La Habana, Lunes 25 de Marzo de 2019 06:28 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Hospital Universitario de Camagüey: de la Revolución un símbolo (+ Fotos y Video)

Compartir :
Tamaño letra:

20290112RBC_01.JPG

El Hospital Universitario Manuel Ascunce Domenech (MAD) lleva en sus venas y en su piel la esencia misma de la Revolución cubana, y es uno de sus símbolos más preciados en la provincia de Camagüey, donde presta servicios ininterrumpidos desde 1962, cuando fue inaugurado, el 14 de enero.

Las obras que darían nacimiento a ese coloso asistencial fueron retardadas por tres gobiernos consecutivos – los de Ramón Grau San Martín, Carlos Prío y Fulgencio Batista- durante 16 años, en un terreno por el cual se desembolsó un monto inicial de 15 mil pesos del erario público.
Mientras, el pueblo camagüeyano recibía atención en los antiguos hospitales Manuel Ramón Silva y de Emergencias, que no contaban con todos los recursos médicos, de avituallamiento y comida necesarios, por los ínfimos presupuestos que se les asignaban en su carácter de instituciones públicas.

20290112RBC_04.JPG
La historia de la construcción del MAD, en sus inicios, era una réplica a pequeña escala del drama de la sociedad cubana en la primera mitad del siglo XX, donde el bienestar social provenía del dinero para aquellos que lo tenían, y los pobres dependían más de la caridad que de un sistema donde primara la seguridad como derecho.
Cuando triunfó la Revolución, el primero de enero de 1959, y las nuevas fuerzas que avanzaban hacia un sistema social diferente comenzaron a enarbolar la salud de acceso gratuito y universal como una de sus principales banderas, el hospital camagüeyano en ciernes se perfiló como una de las obras más significativas para hacer tangible ese interés.

20290112RBC_03.JPG
Según consta en los archivos de la institución, facilitados por la dirección del MAD, el periódico provincial Adelante lo catalogó en su momento como “el mayor y más moderno del interior de la República”, en la reseña sobre su inauguración, a la cual asistió José Ramón Machado Ventura, en entonces Ministro de Salud Pública en Cuba.
Con 700 camas en sus inicios y seis salones de operaciones con moderno equipamiento para la época, a pesar de que ya se habían comenzado a sentir los efectos del bloqueo del gobierno de los Estados Unidos contra el país, el MAD comenzó a escribir una historia de éxito médico y científico que sigue considerándose de referencia nacional.

Diálogo de generaciones

El hospital ha desarrollado un sentido de pertenencia y arraigo entre quienes desandan sus pasillos, al punto de que aún pueden verse, trabajando codo a codo, a doctores con más de 50 años de experiencia junto a otros más jóvenes que ya consideran al centro como parte
fundamental de sus vidas.
Recientemente declarado Hijo Ilustre de la provincia de Camagüey, el cirujano y profesor consultante Oliverio Agramonte Burón es uno de esos que ha desarrollado toda una carrera y una existencia vital entre los salones de operaciones del “Manuel Ascunce”.

20290112RBC_10.JPG
“Comencé a laborar aquí en 1966, luego de dos años de servicio rural en el municipio de Vertientes. Fue una época de muchísimo trabajo, pues había poco personal médico y aún no habían comenzado los planes de residencia, yo ejercía la cirugía por experiencia práctica,
sin estar titulado como especialista”, comentó a la ACN el prestigioso galeno, quien también fungió como director del centro.
Su vocación por la docencia lo llevó a ser fundador de ese proceso, en el cual fue maestro y alumno al mismo tiempo, y por el cual todavía conserva una motivación especial, más incluso que por la propia práctica de la cirugía, aunque de vez en cuando puede vérsele por los salones trasmitiendo su sabiduría.

20290112RBC_07.JPG
Con una humildad que reviste de mayor humanidad a las grandes personalidades, el doctor Agramonte asegura no recordar sus logros personales, pues su mayor satisfacción ha sido siempre ayudar a los residentes y guiarlos, y que no concibe su vida sin estar todos losdías en el hospital.
De la experiencia de Agramonte y de otros galenos consagrados ha bebido el joven especialista en Medicina Intensiva y de Emergencias Yosdamy Martínez Pérez, quien con solo siete años en el centro ya muestra su vocación de entrega hacia la importante labor quedesarrollan.

20290112RBC_05.JPG
“La terapia intensiva destaca como uno de los servicios de mayor impacto en los resultados del hospital, con especial énfasis en la atención a la materna en estado crítico, y quienes trabajamos aquí adquirimos un compromiso por el cual sacrificamos la mayor parte de nuestro tiempo” destacó.
“Con pocos recursos, por las limitaciones a las que se ha visto sometida, la medicina cubana es un logro de un sistema que ha antepuesto el humanismo y la atención diferenciada y de calidad a los intereses mercantilistas que pesan globalmente sobre la salud, y este
hospital es una muestra sólida de ello”, argumentó.

Seis décadas de un coloso asistencial

A sus casi seis décadas de fundado, el MAD ha crecido en servicios, personal médico y alta tecnología para el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, y resaltan sus éxitos en programas de alto impacto como la atención al paciente grave, la cirugía de mínimo acceso, el trasplante renal, la cirugía oncológica, la neurocirugía compleja y la cirugía del trauma.

20290112RBC_06.JPG
“La actividad quirúrgica es el pilar fundamental del centro asistencial, hoy con 21 salones de operaciones, 15 más que los existentes en su inauguración, más de 25 mil intervenciones cada año, de ellas un 40 por ciento ambulatorias y unas mil o mil 500 mínimamente invasivas, para las cuales se dispone de tecnología de punta”, explicó el doctor Miguel García Rodríguez, su actual director.
Igualmente el hospital posee un fuerte arsenal de medios de Imagenología diagnóstica, con tomografía axial computarizada, resonancia magnética, radiografía digital, ultrasonografía en tres dimensiones, videoendoscopia, videocolposcopia, entre otros, y participa en nueve ensayos clínicos de diferentes medicamentos novedosos.

20290112RBC_08.JPG
En los últimos cinco años se han invertido más de cinco millones de pesos en la rehabilitación de sus instalaciones, por lo que recibirá el venidero aniversario 60 del triunfo de la Revolución con sus unidades quirúrgicas, salas de ingreso y los servicios de
Gastroenterología y de Terapia Física y Rehabilitación completamente renovados.
“Contamos con 673 médicos, más de la mitad de ellos residentes de Cuba y de varios países, y 205 profesores, 11 de ellos doctores en Ciencias y más de 230 másteres, muestra del alto nivel científico desarrollado durante toda la trayectoria del hospital”, refirió el doctor García.

20290112RBC_02.JPG
La estructura del hospital conserva restos de impactos de bala que recibió el dos de enero de 1959, cuando fuerzas revolucionarias se enfrentaron a seguidores de Batista, escondidos en las instalaciones aún sin terminar.
Su impronta hoy, como el mayor centro asistencial de la provincia, ha desplazado los avatares de un nacimiento aplazado, y consolida al MAD como símbolo de la victoria sobre un pasado al cual no se regresará.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Efemérides

March 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31