Cartagena de Indias 2006: Cuba y su retorno avasallador (XX)

Cartagena de Indias 2006

La edición número 20 de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias 2006, estuvo signada por varias circunstancias llamativas, entre las cuales resaltó el retorno a estas justas de la delegación más ganadora de estas lides a través de la historia, Cuba, con lo cual se restituyó el verdadero valor cualitativo del certamen.

Con esta versión, dedicada al panameño Francisco Hurtado, director técnico de la Organización Deportiva Centrocaribeña, fallecido durante un chequeo previo al inicio del evento, se arribaba a 80 años de su debut, cuando México efectuara la primera cita en 1926, refleja el colega Enrique Montesinos en su libro “Los Juegos Regionales Más Antiguos”.

De esta manera, la designación de la urbe colombiana –del 15 al 30 de julio- se convirtió en la segunda ocasión en que un país llevaba a cabo por tercera vez la celebración de la magna justa, después de los mexicanos en 1990, y constituía la primera en acogerlos en tres ciudades diferentes, pues antes lo había hecho en Barranquilla (1946) y Medellín (1978).

En la ciudad suramericana se arribaba a la cifra récord de 38 deportes y 482 pruebas iniciales, debido a las nada serias estrategias tomadas por los países contendientes al primer lugar en la tabla de posiciones, que optaron por no presentar atletas en determinadas especialidades, en pos de suspenderlas por no contar con un mínimo de cinco equipos.

De todas formas, el registro de entonces se fijó en 448 pruebas, una más que las efectuadas en San Salvador 2002.

Ante tales estratagemas, la delegación mexicana fue objeto de disímiles sospechas, al ocupar la primera posición del medallero durante la semana inicial, que en definitiva fue dominado por Cuba, sobre todo gracias a la extraordinaria actuación de los deportes de combate, que encausaron definitivamente a la Isla por la senda victoriosa.

En definitiva, la Mayor de las Antillas conquistó 285 preseas, de las cuales 139 fueron de oro, 86 de plata y 60 de bronce, para extender a nueve su cadena consecutiva de triunfos en juegos centrocaribeños, seguidos por México (276/107-82-87) y los anfitriones (219/72-70-77), en ese orden.

Nuevamente el nivel y la calidad de los atletas antillanos se impusieron en la lid, al establecer varias marcas aún vigentes, fundamentalmente en el atletismo y las pesas, ambos con siete; así como también la conseguida en el tiro deportivo por intermedio de Leuris Pupo en la modalidad de pistola de tiro rápido, con 778.1 puntos.

En el campo y pista, se mantienen intactos los registros del vallista corto Dayron Robles (13.12 segundos), del triplista Yoandri Betanzos (17.46 metros), el jabalinista Guillermo Martínez (84.91m), de la heptalonista Yuleidis Limonta (5 952 puntos) y del relevo 4x100 metros planos (43.29s).

Por su parte, en la halterofilia destacaron las cotas de Sergio Álvarez en envión (152 kilogramos) y biatlón (274) de la división de los 56 kg; Adán Rosales (62), con un total de 298 y envión de 167; Joel McKenzie (105/total 392 y arranque 177) y Sertanis Terán (+105/arranque 172).

También resultaron significativas las primeras medallas conseguidas por la lucha femenina de Cuba (2-1-2), cuyas primeras monarcas resultaron Yaritza Abel (63 kg) y Liset Hechevarría (67), en tanto que por el lado opuesto estuvo la gimnasia artística (0-1-1), la cual estuvo a punto de despedirse sin preseas, en uno y otro sexo, por primera vez en la historia.

La Isla Caribeña reconquistó el béisbol, el baloncesto y balonmano (f), y el voleibol de playa en ambos sexos, al igual que sucedió en el hockey sobre césped y el polo acuático, la cual representó la primera victoria en el sector femenino, en el debut de ese sexo.

Los deportes más laureados resultaron el atletismo (22-14-9), el judo (16-3-3), las pesas (13-8-3), la lucha (12-3-2), el canotaje (9-1-2), el tiro deportivo (8-10-3), el boxeo (8-1-2), la esgrima (7-4-4), el taekwondo (6-3-4), el ciclismo (5-7-4), el kárate (5-2-3) y el remo (5-2-0), entre otros.

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar