All for Joomla The Word of Web Design

Tradicionales e interesantes presagios de aguaceros

0911-caibarien-10.jpg

En tiempos de internet y sofisticadas tecnologías para los pronósticos de las variables meteorológicas, sobresalen los tradicionales vaticinios sobre el tiempo, principalmente vinculados a la llegada de los aguaceros, a veces temidos y otros, muy necesitados para la agricultura.

Por ejemplo, los pobladores de Remedios, desde hace más de dos siglos auguran las precipitaciones en relación con el oscurecimiento de las nubes hacia una zona de la urbe, donde localizan “la cabeza de Patricio”.

La octava villa fundada por los colonizadores en Cuba resulta una fuente inagotable de leyendas, una de ellas cuenta que en el siglo XVIII, habitaba en los suburbios un esclavo liberto, de oficio zapatero, llamado Patricio, negro fornido, alto y de cabeza grande con abundante cabello ensortijado.

Resultado de imagen para site:www.acn.cu Remedios

A los pobladores con más nivel de observación de la localidad, les llamó la atención que cuando se nublaba en el área hacia donde estaba ubicado el rancho del zapatero, las lluvias eran seguras, aunque el firmamento estuviera despejado en el resto de la localidad.

Todavía hoy los remedianos se guían por la nubosidad que reconocen como cabeza de Patricio para salir con capas, sombrillas o permanecer a buen resguardo para evitar un chapuzón.

Otro ejemplo se reconoce también con otros presagios climatológicos entre campesinos de zona rural de Caibarién, ciudad costera del centro de Villa Clara.

Situaciones tan curiosas como el bramido de dos bueyes en el mismo momento, un incremento en la actividad de las hormigas, conocidas como bibijaguas o el vuelo de varias auras tiñosas; así como también un halo alrededor de la luna, son presagios de aguacero.

Otra de las predicciones trasmitidas por vía oral, de una generación a otra, es lo que sucede con la Yagruma, planta que puede tener gran altura y posee un atractivo follaje, y voltea sus hojas por el envés cuando se acerca un temporal o mal tiempo.

Entre los marineros y ante la ausencia de un pronóstico del tiempo, se guiaban por la observación de la naturaleza y el movimiento del viento.

Aunque en la actualidad existen previsiones más seguras sobre los posibles aguaceros, no está de más conocer las tradiciones, esas que por mucho tiempo ayudaron a labradores, hombres de mar y la población en general a conocer las veleidades de la lluvia.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar