All for Joomla The Word of Web Design
08
Abril Miércoles

Cuando Maceo llevó la guerra a Santa Cruz del Norte

 

0227-maceo-pinar-rio.jpg

El 29 de febrero de 1896, en horas de la mañana, el vigía del fortín español del pueblo de Santa Cruz del Norte, a unos 50 kilómetros al este de la capital cubana, dio la alarma ante la cercanía de tropas cubanas que se aprestaban a tomar el reducto defendido por aproximadamente 30 voluntarios al mando de un sargento y dos cabos, quienes no se distinguían precisamente por sus ímpetus de mando como se demostraría poco después.

No era infundado el miedo de la guarnición, ya que las regiones de La Habana y Vueltabajo fueron proclamadas zonas de guerra por las autoridades coloniales debido a las acciones de las fuerzas invasoras de Antonio Maceo y Máximo Gómez, que arribaron a la antigua provincia de La Habana el primero de enero de 1896 para tomar los principales poblados de la región, actualmente territorios de Artemisa y Mayabeque.

El Titán de Bronce llegó el 22 de enero al pueblo de Mantua, en el extremo occidental de Pinar del Río, y culminó la invasión de oriente a occidente para posteriormente trasladar su campaña a la zona norte de La Habana, donde el 18 de febrero toma el pueblo de Jaruco.

En ese lugar, cercano a Santa Cruz del Norte, le ofrecen resistencia en fuertes y casas fortificadas por parte de más de 200 efectivos hispanos, que no obstante son obligados a rendirse por el empuje de los mambises que nuevamente se hacen con abundantes armas y municiones como en otros ataques anteriores.

Las fuerzas de Maceo continuaron su avance y cercaron el fuerte de Santa Cruz del Norte el día 29, tras lo cual se dispusieron a atacar el fortín sin que el mencionado sargento jefe de la tropa del lugar ofreciera resistencia, pues al consultar a los cabos subordinados uno le dijo, sin comprometerse, que por lo que él sabía en la guerra se parlamentaba.

Esto bastó para que el sargento saliera a "parlamentar” y al constatar los mambises la poca disposición de resistir de los voluntarios durante las conversaciones se fueron aproximando al reducto, la mayor parte a caballo, saltaron al interior del fuerte y desarmaron en un instante a la guarnición para lograr una de las victorias más fáciles de toda la campaña invasora en la que sin disparar un tiro ocuparon un importante alijo de armas y municiones.

Las victorias de Maceo en la zona de Jaruco y Santa Cruz del Norte en la Campaña de La Habana consolidaron la guerra en esa región, donde inclusive se organizaron prefecturas mambisas y bases de apoyo en sus montes.

Más de 40 patriotas de Santa Cruz del Norte y otras zonas cercanas, en la actual provincia de Mayabeque, se destacaron en la Guerra Necesaria durante la invasión que llevó el Titán de Bronce a esa heroica tierra en aquel lejano mes de febrero de 1896.

Los mambises atacaron en varios momentos Melena del Sur, Güira de Melena, San Antonio de los Baños, Bejucal, Caimito, Vereda Nueva, Guayabal, Punta Brava, Alquízar y Hoyo Colorado, entre otros poblados, en acciones que permitieron ocupar armas, municiones y otros medios que no les llegaban por las expediciones que partían de Estados Unidos y que generalmente se enviaban a las zonas orientales.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar