All for Joomla The Word of Web Design

¿En pausa el Congreso de la juventud cubana?

0-03-congreso-ujc.jpg

Cuando el cuatro de abril de 2019, desde la entrañable tierra de Birán, la Unión de Jóvenes Comunistas convocó a su XI Congreso, muy lejos estábamos todos de imaginar esta hecatombe planetaria que nos ha trastocado la vida y obligado a hacer cambios y dejar en suspenso incontables proyectos y quehaceres.

Ahora mismo tendrían que estar reunidos en el Palacio de Convenciones de La Habana los 800 delegados e invitados a las sesiones finales de un encuentro que durante un año, con tesón e infinitos deseos, fue construyéndose paso a paso, desde las bases de la vanguardia política de las nuevas generaciones de cubanos.

“Estaremos listos para el momento en que las condiciones permitan el desarrollo del Congreso”, tuiteó Susely Morfa, primera secretaria de la UJC, tras abanderar la última de las delegaciones provinciales.

Y sí, habrá que esperar por mejores días, pero, si atendemos a las noticias y a lo que ocurre a nuestro alrededor, nos daremos cuenta de que, en todo caso, lo que quedará para después es apenas el cierre, porque el XI Congreso sigue, vive; en Congreso está la juventud cubana e, incluso con distanciamiento social, es un Congreso de lo unido y, sobre todo, un Congreso por la vida.

Hija de estos tiempos de coronavirus parece la frase, que desde la convocatoria misma ha sido su divisa: “Tu futuro, hoy”. Pegatinas, carteles, camisetas, tuits, videos, canciones, arengas, la replicaron de abril a marzo, pero creo que estas últimas semanas de continua sacudida han ayudado a los jóvenes a comprender exactamente de qué van esas palabras.

El porvenir no espera, es hoy, se hace y decide ahora, y porque les pertenece, no han de dejar que otros carguen todo el peso en la faena. Constructores y garantes han de ser también. Eso, y no otra cosa, es continuidad.

Lo han sido siempre. Bien dijo Raúl, que esta Revolución es obra del sacrificio de la juventud cubana: obrera, campesina, estudiantil, intelectual, militar; de todos los jóvenes en todas las épocas que les han tocado vivir y luchar.

Cuanta tarea ha sido puesta en sus manos la han cumplido con creces, y mientras más extraordinaria, noble y heroica, mejor. Para los “pinos nuevos” jamás han existido misiones imposibles, y no va a ser la primera esta pelea cubana contra un demonio microscópico y letal, sí, mas no imbatible.

Entre los grandes protagonistas de esta historia están los jóvenes, a quienes vemos a diario, incansables cual abejas laboriosas y con una lozanía que los nasobucos no consiguen ocultar, en cada uno de los escenarios donde se libra hoy esta batalla, que no son solo las instituciones científicas y de salud, sino también el surco, la mini industria, el central azucarero, el círculo infantil, los comercios, el transporte, la prensa, las comunicaciones, las aulas a distancia -en los hogares frente al televisor-, las instalaciones aeroportuarias, las calles y hasta las redes sociales, plagadas de bichos peores que el SARS-CoV-2.

Para ellos, este es su Congreso y, también, su Girón. De juventud y victoria será siempre abril, y aunque igual habrá que esperar a que pase la tormenta para celebrar los cumpleaños 58 de la UJC y 59 de la Organización de Pioneros José Martí, bueno sería guardar este viernes parte de los aplausos de las nueve al personal de la Salud, para saludar la llegada del 4-4 y agasajar a nuestros niños, adolescentes y jóvenes. De verdad lo merecen.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar