La Habana, Lunes 09 de Diciembre de 2019 01:45 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos Bloqueo                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

A 60 años de la Reforma Agraria, compromiso y deber

Compartir :
Tamaño letra:

Reforma agraria

Era el 17 de mayo de 1946 en la finca María Luisa, al suroeste de la ciudad de Guantánamo y el campesino Niceto Pérez, junto a uno de sus pequeños hijos  atendía su sembrado, cuando escuchó  su nombre y al incorporarse del surco recibió un mortal balazo en el pecho, mientras los asesinos  enfundaban sus armas y huían a caballo.
  Niceto Pérez  falleció poco después en brazos de su esposa,  pero tuvo tiempo para  identificar a los homicidas, el terrateniente Lino Mancebo y  guardias rurales contra los cuales se enfrentó junto a otros campesinos de la comarca por  los continuos intentos de desalojo y que inclusive acusó por amenazas de muerte poco antes.
  Inútil fue la denuncia  ante los tribunales, ya que la justicia se mostró  impotente y cómplice del crimen que repetía el mismo patrón con que las compañías norteamericanas y latifundistas   asesinarían a líderes campesinos y sindicales como a Sabino Pupo y Jesús Menéndez en 1948.
    La verdadera justicia llegó con el triunfo de la Revolución y la promulgación de la Ley de Reforma Agraria por el Comandante en Jefe Fidel Castro en La Plata, Sierra Maestra, precisamente en el aniversario 13 de la muerte de Niceto Pérez el 17 de mayo de 1959, que  planteó la entrega de la tierra a los que la trabajaban e inició cambios profundos en el campo, donde a partir de entonces llegaron los servicios de  salud y la educación y se le aseguraron condiciones dignas.
Como parte de los cambios y el establecimiento de las nuevas instituciones del poder revolucionario, también un 17 de mayo  pero de 1961 se organizó la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños, para representar los intereses  de los más de 378 mil asociados y sus
familiares.
   Sin embargo, la concepción de estos cambios no era nueva. En el Programa del Moncada, anunciado por el joven abogado Fidel Castro en su autodefensa en el juicio por el ataque a la fortaleza de igual nombre en Santiago de Cuba el 26 de julio de 1953, explicó las terribles condiciones de vida de los campesinos, desposeídos de la tierra, explotados por los terratenientes y sin acceso a las mínimas condiciones de vida civilizadas. Entonces,  predijo la nueva política agraria que la Revolución llevaría adelante.
   Los guerrilleros tampoco esperaron por el triunfo definitivo y como principio se aplicó la ley  del Ejército Rebelde, que otorgaba a los no propietarios la tierra que trabajaban en zonas liberadas, y  se realizó el Primer Congreso Campesino en Armas  en 1958 en Soledad de Mayarí Arriba, en el Frente Oriental Frank País García,  bajo el liderazgo del Comandante Raúl Castro, jefe de ese territorio, en el que se establecieron acuerdos, estructuras de dirección  y tareas
para la derrota definitiva de la dictadura de Fulgencio Batista.
   La situación de los campos cubanos denunciada por Fidel era una realidad tan innegable para toda la sociedad cubana que  a inicios de 1957, mientras el Ejército Rebelde se consolidaba en la Sierra Maestra gracias al apoyo y la integración del campesinado a sus filas,  en la capital se daba a conocer el folleto crítico ¿Por qué Reforma Agraria?,  por la Agrupación Católica Universitaria (ACU), de La Habana.
   La obra en forma de investigación realizada en los campos de Cuba por un interés honesto  de personas de las clases media y alta, recogía que la inmensa mayoría de los campesinos no eran dueños de la tierra, el 63,96 por ciento no tenían inodoro y el 60,35 vivía en casas de madera, guano y piso de tierra, carecían de atención médica, presentaban un índice de desnutrición del 91 por ciento, entre otros datos.
   En sus conclusiones indicaba: “Ya es hora que nuestra nación deje de ser feudo privado de algunos poderosos, tenemos la firme esperanza de que dentro de algunos años Cuba será no propiedad de unos pocos, sino de todos los cubanos”. Esas aseveraciones fueron proféticas, aunque quizás sus autores no pensaron que la justicia para el campesino se alcanzaría con el triunfo de aquel puñado de rebeldes,  que iniciaron la lucha armada en lo intrincado de la Sierra Maestra.
Los cambios acaecidos para la clase campesina cubana en estos 60 años radicalizaron el proceso revolucionario y provocaron en gran medida el inicio de la política agresiva del imperio estadounidense que no se rindió a la idea de ver expropiados sus latifundios, ni de que cesaran la
explotación y la miseria de los trabajadores agrícolas.
   Frente a ese reto la clase campesina no solo disfrutó de la nueva vida que le aseguró la Revolución, sino también estuvo en la primera línea de la defensa de la Patria, en las milicias campesinas contra los alzamientos de contrarrevolucionarios, principalmente en la región
central del país, y en el enfrentamiento a los mercenarios en Playa Girón.
   A 60 años de la Primera Ley de Reforma Agraria, los campesinos cubanos se integran a tareas decisivas para el desarrollo del país en el logro de la autosustentabilidad alimentaria, con el mismo compromiso y unidad que demostraron aquel lejano 17 de mayo de 1959, cuando con el título de propiedad en su manos supieron que jamás tendrían que derramar su sangre por la tierra que trabajaban y en todo caso, con el deber de defender como hombres libres la  Revolución que los emancipó para siempre.

 

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Efemérides

December 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 29 30 1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31 1 2 3 4 5