All for Joomla The Word of Web Design

Maestra en cualquier circunstancia (+Fotos)

0-07-maestra-1.jpg

Desde el aislamiento de su hogar la profesora de historia Yamila Tomasa Ferrá Gómez no pierde el vínculo con sus alumnos del grado 12 del preuniversitario Nguyen Van Troi de Morón, por el contrario, puede decirse que su matrícula se ha multiplicado.

El novedoso método que ha ingeniado para continuar repasando los contenidos para las pruebas de ingreso, a través de aplicaciones como WhatsApp y la red social cubana Todus, ha ido sumando estudiantes de diferentes lugares del país, no sólo de la provincia de Ciego de Ávila.

Actualmente, explica, hay conectados a esta iniciativa unos 70 alumnos por WhatsApp y 30 a través de Todus, los que reciben las instrucciones y los contenidos importantes. Además, pongo preguntas para después debatirlas en grupo.

“Tenemos tres horas de repasos diariamente: de dos a tres de la tarde, de seis a siete y de ocho a nueve de la noche. Lo hacemos en ese horario para no interferir en las teleclases por la mañana y para que puedan estudiar”.

Yamila se siente satisfecha con los resultados de los primeros 15 días y asegura que es muy importante lo que está pasando, pues ha avanzado en la preparación más que en la escuela y con más calidad.

“Estoy muy contenta y los alumnos también”, afirma a través del chat de Facebook.

Graduada del Instituto superior Pedagógico José Martí, de Camagüey, lleva más de 30 años frente a las aulas y aunque en algún momento asumió la misión de ser profesora general integral, siempre ha estado vinculada a la historia.

En tiempos en que las autoridades de salud y dirigentes del país recomiendan permanecer en casa para evitar la expansión del nuevo coronavirus, causante de la enfermedad COVID-19, Yamila busca alternativas para que sus pupilos respeten el aislamiento social y sigan preparándose sin abandonar una de sus preferencias, que es socializar a través de Internet.

Terminé el capítulo II: Las luchas contra el dominio colonial español de 1868 a 1898 y voy hacer una prueba, contaba un día y explicaba:

“Les mando una foto con el examen y ellos responden por privado mientras aclaro por el grupo y doy la nota”.

Y ya al día siguiente, expresaba satisfecha: “La realizamos y en 40 minutos los alumnos lograron resolver cinco ejercicios complejos con excelentes resultados”.

Ante la duda de cómo estar segura de que los jóvenes fueron honestos, Yamila tiene argumentos convincentes:

“Lo sé por las respuestas, que no son perfectas, por la rapidez con que responden y porque les pregunto si lo hicieron a conciencia, además confío en ellos, que están acostumbrados a este tipo de examen.
“En la escuela yo les pongo pruebas de la dignidad y un profesor sabe cuándo hay fraude en las respuestas.”

Aunque reconoce que esta práctica le exige mucho, asegura que lo hace gustosa, pues está viendo los resultados, por lo que continuará con ella en el futuro porque le ha permitido un contacto más íntimo con los estudiantes y convertirse en alguien muy cercano a ellos.

Esta mujer se siente maestra en cualquier circunstancia y comprometida con la trasmisión de los contenidos a sus educandos, porque para ella “la historia no es una asignatura más, es el alma de la Patria, de la nación, es la fuente más viva de valores cívicos y patrióticos”.

Por eso, mientras aguarda el día en que puedan encontrarse nuevamente en las aulas, ella continúa ideando fórmulas de acercamiento, que ni la COVID-19 puede romper.

0-07-maestra-2.jpg

0-07-maestra-3.jpg

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar