All for Joomla The Word of Web Design

COVID-19 y la batalla del día a día por la vida

0-29-coronavirus-quedate-en-casa.jpg

Luego del paso del primer mes de la detección de los primeros casos positivos del COVID-19 en Cuba y cuando se calcula que dentro de similar periodo es que acontecerá el pico de enfermos, ya nadie duda que esta epidemia tiene la magnitud de una guerra mundial.

Día a día un país entero resulta testigo de una verdadera batalla frente a la contingencia epidemiológica actual, sin precedentes por su dispersión, evolución, letalidad y porque ha hecho que el planeta tenga que combatirla en todo su alcance sin conocimientos previos.

La experiencia de China, por donde arrancó este pandemonio virulento, ha servido a otros para seguir un grupo de protocolos, que en el caso nacional ha sumado medicamentos ya en uso para otras sintomatologías y tiene a la ciencia trabajando a pasos de gigante para aportar al referido pico.

Lo que se busca es ir- o intentar- adelantarse en su combate con el fin supremo de salvar vidas humanas, de ahí la intensificación del pesquisaje, para separar a los enfermos de los sanos, la realización cada vez más de pruebas de diagnóstico rápido y en cada jornada se suman casos asintomáticos y por ende crecen las medidas restrictivas.

Cuba acumulaba hasta el sábado 669 casos positivos, 18 fallecidos y 92 altas, entre otros datos aportados este domingo en la ya habitual conferencia de prensa del Minsap, donde su Jefe de Epidemiologia, el Doctor Francisco Durán García, calificó a la COVID como una enfermedad implacable.

Las estadísticas internacionales crecen también en todos los apartados y la Antilla Mayor al verse en ese espejo nefasto no pierde un minuto en acorralar las amenazas de este virus, que tiene en jaque a todo el planeta.

Pero aun así, la percepción del riesgo en parte de la población cubana dista de lo que reclama el momento. La mayoría ya porta su nasobuco y debidamente dispuesto, pero el trasiego de personas no cesó este fin de semana, incluso sin transporte urbano en funcionamiento.

Hagamos entonces un nuevo llamado a quedarse en casa, por el bien de cada cual y de todos. Honremos la obra de los galenos cubanos dentro y fuera de fronteras con el aplauso cerrado de las nueve de la noche y también con un responsable y solidario distanciamiento social, que ha demostrado ser una barrera importante al flagelo.

Seamos disciplinados con la conciencia clara del porqué debemos actuar así. Sumémonos al llamado de las autoridades sanitarias y gubernamentales de salir únicamente a lo indispensable. Hagámoslo porque lo que está en juego es la vida y de seguro todos queremos vivir para contarlo.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar