All for Joomla The Word of Web Design

Contra la COVID-19, el sol y toda adversidad, la fortaleza de la mujer cubana (+Fotos y Audios)

 2004-mujeres4.jpg

La doctora Adis Susel Tamayo García, Especialista en Medicina General Integral, dialoga con la Agencia Cubana de Noticias, desde el centro de aislamiento para viajeros procedentes del exterior, habilitado en la escuela pedagógica Rubén Bravo Álvarez, ciudad de Bayamo, provincia de Granma.

 
Tanto en la pelea directa contra la pandemia de la Covid-19, como desde el surco produciendo alimentos para el pueblo, en los difíciles tiempos que vive el mundo, Cuba vuelve a contar con la fortaleza, el amor y la incondicionalidad de sus mujeres.

Al igual que en todo el país, en la oriental provincia de Granma, donde perviven entre otros los ejemplos de Candelaria Figueredo y Celia Sánchez, nuevas guerrilleras empuñan hoy las armas de la responsabilidad, la disciplina y el deber, decididas a defender la trinchera asignada y asegurar así el bienestar colectivo.

Son muchos los rostros y las tareas, desde la funcionaria pública, hasta la obrera de una industria alimentaria o aquella que en casa conduce a la familia a respetar el necesario aislamiento social; pero esta vez la Agencia Cubana de Noticias revela los nombres tras una bata blanca y tres sombreros.

En la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) Carlos Bastida Argüelles, del municipio de Cauto Cristo -entidad que abastece a la propia localidad y a las ciudades de Bayamo y Manzanillo-, integran un singular equipo Marisbel López González, Miguelina Aldana Antúnez y Yanelqui González Aldana.

Sin descuidar la atención del hogar, los hijos y esposos, ellas son las encargadas del área número 15, con cuatro hectáreas de tierra y sembrada actualmente de plátano burro.

2004-mujeres.jpg

Marisbel López González, una de las encargadas del área número 15, con cuatro hectáreas de tierra, en la Cooperativa de Producción Agropecuaria Carlos Bastida Argüelles, del municipio de Cauto Cristo.

 
Ya entregamos a la CPA el plan del mes, y también hemos ayudado en otras áreas en las cosechas de tomate, yuca, boniato, declaró Marisbel, quien asegura tener fuerzas en sus brazos de fémina para todo lo que haga falta y necesite el pueblo.

Incorporada a la agricultura hace nueve meses, Miguelina está al frente del enérgico trío y afirmó que se trabaja fuerte para aportar a la nación, sin miedos.

Antes era ama de casa, pero el campo nunca la amedrentó porque desde los 13 años de edad aprendió el oficio y cultivó la tierra junto a su madre.

Las muchachas son muy disciplinadas y estamos unidas, para donde una tire, las otras le van detrás, señaló.

Es un trabajo fácil, pues ya han demostrado que pueden hacerlo y logran cumplir, expresó Yanelki, la más joven de las tres e hija de Miguelina.

En el hogar, cuidándose mutuamente, la esperan sus hijos de 11 y 14 años; mientras ella gana el sustento y contribuye al bienestar colectivo desde el vital encargo de producir alimentos.

A más de 27 kilómetros de distancia, en Bayamo, la doctora Adis Susel Tamayo García brinda sus conocimientos y esfuerzos en el centro de aislamiento para viajeros procedentes del exterior, habilitado en la escuela pedagógica Rubén Bravo Álvarez.

Especialista en Medicina General Integral y con sólo 26 primaveras, manifestó que la carrera implica riesgos al enfrentarse a disímiles enfermedades, tanto en un área de salud como en la actual contingencia epidemiológica provocada por el nuevo coronavirus.

2004-mujeres2.jpg

Miguelina Aldana Antúnez, una de las encargadas del área número 15, con cuatro hectáreas de tierra, en la Cooperativa de Producción Agropecuaria Carlos Bastida Argüelles, del municipio de Cauto Cristo.

 
En este caso -dijo- estamos aquí para asumir lo que sea necesario y atender a los pacientes de la mejor manera posible.

Cumpliendo turnos de 24 horas y 14 días en aislamiento, separada de sus familiares y otros seres queridos, estuvo entre los primeros en asumir el reto cuando, ante el avance de la pandemia, Cuba decidió ingresar en vigilancia a todos los nacionales que retornaran a partir del pasado 24 de marzo.

Desde mucho antes estábamos recibiendo capacitación, no fue una sola sino varias, y al llegar aquí se aclararon dudas y nos dieron un nuevo entrenamiento; todo ello calzado con el autoestudio de las características de la COVID-19 y su presencia en el mundo, pues para eso somos profesionales de la salud, subrayó Tamayo García.

Apreció que en su gran mayoría las personas cooperan, muestran agradecimiento y entienden la necesidad de la medida, y de hecho muchos vinieron a la Isla porque confían en nuestro sistema sanitario, agregó.

Puede ser, o no, que tanto Adis Susel como su familia, los pacientes e incluso trabajadores del centro de aislamiento degustaran entre sus alimentos algunos de los frutos cosechados por Marisbel, Miguelina y Yanelqui; pero la certeza es que estas cuatro mujeres luchan de igual a igual para echar adelante a todo un país.

2004-mujeres3.jpg

Yanelqui González Aldana, una de las encargadas del área número 15, con cuatro hectáreas de tierra, en la Cooperativa de Producción Agropecuaria Carlos Bastida Argüelles, del municipio de Cauto Cristo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar