All for Joomla The Word of Web Design

El pollo o la COVID-19 (+Fotos)

 0-21-pollo-1.jpg

En la calle de Medio, en la urbe matancera, parecía este lunes un día normal; las personas iban de un lado para otro, hacían extensas colas esperando cualquier producto que decidieran ofertar en las tiendas, como si el virus SARS Cov-2 fuera historia pasada.

Cada día cuando el doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, comparece ante las cámaras de la televisión, Matanzas queda marcada como una de las provincias en el país que presenta altos índices de pacientes confirmados a la COVID-19; sin embargo, las avenidas permanecen colmadas de público.

Según el diccionario de la Real Academia de La Lengua, por el cual se guían los que escriben y leen en español la primera acepción de la palabra riesgo, aparece clara: Posibilidad de que se produzca un contratiempo o una desgracia, de que alguien o algo sufra perjuicio o daño.

Percepción está definida en la publicación como: Primer conocimiento de una cosa por medio de las impresiones que comunican los sentidos.

Resulta inadmisible que, a los cubanos, un pueblo catalogado de culto, con más de un millón de graduados universitarios, y otras cifras nada despreciables con niveles de conocimientos elevados, les cueste trabajo comprender que el riesgo de contraer la enfermedad es latente y es imprescindible el aislamiento físico para evitar el contagio.

La calle Medio, y arterias aledañas en la tricentenaria Matanzas de ríos y puentes, se veía congestionada de personas; pero las redes sociales y otros medios de comunicación reflejan y denuncian también en otras ciudades cubanas la aglomeración en las tiendas, en la mayoría de las ocasiones en espera “para ver que van a sacar hoy”.

0-21-pollo-2.jpg

Nadie está muriendo de hambre en Cuba, el gobierno se ocupa de acercar a las comunidades los productos necesarios, múltiples iniciativas proliferan como los módulos agropecuarios, el necesario jabón de tocador o el detergente líquido normado de acuerdo a los consumidores en las bodegas, otras mercancías también aparecen.

Es conocida la situación económica que estremece al mundo, la Isla bloqueada por el país más poderoso del planeta, sufre doblemente la escasez; pero  la vida de los seres humanos es más preciada que cualquier cantidad de paquetes de pollo o una caja de botellas de aceite.

Los mecanismos que utilizan los Consejos de Defensa en las provincias van en correspondencia con las características de cada sitio, los órganos de control realizan una labor digna de destacar; pero la disciplina y autorresponsabilidad se imponen hoy cuando todos tienen que cooperar para evitar el contagio.

Ya se anunció por la más alta dirección del país que los próximos días son decisivos para frenar a este nuevo coronavirus que no distingue raza, género, estrato social, creencia.

Entonces quedarse en casa es lo aconsejable y no es, precisamente, un slogan: nadie come pollo todos días, ni antes, ni después de la pandemia.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar