entre los primeros en plantar cara a la enfermedad, en la Zona Roja, menos preocupada por el cansancio físico que por el estrés psicológico de contagiarse si cometía algún error.

Superé el temor porque realmente cuando te encuentras ahí frente a tus pacientes y sus padres quienes tienen la enfermedad y no saben qué hacer, pues el miedo se convierte en amor, porque eres responsable por esas vidas y no te puedes derrumbar, admite Amalia.

No tengo una experiencia laboral vasta, pero asumí mi trabajo con el mayor deseo de aprender y brindar a la población una atención médica óptima. Recuerdo a un paciente de seis meses de edad, estaba a la espera del resultado (dio negativo a la COVID-19), su mamá sufría de una enfermedad mental y no podía cuidarlo, nosotros teníamos que ocuparnos de bañarlo y alimentarlo. Nos convertimos en familia, la madre lloraba de emoción y agradecía nuestro empeño, no se me olvidará nunca la sonrisa de ese bebé.

2404-pediatrico2.jpg

Fue duro informarle el resultado positivo a la mamá de la niña Karla, una mujer muy consciente de lo que vivimos hoy con esta enfermedad, cuando yo iba a examinar a su bebé me decía: no te acerques, doctora, que te vas a infectar.

Eso me dio mucho sentimiento porque yo debía cumplir con mi trabajo y estaba dispuesta a protegerme pero tenía que hacerlo bien, y esa mamá trataba de cuidarnos a los médicos para no contagiarnos por atender a su hija.

Mi familia al igual que toda la población tenía dudas y miedo, nunca antes nos separamos tanto tiempo, cada llamada era de aliento recordándome no olvidar cada paso de la desinfección y dedicar tiempo al descanso, a todos les agradezco su apoyo para superar esta prueba, dice la joven doctora.

Allí donde hay un profesional cubano de la salud pública que se enfrenta a la pandemia de la COVID-19 para salvar vidas, aun a riesgo de comprometer la propia, se escriben nuevas páginas del heroísmo de la humanidad en su lucha contra la muerte, y habrá que reunirlas todas, cuando el miedo solo sea un recuerdo.

 

Comentarios   

0 #1 Julio Ernesto Pineda 24-04-2020 22:43
Mucha fuerza a todos los profesionales de la salud de Maanzas y todo el país. Recuerdo com mucho cariño a la profesora Ibis, no profesora del equipo de guardia que me enseñó tantas cosas y siempre le voy a agradecer. Um ejemplo de profesionalismo, conhecimento y rigor. Así como todo el claustro del hospital. Aunque desde la distância estamos com ustedes.
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar