Ver con ojos de artista la influencia de la inteligencia artificial(+Fotos y Video)

 

1213-festival3.jpg

Como parte de la muestra de cine alemán durante el XLI Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, llega Moving Sand/Topos, caracterizado por sus creadores, Jeanine Meerapfel y Floros Floridis, como un ensayo audiovisual.

La Agencia Cubana de Noticias se acercó a ambos realizadores, quienes compartieron detalles sobre su producción y el tema seleccionado para ser llevado a la pantalla.

1213-festival.jpg

Jeanine Meerapfel es una reconocida cineasta argentino-alemana, de formación como periodista, quien se convirtió en la primera mujer elegida para dirigir la Akademie der Künste (Academia de las Artes), de Berlín, una institución creada hace más de tres siglos para promover la cultura.

Floridis, por su parte, estudió física en la Universidad Aristotélica de Thessaloniki, y, además, es músico, clarinetista con una carrera profesional que inició en 1970, con un interés específico y personal en la improvisación.

“Trajimos un documental- de al menos 47 minutos de duración-, que es un trabajo de Floros, en el que yo colaboré”, comentó Meerapfel, directora de cine y parte, además, del jurado de largometrajes de ficción en esta edición del festival.

El ensayo versa sobre los cambios y consecuencias del uso de la inteligencia artificial para la vida humana, sobre lo que Floridis explicó que es “el tema más importante de esta época, de cómo nos va a colonizar y nos está colonizando la inteligencia artificial”.

Añadió que “el siglo pasado, fue la política y las situaciones que genera, como la guerra; en este siglo, el nuevo problema que afrontar es lo que pasa con el clima, la amenaza de una guerra nuclear y lo que sucede con la inteligencia artificial”.

1213-festival4.jpg

“Lo escogimos porque estudié física y toda mi vida he tocado esos tópicos, y como músico, a su vez, trato de ubicarme dentro de estos mundos”, argumentó Floridis.

Meerapfel agregó: “en este documental, que en realidad es un ensayo artístico documental, tratamos de acercarnos a este particular de una forma artística, sin números, datos o algo por el estilo, es un llamado al espectador a que se interese y se ocupe de tratar de comprender en qué situaciones estamos”.

Durante la presentación, Floridis tocó música en vivo, nacida de la improvisación, a propósito de lo cual el artista explica que “improvisar es una cosa que tiene que ver con solucionar problemas en el momento, no es lo mismo que usar partitura, es como una actitud ante la vida”.

“La improvisación para mí, insistió, es un método de creación, más que un estilo, es lo que los seres humanos estamos haciendo, para improvisar hay que estudiar mucho, y después olvidas esos parámetros y creas, que es lo que sabemos hacer los seres humanos”, comentó.

“El rodaje de la obra está hecho con montones de pensamientos de ese tipo, de qué es la creación y cómo se lleva, también había cosas que pasaban accidentalmente y no estaban planificadas, que luego mirábamos si insertábamos o no”.

“Estoy pensando en esto desde hace cuatro años, filmando también con los móviles, no solo con un camarógrafo o director de fotografía, y lo hicimos en China, Alemania, España, Grecia, México y Argentina. Oficialmente, editamos con cámaras sobre tres semanas”.

1213-festival2.jpg

Acerca de la acogida que esperan en el público cubano, Floridis añadió que quiere que sea como la de cualquier otra creación, “que vea e interprete lo que le guste”.

“Haciendo películas de mucho volumen y recursos, tendrás todo perfecto, pero no es lo que queríamos, tratamos de hacer una cosa más directa, es algo distinta, no es negocio o explotación del cine. Hay un aspecto más cultural o artístico, es un ensayo, podría serlo literario, pero no, es cinematográfico”.

“En Cuba como en otros países, la vida tiene mucho de improvisación, no como en Alemania, que todo está más organizado y preparado, así que los cubanos saben, ustedes saben”, afirmó Floridis.

Acerca de su trabajo como jurado del festival, Jeanine Meerapfel contó que es un enorme honor participar y trabajar en él, “el Festival de La Habana ha sido como una casa para mí, cada vez que he venido hasta acá, el público, sobre todo, me ha dado la impresión de que esta es mi casa y los cubanos son mis hermanos”.

“He sentido que estoy en el corazón de lo que es el cine latinoamericano, yo me muevo entre Latinoamérica y Europa, y mis películas de alguna forma reflejan eso”.

Al preguntar sobre lo que considera primordial en un largometraje, respondió que lo más importante es que en la película haya honestidad sobre lo que se quiere contar, “si hay una autenticidad lo sientes enseguida, en la primera toma lo vives, digamos que le regalamos al cineasta los primeros cinco minutos, en el que te debe agarrar de la mano y decirte “esta es la historia que voy a contar, y lo haré tan verdaderamente como pueda´, se trata de la autenticidad, sea una comedia, tragedia o documental”.

1213-festival1.jpg

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refescar