La Habana, Martes 20 de Noviembre de 2018 08:25 am

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

En defensa de la historia local (+Fotos)

Compartir :
Tamaño letra:

1107-historiador-las-tunas2.jpg

“La historia es una maestra insustituible de los pueblos, a la que se acude siempre para conocer las verdaderas raíces de su destino”.
       Con esta cita del Héroe Nacional José Martí, el historiador de la ciudad de Las Tunas, Víctor Manuel Marrero Zaldívar, respondió a la interrogante sobre la importancia de este tema en cada localidad y el valor de proteger lo que a través del tiempo ha quedado como patrimonio.
       Pero… ¿cómo la cuidamos, hacemos honor a aquello que antecedió y de lo que hoy somos resultado? ¿Somos los cubanos protectores del legado intangible del pasado para poder convertirlo en monumentos o referentes?
       Cuando se acaban de cumplir 150 años del inicio de la lucha por la independencia de Cuba, resulta un momento clave para repensar estas cuestiones, y rescatar de una vez y por todas, aquellos elementos que injustamente han sido olvidados y profundizar más en los ya conocidos.

1107-historiador-las-tunas1.jpg

Marrero Zaldívar, incansable investigador, afirma que el pueblo tunero le hace honor a su pasado, sin embargo se necesita mayor divulgación de la historia a través de los medios de comunicación y de una forma más atractiva, para que las nuevas generaciones se sientan motivadas para aprenderla.
      “He publicado más de 400 artículos sobre la temática, anteriormente lo hacía de forma semanal en el periódico provincial, pero creo que a nivel gubernamental hay que darle más importancia a la historia local, falta un poco de conciencia y de aprehensión de la necesidad de cuidarla.
      "Actualmente la urbe exhibe un remozamiento atractivo, acción que ha hecho que el eclecticismo clásico que caracteriza al Balcón del Oriente Cubano, tenga un renacer, porque el tunero ama su pueblo y se siente identificado con sus valores patrimoniales y tradiciones, pero hay elementos que merecen más que el elogio y la recordación.
       "El Parque Vicente García --explicó--, enclavado en el corazón de la ciudad; la Plaza Martiana, reconocida por su arquitectura y reloj solar que hace que cada 19 de mayo el sol se refleje en la frente de José Martí; y más recientemente La Casa Insólita, curioso edificio anti gravedad diseñados estos dos últimos por el arquitecto Domingo Alás, son muestras del sistema monumental de Las Tunas.
     ”Otros como el busto de Federico Capdevila, uno de los dos existentes en Cuba; y el dedicado a las Madres en el parque Antonio Maceo, merecen reverencia porque no solo los sitios y hechos tienen valores, los monumentos también son parte indispensable de nuestra tradición e idiosincrasia.
       "Pero si vamos a la guerra de 1868, Las Tunas posee un sinnúmero de acontecimientos que merecen estar entre las páginas principales de Cuba. Entre ellos está San Miguel del Rompe, La finca Muñoz y el Mijial. En  esta última fue la única en la que no participó Carlos Manuel de Céspedes y en su lugar asistió un emisario.
       En esa ocasión Vicente García expresó: "Yo fijo, como fecha definitiva para comenzar la guerra contra España el 14 de octubre, si los demás no se levantan en armas, los tuneros solos se van a la lucha. Y montó en su caballo y se retiró".
      De esta manera Vicente García se convierte en el decisor de comenzar la guerra en Cuba, pero ante el aviso de que tomarían prisionero a Céspedes, éste decide alzarse el día 10.
       Tres días después, la finca El Hormiguero, hoy Parque 26 de Julio, se convierte en La Demajagua para los tuneros. Allí se levantó el primer campamento mambí de esta región y fue también donde se izó por vez primera la bandera cubana en Las Tunas.
       Refiere Marrero Zaldívar que,  además de en San Miguel del Rompe  y Muñoz, Céspedes estuvo en otros sitios de Las Tunas. En el mismo campamento de Ojo de Agua de los Melones, en el actual municipio de Jobabo, el Padre de la Patria vivió con su familia y con su ejército desde 1869 a 1873, escribió los documentos fundadores de la nación cubana, gran parte de su correspondencia, como lo testifica el hecho de estar fechada en los dominios tuneros.
      Aquí también peleó como artillero de un cañón en 1897,  José Martí Zayas Bazán, hijo del Apóstol, quien después de la caída en combate de su padre se presentó ante el general Calixto García dispuesto a sumarse a la lucha, un suceso poco mencionado y que merece renombre, sostuvo.
       Estos y otros elementos de la provincia, evidencian que los valores hay que rescatarlos hoy más que nunca, con el concurso de los medios de comunicación, el apoyo gubernamental e institucional, la oralidad, el sistema educacional y  la conciencia de que hoy también somos constructores de la historia del mañana, puntualizó.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar