La Habana, Martes 23 de Octubre de 2018 10:37 pm

 ACN Hoy  Reforma Constitucional     Bloqueo                              Otros sitios de ACN    Fotografia          Radio

 
  

Monumento Nacional La Demajagua, altar de Cuba (+Fotos)

Compartir :
Tamaño letra:

 

1010-demajagua2.jpg

   A unos 13 kilómetros del centro urbano de la bella ciudad de Manzanillo, se eleva el Monumento Nacional La Demajagua, altar sagrado de la Patria, escenario del alzamiento del 10 de octubre de 1868, día de luz enorme en Cuba, cuando sus hijos, encabezados por Carlos Manuel de Céspedes, se levantaron con las armas para luchar contra el colonialismo español.

   En el emblemático sitio permanece la campana de aquella jornada y una rueda dentada que formó parte del otrora ingenio. Un nuevo montaje museológico, un salón de protocolo y otras edificaciones, frutos de recientes e intensas labores constructivas también embellecen el lugar.

  Visitado cada año por miles de personas, incluidos numerosos niños y jóvenes, el monumento posee un espacioso pasillo enchapado en lajas mediante el cual se puede acceder a diferentes partes, como la referida rueda dentada y al muro confeccionado sobre piedra que arquitectónicamente simboliza la estructura de la Revolución cubana e incluye la campana original.

LA DEMAJAGUA ANTES DE 1868

1010-demajagua1.jpg

 Las primeras referencias al lugar datan de principios de la década iniciada en 1840, cuando era denominado como finca rústica Demajagua, la cual pasó a manos de diversos propietarios hasta ser comprada en 1857 por Francisco Javier de Céspedes, hermano de quien fue el Primer Presidente de la República en Armas y actualmente es considerado el Padre de la Patria.

   Poco a poco, aumentó la producción, gracias al incremento de los esclavos y la introducción de una máquina de vapor. En marzo de 1866, Carlos Manuel compró el inmueble y sus  terrenos, e impulsó favorables cambios. En 1867, ya tenía sembradas 10 caballerías de caña, siete más que antes, y realizaba la mayor parte del trabajo de la zafra con obreros asalariados.

   La capacidad productiva había crecido lo suficiente como para contratar cañas de acendados cercanos, para molinar en su finca, la cual en 1867 ya aparecía inscrita en el catálogo de los ingenios centrales de Cuba.

   Según el diario El Siglo (1867), el lugar abarcaba una gran casa de tejas que albergaba una máquina de vapor de 30 caballos de fuerza y un moderno alambique. Dos pequeños trenes llevaban las mieles y el alcohol en una vía estrecha hacia el embarcadero, en la costa.

EL 10 DE OCTUBRE Y LA GRANDEZA DE LOS HOMBRES

El historiador César Martín García, quien durante muchos años fue director del Monumento Nacional, relata a la ACN que ese día Carlos Manuel salió de la primera habitación de su vivienda, caminó con firmeza hacia el exterior, y sus pasos se escuchaban de forma leve hasta que se detuvo y con fuerza expresó:  “De pie. El soldado del deber no puede permitir que la aurora le sorprenda en el lecho”.

   Según agrega, el patricio bayamés sabía que desde la tarde anterior se reunieron ahí más de 300 patriotas, dispuestos a luchar, y esa mañana ya sumaban unos 500.

   “Ahora sigue aquí, yo lo observo”, dice quien es ciego desde hace varios años, pero ve más allá de lo aparente.

   “Ahí está la casa del Padre, allá los esclavos, ahí la campana, él lee el Manifiesto de la Junta Revolucionaria de la Isla de Cuba, ¡un documento tremendo!…” Y nuestra mente y el corazón se llenan de más conocimientos y emoción.

   Gracias al poder de las palabras, nos parece ver lo ocurrido, con el orgullo de ser parte de lo iniciado aquella jornada, junto a una bandera confeccionada con la tela que apareció, incluidos pedazos de un vestido y de una copa de mosquitero, lo cual también hace más grande el momento, la decisión.

   En verdad eran muy escasos los fusiles, pero enorme la voluntad, acompañada por lanzas de púas y machetes, armas poderosas en manos de corajudos repletos de anhelos colectivos.

   César Martín resalta que Céspedes lo había dicho el dos de octubre de 1868 en conversación con Francisco Vicente Aguilera: “Pelearemos aunque sea con las manos”, y agregó: “Todo lo sé, pero no es posible aguardar más tiempo, las conspiraciones que se demoran siempre fracasan, porque nunca falta a ellas un traidor que las descubra”.

  DESPUÉS DEL ALZAMIENTO

1011-demajagua-campana.jpg

   Resulta poco divulgado que esa propiedad de Céspedes, una de las 16 en su poder en el momento de comenzar la lucha, fue también la primera destruida por los españoles durante la guerra, pues el 17 de octubre fue bombardeada por una cañonera que convirtió en ruinas el otrora ingenio, la casa principal y el barracón de los esclavos.

   Luego de las guerras de 1868 y 1895, el sitio fue atendido por veteranos y por la logia masónica Buena Fe, de Manzanillo, la cual erigió un obelisco en 1928. Según algunos investigadores, ya en ese momento en La Demajagua había una modesta casa de madera, habitada por el coronel Juan Ramírez, quien fue ayudante de Carlos Manuel.

  En lo adelante, intelectuales, instituciones civiles y religiosas y muchos otros acudieron allí para homenajear a Céspedes y a los demás patriotas.

  Declarado Monumento Nacional el seis de junio de 1978, el lugar resultó remodelado recientemente, y mantiene objetos, como la campana empleada el día del alzamiento.

   El visitante puede encontrar también imágenes de la época, pinturas y papeles valiosos relacionados con Céspedes, de quien se muestran diversas frases.

   La muestra refleja, además, las visitas realizadas por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 10 de octubre de 1968 y el siete de noviembre de 1976.

   Casas nuevas en la comunidad cercana y una carretera que luce como nueva también adornan el ambiente en el emblemático punto de la geografía granmense, desde donde se observan las aguas del Golfo del Guacanayabo y, hacia el otro lado, algunas montañas de la Sierra Maestra.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio

Código de seguridad
Refrescar