All for Joomla The Word of Web Design

Pensar como país, también sobre cuatro ruedas

0-17-transporte.jpg

La historia de Lester Barreda Matos, residente en la ciudad de Matanzas, es la de cualquier otro cubano de a pie, la eterna batalla contra en el tiempo en una parada de ómnibus.

El joven de 25 años espera pacientemente en un espacio cercano al preuniversitario José L. Dubrock para trasladarse hasta el Reparto Camilo Cienfuegos, en la cabecera territorial, un trayecto simple que en no pocas ocasiones cubrió sin necesidad de vehículo automotor, pero Lester hoy está cansado y sin motivación para caminar.

Durante las últimas semanas he visto de todo en este punto de recogida, desde carros particulares detenerse para recoger por pura iniciativa, hasta guaguas estatales completamente vacías sin mínima intención de tender la mano a los necesitados, cuenta el trabajador que se desempeña en tareas vinculadas a la informática.

Para el amante y conocedor de las nuevas tecnologías el problema se agrava cuando los dolientes son personas mayores o con discapacidad, porque según refiere “yo puedo soportar lo que sea, pero ¿qué sucede con aquellos que apenas pueden valerse por sí mismos?”

En Matanzas, como en el resto del país, cobra fuerza por estos días la aplicación y control de la Resolución 435/2012 del Ministerio del Transporte, que establece la parada obligatoria y recogida de personal por directivos y choferes profesionales con asignación de transporte estatal.

Si bien es cierto que no todos los implicados cumplen lo establecido, la opinión mayoritaria coincide en que en las últimas semanas en esta ciudad se aprecian mejorías con respecto a la cantidad de carros ligeros que se detienen para dar un impulso al traslado de pasajeros en los horarios pico y áreas de mayor concentración.

Juan C. González Aguilar, inspector popular de la concurrida parada de la Terminal de Ómnibus, considera que existió un bache, desde noviembre hasta finales de enero, en que los choferes se “relajaron” respecto al tema, el cual ha sido objeto de análisis por parte de la máxima dirección del país.

Ahora se aprecia mayor disciplina y esperemos que esta perdure en el tiempo por el bien de la población, agregó el profesional con experiencia de más de 30 años en el sector del Transporte, quien considera que a los inspectores populares se les debería dotar de potestad para examinar hojas de ruta.

Muchos choferes te dicen que llegan hasta un punto determinado y realmente van hacia otro más largo, todo por no montar a la gente, pero no tenemos cómo frenar esta tendencia, explica.

Si bien la cuestión pasa por un problema de conciencia, en un momento en el cual el Presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, instó a pensar como país sobre este y otros temas, en el occidental territorio se aprobaron recientemente nuevos acuerdos para ser más rigurosos con los incumplidores.

Retirar licencias de conducción o amonestar públicamente, dos de las medidas enumeradas, parecieran poco castigo para el insolente.

Aquel que en medio del tumulto pasa sin mirar al lado, sin conmoverse ante sus iguales, debería cuando menos cargar el excesivo peso de la culpa, una sanción no escrita pero sumamente dolorosa para el que todavía conserva vergüenza en su lista de cualidades.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar