La Habana, Martes 21 de Mayo de 2019 11:27 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

El ring cubano y sus grandes reservas para conservar hegemonía

Compartir :
Tamaño letra:

 

0312-kevin.jpg

Lo digo, lo repito y no es matraca mía: el boxeo cubano siempre tiene su reserva asegurada, porque pulula por doquier el tradicional talento inherente a los practicantes de ese viril deporte en la Isla.
Los genes de otrora estelares púgiles como Teófilo Stevenson, Adolfo Horta, Mario Kindelán, Emilio Correa o Félix Savón, por solo citar estos ejemplos, parecen ramificarse sobre los encerados, tanto de entrenamiento como a la hora de cruzar guantes en determinado evento
nacional o allende los mares.
Y eso lo acabamos de palpar, una vez más, en la recién finalizada Gala de Campeones, que se disputó en el Coliseo capitalino. Segundas y terceras figuras del ranking nacional, no creyeron en el aval de los establecidos en cada división, y el resultado no podía ser otro que un cartel pletórico de intercambio, entrega y recogida de buenos frutos por parte del jefe de entrenadores, Rolando Acebal, y su grupo de trabajo.
Claro está que esa pugna responde, entre otras razones, a que los 22 participantes en esa Gala quieren ganarse uno de los 10 boletos para el torneo pre panamericano, que se llevará a cabo el próximo mes en Nicaragua y tributará cupos para los Juegos Panamericanos de Lima, Perú, en julio-agosto, en los cuales Cuba prevé signar siete medallas de oro y tres de bronce, según comentó Acebal a la ACN.
Gustó mucho la exhibición brindada por el campeón mundial juvenil de 2011, Kevin Brown (69 kilos), quien se impuso 3-0 al oro olímpico y del orbe, Roniel Iglesias, merced a la efectividad de su golpeo, especialmente con los rectos desde la media distancia.
No quiero ser segundo ni de él (Iglesias) ni de nadie. He trabajado muy duro y quiero ser el número uno de mi división, explicó Brown, quien es actualmente el tercero de esa división welter, por detrás del subcampeón mundial Arisnoides Despaigne.
Mientras, Osnay Bencomo, otro joven púgil ubicado en la tercera plaza de su peso (81 kilogramos), no mostró complejo alguno y se fajó de tú a tú contra el tetracampeón mundial y oro olímpico Julio César La Cruz (81), algo que hacen muy pocos rivales a nivel internacional.
Es cierto que cedió 1-2, aunque muchos consideran que le debieron alzar los brazos en señal de triunfo.
Osnay, un real talento por sus buenas mañas y pegada con las dos manos, en el segundo asalto le propinó un potente swing de derecha al excelente defensor La Cruz y lo envió al tapiz, algo que apenas han hecho dos púgiles: el cubano Ernesvadi Begué y el estadounidense Coe Khalil.
La Cruz no se lo creía. Fue un segundo round que debió durar más de tres minutos, porque el rival no dejaba de tirar. Se aguantó, lo agarró bien y logró capear el temporal, para luego meterse de lleno en la pelea y poder ganar el tercero.
Pero hubo más. El tricampeón mundial Lázaro Álvarez (60) se debió emplear a fondo para imponerse 2-1 al joven Darieski Palmero, apoyado en su experiencia más que en los recursos de los cuales disponía en ese pleito.
Fue un cartel de mucho intercambio, en un año que deparará el torneo clasificatorio en Nicaragua, los Juegos Panamericanos de Lima, el Campeonato Mundial y la Serie Mundial de Boxeo. Se apreciaron varias sorpresas y, sobre todo, se volvió a patentizar que el boxeo
cubano tiene su reserva asegurada.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar