All for Joomla The Word of Web Design
19
Febrero Miércoles

Cuando la trova viste de mujer

 

1122-AnnieG_1.jpg

La joven cantante Annie Garcés Santana estudió música en el Conservatorio Guillermo Tomás. Actualmente interpreta obras de los más grandes compositores cubanos de todos los tiempos debido a su marcado gusto por el género de la poesía.

Su melodiosa voz y la interpretación de la flauta son apenas algunas de las virtudes que posee. Los dos instrumentos los cultivó en el Conservatorio de Música del capitalino municipio de Guanabacoa, luego de su imprevista llegada a La Habana donde se ha ganado un merecido lugar dentro de la trova cubana.

La muerte del abuelo materno provocó grandes cambios en la familia y aún más en ella, quien a la edad de nueve años se vio obligada a abandonar su natal Isla de la Juventud y mudarse a la capital. Una vez iniciados los estudios logró sobresalir y obtener grandes metas gracias a su buen desempeño en la música.

Un momento de despegue en su carrera fue la invitación del popular cantante de samba Diogo Nogueiras para presentarse en escenarios brasileños e interpretar temas como Habáname, de Carlos Varela; y La Guantanamera, de Joseíto Fernández.

La visita a Brasil marcó un antes y un después en su carrera. En esa ocasión, Annie Garcés Santana con solo 17 años, decidió dedicarse a la trova y a estudiar el cancionero popular cubano, pues le creció el sentimiento de nacionalidad y compromiso con su Patria.

1122-AnnieG.jpg

¿Por qué en tu repertorio predomina la canción trovadoresca?

“Es lo que me gusta y tenemos que ser fieles a las cosas que amamos. Cuando violas lo que eres en algún momento el público lo va a sentir. No me gusta interpretar canciones sin significado. Por muy sencillo que sea el tema lo disfruto.

"A veces los artistas, por mucho que les guste, dejan de lado algún tipo de género buscando popularidad o ingresos (lo que no está mal porque esas dos cosas las necesitamos todos). No es mi caso, pues siento un compromiso muy grande con la cultura cubana y por eso me dedico a la trova".

¿Cuáles son tus principales paradigmas en la trova cubana?

"Mi compositor preferido es Sindo Garay. Me resulta impresionante cómo a pesar de no haber estudiado música, sus canciones son de las más difíciles de interpretar. Vivió 102 años. En una ocasión leí un libro acerca de su vida, donde aseguró haber sido la única persona en darle la mano a Martí y a Fidel.

"Admiro la obra de otros cantautores como el maestro César Portillo de La Luz, José Antonio Méndez y Juan Formell, a quien considero uno de los más grandes músicos cubanos y director de orquesta de todos los tiempos.

"De las mujeres, mis preferidas son María Teresa Vera, Omara Portuondo, Moraima Secada y Sara González. Me duele mucho que a Sarita solo la enmarquen en lo  político cuando posee uno de los repertorios más amplios de nuestro país.

"De las contemporáneas, creo que Ivette Cepeda es la artista femenina que más comunicación establece con el público. Es un privilegio el haber compartido escenario con ella".

En la década de los años 60 las voces femeninas revolucionaron la trova.

¿Crees que esto pudiera volver a ocurrir?

"Por supuesto que sí. En cada generación de la trova cubana las mujeres han estadopresentes. En los 60, Omara Portuondo, Elena Burke y Moraima Secada eran de las más importantes. Posteriormente comenzaron a destacarse otras cantautoras como Marta Campos y Miriam Ramos. Desde aquel momento ha tenido lugar este fenómeno, y de seguro continuará ocurriendo.

"Realmente estoy más cerca de cantautores como Luis Franco, Adrián Berazaín y Mauricio Figueiral. Aquí en La Habana es donde menos contacto tengo con los trovadores. En la Isla hay un fuerte movimiento femenino en la trova, pero el espacio geográfico influye de manera significativa por lo que muchas trovadoras no alcanzan el reconocimiento que merecen.

A solo horas del fallecimiento del Comandante en Jefe en 2016 recibes la propuesta de participar en el tema Cabalgando con Fidel, de Raúl Torres.

¿Qué significó para ti la invitación?

"Siempre quise participar en temas grupales y tuve la oportunidad de formar parte de la canción Con un poco de amor, dedicada a los 30 años de la Asociación Hermanos Saíz (AHS). Luego surge la propuesta de participar en Cabalgando con Fidel.

"Debía compartir mi estrofa con el maestro Eduardo Sosa, pero me quedaba muy grave por el tono y me asignaron la última. Fue la que quedó en el corazón del pueblo.

"A veces las personas que no tienen la misma ideología política que uno, agreden en las redes sociales, pero las ideas forman parte de lo que uno es y creo que en ese momento la gente comprendió quién era yo en realidad. Me escribieron personas de otras partes del mundo agradeciendo mi participación en la canción. La muerte de Fidel fue un momento triste, pero de gran unión.

"Por canciones como esas me dedico a la trova. Como género es capaz de resaltar los más grandes sentimientos y emociones humanas. Continuaré trabajando para que las voces femeninas alcancen el reconocimiento que merecen".

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar