La Habana, Miércoles 16 de Octubre de 2019 05:38 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

¡Uno sabe que quiere a Cuba, y cuando sale, la quiere más!

Compartir :
Tamaño letra:

0625-doctora.jpg

A Giuzel Cutiño Pavón, especialista en Medicina General Integral, la encontré en el portal de la Dirección Provincial de Salud cuando un “abuelo”, como ella misma le llamaba, le dedicaba una poesía
improvisada, muestra del agradecimiento que merecía la respuesta que acababa de darle acerca de su situación clínica.

¡Gracias Doctora!, le dijo el señor mientras se alejaba, momento en el que aproveché para pedirle que me contara sobre sus experiencias en la misión internacionalista en Venezuela, cuando apenas tenía 30 años y fue una de las  encargadas de abrir la misión médica Barrio Adentro, en las zonas montañosas en el país suramericano. Era el año 2004.

“Llegamos a Caracas casi al anochecer, por la situación tan compleja que había en aquel entonces con la oposición nos trasladó un autobús custodiado por la guardia nacional hasta el municipio de Bolívar, en la Sierra del estado Falcón.

"Éramos una treintena de colaboradores y nuestras edades promedio no sobrepasaban los 40 años, pero estábamos muy convencidos de lo que nos correspondía cumplir, de la labor que nos tocaba hacer, y sobre todo, la responsabilidad que teníamos al llevar la medicina a los lugares más intrincados, responde Giuzel emocionada, y solamente basta una pregunta para que aparezcan las anécdotas.

“Fueron momentos difíciles y vivimos situaciones muy complejas, pues estuvimos en Venezuela durante seis procesos electorales, recuerdo que en cierta ocasión la oposición contrató a desafectos de
la revolución bolivariana para que invadiera el hospital en el que estábamos, y allí estuvimos nueve colaboradores durante tres días brindando servicios de urgencias, era el 3 de diciembre (Día de la
Medicina Latinoamericana)”

Comenta la doctora que el pueblo se movilizó  y  fue en masas, rodeó el hospital, y no permitió que nada pasara.; fue una victoria no solamente de Cuba, sino también del pueblo venezolano que supo defender su revolución.

" Durante los primeros días de consulta prácticamente no acudía nadie, y por eso nos dimos a la tarea de hacer terreno, nos íbamos a las casas y no siempre fuimos bien recibidos, a veces hasta nos cerraban las puertas, porque en aquel entonces Falcón era un municipio con mucha presencia de la oposición”.

Entre tantas historias me habló de Xiomara, una señora antichavista que varias veces salió de su casa a gritarles ofensas, pero poco tiempo después, ante el desespero de tener a su único hijo enfermo,
tocó en la puerta del consultorio de “los cubanos”, como ellos mismos decían, para pedir ayuda ante las fiebres tan altas que hacía varios días aquejaban al adolescente, postrado, de 19 años de edad.

"Le diagnosticamos una neumonía muy avanzada, situación que cada vez empeoraba porque al estar encamado se dificulta más la recuperación, pero con los antibióticos pertinentes y nuestro chequeo
diario, poco a poco fue recobrando la total vitalidad de sus pulmones.

"Con el paso de los días, Xiomara cambió su trato hacia nosotros y hasta llegó a pedirnos disculpas, no solamente porque habíamos salvado a su hijo. Nos ganamos el respeto cumpliendo con nuestro deber.

“Venezuela fue una experiencia muy bonita, vivimos cosas tristes y complejas, ¡pero se salvaron tantas vidas!, hacíamos proyecciones comunitarias, íbamos a lugares muy intrincados y las personas nos miraban con mucho asombro porque nunca habían tenido a un profesional de la salud tan cerca.”

Y de Venezuela regresó en el 2008, para tres años más tardes, luego del terremoto en Haití, incorporarse al departamento noroeste de esa nación caribeña.

“Tuvimos que aprender a hablar el creol  (dialecto de ese país) para comunicarnos, conocimos de sus costumbres en todos los sentidos, y poco a poco nos fuimos introduciendo en la vida de los haitianos
hasta que nos hicimos sus amigos.”

Giuzel Cutiño Pavón reconoce que las misiones internacionalistas son una experiencia única, en las que se aprende sobre la marcha y se choca con enfermedades que en Cuba nunca se ven, en las que no hay horas de descanso y se trabaja con una sonrisa a pesar de todo.

"Uno sabe que quiere a Cuba, y cuando sale, ¡sabe que la quiere más!, porque evalúas los contextos y puedes comparar, y algo que nadie nos puede quitar es la defensa de nuestros principios; porque somos conscientes de nuestros problemas pero no le permitimos a nadie que empañe nuestro esfuerzo,  porque Cuba es de todos, y entre todos la construimos."

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Efemérides

October 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
30 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3