All for Joomla The Word of Web Design

Cuba y la ruta del transporte ecológico y económico

1119-omnibus-electricos-cuba.jpg

   En La Habana se transporta diariamente a más de un millón 380 mil personas, la mayoría en ómnibus tradicionales que utilizan diésel, según datos oficiales, aunque Cuba pretende avanzar hacia la diversificación en este sentido, lo cual traería al país un ahorro considerable, y permitiría brindar a la población un mejor servicio.
   Circulan en la capital 40 guaguas híbridas de procedencia china, y un ómnibus completamente eléctrico, que tienen por base la terminal Palatino,  reconocida  por tener cierta estabilidad y calidad en su servicio.
   En un año, las que allí culminan viaje ahorran más de un millón de litros de combustible, aseguró Jorge Luis León Linares, director técnico de la Empresa Provincial de Transporte de La Habana, en entrevista con la Agencia Cubana de Noticias.
   Esos carros utilizan, además de un motor diésel, un sistema de baterías eléctrico, que se apoyan entre sí para conseguir un menor consumo a la vez que aportan la potencia necesaria.
   Esta tecnología permite recorrer entre 230 y 250 kilómetros tras una carga completa, que demora menos de dos horas.
   Otros beneficios de los ómnibus híbridos se relacionan con las reparaciones y su mantenimiento. Este último, por ejemplo, consistente en el recambio de partes o aceites, se extiende más que en uno normal, con el consecuente ahorro también.
   ¿Por qué no importar más ómnibus de este tipo, o de cero emisión (completamente eléctricos)? Sucede que las bondades de estos equipos vienen con un precio extra, pues su costo ronda los 160 mil dólares, (unas tres veces el de uno convencional), y el eléctrico es todavía más caro, casi 270 mil dólares, de acuerdo con León Linares, y Cuba aprovecha los créditos que se le ofrecen para adquirirlos.
   Sin embargo este es el transporte al que se debe aspirar eventualmente, por los beneficios a la economía nacional a largo plazo y por su aporte a la protección del medio ambiente, consideró.
   El ahorro de combustible que hoy representan estos ómnibus puede incluso ir en aumento conforme el país logre diversificar su matriz de producción de energía eléctrica, pues utilizando fuentes renovables el diésel necesario para cargar las baterías sería menor.
   Las medidas anunciadas recientemente por Estados Unidos impactaron en la disponibilidad de diésel en el país; ante esta circunstancia, ejemplificó, se pudieron utilizar varios de  los ómnibus híbridos para complementar algunas de las rutas más concurridas de la ciudad, dada la autonomía de los equipos y el ahorro que representan.
   La utilización de los vehículos ha demostrado también que no impacta negativamente en el rendimiento del transporte público urbano, pues las guaguas híbridas y las eléctricas tienen la misma capacidad de carga que las convencionales, explicó León Linares.
   Las rutas donde prestan servicios actualmente tienen las mismas complejidades que otras de la ciudad, y aún con las características del transporte en Cuba, donde los ómnibus son sometidos a una fuerte explotación, han demostrado que son equipos de fiar, puntualizó.
   Para el año entrante se prevé la importación de otro lote de guaguas de ambos tipos, que reforzarán los servicios en la capital, señaló.
   Solo en La Habana en tiempos normales prestan servicios más de 760 guaguas. Si en algún momento utilizáramos solo esa tecnología o una mejor, el ahorro mínimo sería de 19 millones de litros de combustible.
   Con el dinero que se dejaría de erogar por la compra de ese diésel, a la vez, se pueden adquirir todavía más equipos de este tipo o destinarse las divisas a otras inversiones necesarias.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar