All for Joomla The Word of Web Design

Iluminado con la luz de la enseñanza otrora cuartel Moncada (+ Fotos)

2801-Moncada_04.jpg

En la histórica jornada del 28 de enero de 1960, el antiguo Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, se convirtió en la Ciudad Escolar 26 de Julio y, desde entonces, miles de niños se iluminan en sus predios con la luz de la enseñanza.

Cuando se cumplieron 107 años del natalicio de José Martí, Apóstol de la independencia de Cuba, la otrora fortaleza militar devino símbolo de la política de la Revolución en el terreno educacional y se volvió un bastión de la nueva generación, después de un siglo marcado por el crimen y la ignominia.

La claridad de la alegría infantil brotó de las mazmorras transformadas en aulas y que fueron testigos de la represión hasta 1959, para hacer realidad la promesa del Líder Fidel Castro de convertir en escuelas los cuarteles, y cumplir con el Programa del Moncada contenido en la histórica autodefensa del joven abogado que avizoró un porvenir mejor para los cubanos.

2801-Moncada_06.jpg

Desde una memorable altura de la urbe, en el Área Monumental 26 de Julio, el amplio plantel cuenta con seis escuelas Primarias y una Secundaria Básica con nombres de mártires asaltantes al Moncada y en todas se renueva cada mañana un pensamiento del Maestro, cuyas ideas no murieron en el año de su centenario.

Por sus resultados, que representan los logros de la enseñanza nacional, está asociada a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

2801-Moncada_01.jpg

Los espacios naturales y extensas áreas potencian el aprendizaje desde el propio medio histórico a través de concursos, actividades deportivas y culturales que se desarrollan entre los amarillos muros.

Como cuartel nació de la mano del brigadier Carlos Vargas en 1859 con el nombre de Nuevo Presidio e hizo realidad la idea de Miguel Tacón, entonces gobernador de Cuba, para confinar a los insurrectos en el oriente de la nación.

Durante la Guerra de los Diez Años el recinto fue renombrado como Reina Mercedes, con fines militares y para acoger las tropas que operaban contra los independentistas.

2801-Moncada_07.jpg

Entre los cientos de cubanos que soportaron cautiverio y torturas estuvo el general mambí Guillermón Moncada, en cuyo honor se bautizó la instalación al terminar la dominación colonial española y a propuesta del general Saturnino Lora, su compañero de armas.

Fue durante la etapa republicana que se convirtió en reducto de las fuerzas militares de la tiranía de Fulgencio Batista y continuó como sitio de reclusión para los luchadores revolucionarios.

Cuando se celebró el centenario del natalicio de Martí en 1953, un grupo de jóvenes conducidos por Fidel asaltó la fortaleza para rebelarse contra la opresión, acción que empezó una nueva etapa de luchas del pueblo y que terminaría con el triunfo de Enero de 1959.

Junto al Moncada la Generación del Centenario tomó el Palacio de Justicia y el antiguo Hospital Civil, acciones que desencadenaron una oleada represiva con crueles torturas y asesinatos de 55 jóvenes que fueron apresados con vida, ya que otros seis fueron abatidos en el asalto.

2801-Moncada_11.jpg

Esos hechos se argumentan en un espacio dentro de la propia Ciudad Escolar, como Museo histórico.

Risas y cantos sustituyeron los gritos y metales de artillería, cuando Fidel anunció la idea de convertir la fortaleza en colegio y derrumbó las primeras murallas. El pueblo ayudó a que las barracas que un día alojaron soldados, se convirtiesen en aulas para niños y maestros.

“No tomamos la fortaleza el 26 de julio, ni la tomamos el día Primero de Enero, hoy la hemos convertido en un centro de enseñanza, hoy sí hemos ganado esta batalla”, expresó Fidel Castro el 28 de enero de 1960.

Ese momento se trasmite de generación a generación, afirmó Leonardo García, director del centro integral de estudios, cuando narró que entonces el antiguo Polígono se colmó de niños uniformados con boinas rojas o azules, familiares y pueblo en general.

2801-Moncada_10.jpg

García dijo que se mantiene viva la anécdota de cuando el entonces Comandante Raúl Castro cargó en sus brazos a la niña Temis Tassende, hija de José Luis Tassende, uno de los torturados y asesinados, y expresó: “Y hoy aquí Temita, mira la obra de tu padre”.

Aún estremecen las palabras de Fidel en aquella mañana al insistir en que siempre se recordará a aquellos compañeros que murieron el 26 de Julio y en todas las batallas de la ciudad y el campo, gracias a lo cual fue posible que cientos de miles de niños tengan maestros, libros y escuelas, indicó el joven Leonardo.

Una cerrada y estruendosa ovación no dejó terminar de hablar al querido Fidel, hombre recordado intensamente en el recinto.

2801-Moncada_03.jpg

A 60 años de convertirse en plantel, es centro cultural e histórico de la comunidad con proyectos Por una cultura de paz y por los Derechos de las niñas y niños, asumen el tercer perfeccionamiento educacional en Cuba, con iniciativas y proyectos de desarrollo local.

Con una matrícula de dos mil 761 estudiantes y más de 250 docentes, el centro dirige su trabajo pedagógico de manera paralela al vínculo con la familia y la colectividad e influye en el aprendizaje y la formación de valores en los escolares y la superación de sistemática de pedagogos. 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar