All for Joomla The Word of Web Design

El amparo, una premisa de la Revolución

0404-hogar.jpg

Mucho amor y exigencia en el cumplimiento de las medidas para evitar la trasmisión del coronavirus SARS CoV-2, causante de la enfermedad infecciosa COVID-19, hacen que Elisa Betancourt Olivera, a sus 80 años, se sienta segura en el hogar de ancianos número cuatro de Santa Clara.

Con una larga participación en la protección de la sociedad dentro de las filas del Ministerio del Interior, ahora corresponde que la sociedad, en reciprocidad, resguarde su vida y asegure su tranquilidad, más cuando la nueva enfermedad que azota a la humanidad, ataca con fuerza a los adultos mayores.

Ante la interrogante sobre el cuidado hacia ella y sus 21 compañeras, habló con firmeza sobre el lavado de manos, el uso de nasobucos, las limitaciones en las visitas a la institución y de una muy buena atención de médicos, enfermeras y el resto del personal del establecimiento sanitario.

La rutina del hogar, donde habitan solo mujeres con un promedio de vida de 94 años, una de ellas centenaria, se mantiene plácida aunque con algunos cambios por las medidas que adopta el país para contener el coronavirus.

Tania Rivero Pérez, especialista en medicina general integral y quien labora en el centro, señaló que se atienden ancianas muy longevas- la de menor edad tiene 75 años-, por eso se extreman las acciones y se limitan las visitas a situaciones excepcionales.

Son pacientes con insuficiencia pulmonar, asmáticas, diabéticas e hipertensas. Estamos en una zona muy vulnerable, en el mismo centro de la ciudad, con mucho tránsito, por eso se cierra la puerta, destacó.

Todo el personal tiene que mantener los requisitos exigidos para que nada suceda a estas ancianas, por eso la relación con los familiares, en estos días, es solo por teléfono; además de la postergación de los pases, dijo María del Carmen Fleites, directora del establecimiento de salud.

El hogar de ancianos cuatro, de Santa Clara, es un botón de muestra de la atención a los ciudadanos a partir de los 60 años en Villa Clara, la provincia más envejecida de Cuba con una población de 184 mil personas a partir de los 60 años, para el 23,7 por ciento del total de los habitantes.

Villa Clara cuenta con municipios donde existen altas cifras de personas longevas como Placetas, el segundo del país, además de Cifuentes, Remedios, Encrucijada y Quemado de Güines, según informó Mirta Rosa Hernández, jefa de la sección de adultos mayores de la Dirección de Salud en el territorio.

En los dominios villaclareños funcionan 16 hogares de ancianos y 27 casas de abuelos, en los cuales se preservan salud y calidad de vida de quienes mucho aportaron a las actuales generaciones de cubanos y ante la urgencia por el nuevo azote, toca velar por ellos.

Salas de geriatría en hospitales y vigilancia diferenciada en las áreas de salud mientras funcionan más de mil 400 círculos de abuelos con 76 mil 108 participantes, reflejan algunos de los cuidados a los más longevos, entre quienes figuran 202 centenarios, detalló la especialista.

La situación actual exige un accionar al detalle con las personas de la tercera edad que viven solas y pertenecen al programa de atención a la familia, quienes reciben los alimentos en sus hogares por parte de los propios trabajadores de la gastronomía.

Son apoyados en la comunidad por cederistas y federadas, con la entrega de nasobucos y la realización de diferentes gestiones para que se mantengan protegidos, dentro de sus hogares.

Nadie queda desamparado, es una de las premisas de la Revolución, de ahí la confianza que se refleja en las palabras de esas personas de más edad, orgullo de cubanía.

Caridad Candelario, una de las acogidas en el hogar de ancianos número cuatro santaclareño, tiene 80 años y cuando sus familiares se comunican telefónicamente con ella les dice que se cuiden, no salgan a la calle y estén tranquilos, porque está segura de que “vamos a salir de todo esto, como siempre”.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar