La Habana, Lunes 18 de Marzo de 2019 09:58 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional  Más que médicos                           Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Quema de Bayamo, ejemplo para todos los tiempos

Compartir :
Tamaño letra:

0111-incendio-de-bayamo.jpg

          El Conde de Valmaseda,  Segundo Cabo del entonces gobernador de la Isla, Francisco de Lersundi, inició operaciones en 1869 en la región oriental para acabar con la insurrección promovida por Carlos Manuel de Céspedes, y pensó que fácilmente  regresaría a La Habana con la victoria.
          Tan seguro se encontraba el Gobernador General de la sumisión de la Isla que acogió con burlas el alzamiento del 10 de octubre de 1868, encabezado por Céspedes, y consideró que un batallón sería suficiente para reprimirlo. Solamente cuando fue derrotada esa fuerza decidió  poner al frente de mayores unidades  al mencionado Conde de Valmaseda.
          Aunque dicho jefe había obtenido importantes resultados militares en su desempeño, no pudo en Bayamo, la capital mambisa,  mantener su costumbre de instalarse en las mejores casas de la localidad porque encontró la ciudad convertida en ruinas humeantes que le demostraron al mundo la decisión de los cubanos  de ser libres o morir.
            La Villa de San Salvador de Bayamo unos meses antes parecía destinada a reproducir eternamente  la dominación española en Cuba, con sus mansiones señoriales edificadas durante siglos de explotación de la mano de obra esclava, las grandes plantaciones de caña y  los ingenios azucareros, algunos provistos de novedosas máquinas de vapor propiedad de ricos hacendados, de importantes familias nacidas en la Isla,  muchos de ellos educados en Madrid, París o Londres.
          Nada presagiaba que un día la localidad sería capital de la independencia cubana proclamada por descendientes de esas clases pudientes, junto al pueblo, quienes no dudaron en quemarla antes de entregarla al ejército español.
          En las ciudades de Manzanillo, Bayamo y otras localidades de  la región comenzaron las conspiraciones  que dieron inicio a la Guerra de Independencia, con el alzamiento  del 10 de Octubre  de 1868 protagonizado por Céspedes, en su ingenio Demajagua.
          Aquel histórico día el Padre de la Patria además de anunciar  al mundo las razones que  llevaron a los cubanos a luchar por la libertad, igualdad social y la democracia,  proclamó la emancipación de sus esclavos y les dejó a su libre albedrío incorporarse o no a la contienda bélica.
          Su ejemplo fue seguido  por otros patriotas de la zona oriental, y en Camagüey el alzamiento lo empezó el abogado Ignacio Agramonte, quien al frente de su caballería se convirtió en un infierno para los peninsulares en  las llanuras de esa región.
          Los insurrectos ocuparon Bayamo y la declararon Capital de la República en Armas, y el pueblo ayudó y aclamó al Ejército Libertador que se anotó sus primeras victorias al tomar posiciones coloniales y atacar con éxito sus  cuarteles y columnas.
          La libertad inspiró en los bayameses un inmenso fervor patriótico que tuvo su mayor expresión cuando Perucho Figueredo escribió la letra de La Bayamesa,  que sería el Himno Nacional cantado en las plazas y calles   por patriotas humildes, en unión de adinerados, muchos de los cuales sacrificaron la vida por la Patria como el propio autor.
          Pero el Conde de Valmaseda, con una columna  de  alrededor de dos mil 700 hombres de las tres armas, avanzó por el camino real hacia Bayamo y a su paso mató sin contemplaciones a  insurrectos  o campesinos colaboradores que cayeron en sus manos, para instaurar el terror y sofocar el alzamiento.
          Los mambises no lograron parar  la ofensiva colonialista por la gran superioridad militar del enemigo y ante la inminencia de la llegada de Valmaseda a los dominios bayameses, los jefes revolucionarios decidieron no dejarla intacta al enemigo.
          Se reunieron los patriotas y en la noche del 11 de enero de 1869 decidieron, con el apoyo mayoritario de la población,  dar fuego a la Villa y ya en la madrugada del 12  las llamas se habían propagado rápidamente.
          Según recoge  la historia, inició el fuego el padre del patriota Francisco Maceo Osorio al incendiar su propia residencia.  Otras versiones aseguran que otro mambí, Pedro Maceo Chamorro fue el iniciador de la acción  imitada por pobladores en humildes  casas y  chozas  que convirtieron a Bayamo en una enorme tea ante los ojos del jefe español, quien esperaba tomarla intacta.
         Solo se salvaron de la destrucción alrededor de 160 construcciones, de mil inmuebles existentes entonces, y alrededor de 10 mil bayameses, entre ellos niños, mujeres y  ancianos,  abandonaron la urbe  y fueron a la manigua independentista.
          La  quema de Bayamo por sus propios hijos y  la decisión de los patriotas de continuar la guerra a pesar de  los primeros reveses, iniciaron   30 años de  lucha independentista que tuvieron su etapa culminante  en la obra martiana de la Guerra Necesaria de 1895.
          El reinicio de la lucha en el 95 dio continuidad al  legado  de los bayameses, quienes prefirieron convertir en una antorcha encendida su ciudad como ejemplo imperecedero de la disposición de resistencia y lucha para el presente y futuro del pueblo cubano.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar

Efemérides

March 2019
Mo Tu We Th Fr Sa Su
25 26 27 28 1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31