All for Joomla The Word of Web Design

El libro: una historia milenaria

 

0212-libro-antiguo.jpg

Cuando la XXIX Feria Internacional del Libro (FIL Cuba 2020), apenas desarrolla sus primeras jornadas en la Fortaleza San Carlos de La Cabaña, en La Habana, vale la pena recordar los antecedentes de ese amigo que cada año convoca a miles de personas de todas las edades a lo largo y ancho de Cuba.

Desde que Johannes Guttenberg inventó los tipos y se generalizó la impresión de textos, el libro ha acompañado al hombre a través de los tiempos y contribuido a hacerlo más capaz en sus diversos oficios o profesiones.

Con el advenimiento de la modernidad, es posible acceder a la información en otro tipo de fuentes como Internet, periódicos y revistas en formato digital o video cassettes, no obstante, el poder de lo impreso llega a sobrepasar cualquier otra fuente de consulta.

Y aunque el alemán se llevó toda la gloria por su innovación, lo cierto es que desde mucho antes se habían dado pasos por reproducir páginas escritas en diversas técnicas.

La primera impresión de la cual se tiene noticia ocurrió en China en el año 868 y fue un texto budista editado por Wang Chi mediante el empleo de una plancha de madera grabada.

Pero no fue hasta mucho después de cobrar auge en Europa que el procedimiento llegó a Latinoamérica a través del italiano Antonio Ricardi, quien realizó en Perú la primera edición de folletos.

Un poco más cercano en el tiempo, alrededor de 1723, llegó la magia de la imprenta a Cuba, la cual en sus inicios se vinculó fundamentalmente con la reproducción de textos religiosos y de comercio.

Después de un largo y azaroso camino, el libro encontró al fin un merecido espacio en el país con la creación, el 31 de marzo de 1959, de la Imprenta Nacional de Cuba, y en 1962 de la Editorial Nacional de Cuba, ambas encargadas de incrementar el número de publicaciones y garantizar la distribución de textos a todo el país.

A pesar de carencias motivadas por el prolongado bloqueo económico y financiero de Estados Unidos y etapas con una mengua sustancial en los recursos, como el denominado período especial, la edición de libros nunca se ha detenido y hoy suma millones la cifra de textos impresos por la Revolución.

La estructura de títulos abarca una amplia gama de intereses y géneros, entre los que sobresalen novelas de aventura, biografías, obras de contenido histórico, social o científico, así como autores internacionales y nacionales.

Estos resultados están en correspondencia con la idea expresada por Fidel de que "el conocimiento no solo es una necesidad del pensamiento y de la cultura, sino también es una necesidad revolucionaria de cualquier pueblo conocer su historia y conocer la historia del mundo."

Y para facilitar el acercamiento a esa fuente de saber que es el libro, vuelve cada año la feria internacional, con su extensión a todas las provincias y sus propuestas para todos los integrantes de la familia.

Acerquémonos a ella con la certeza de que podremos llevarnos a casa un testigo excepcional de la evolución humana.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar