All for Joomla The Word of Web Design

El crítico es un animal de soledades (+Fotos)

0301- José-Aurelio-Paz-Jiménez.jpg

A este periodista avileño, que asume su oficio como una enfermedad noble, a pesar de la incomprensión de muchos burócratas, que de niño soñó con ser médico, que padece de insomnio por culpa de su trabajo, polemista de renombre en las páginas del semanario Invasor y otros escenarios, todo premio es nimio ante su recorrido.
Sí, para José Aurelio Paz Jiménez, el hombre a ratos impulsivo y desorganizado, que transita las calles de la vida como él mismo se define: un “cadáver público”, acorde a la responsabilidad que carga sobre sí ante la sociedad, las mayores satisfacciones aparecen con el reconocimiento de los lectores.
Ante todo es un banquete conversar con Jopa, firma que utiliza por sus iniciales en la publicación avileña, de sus innumerables historias, y el reflejo de ellas con notable sensibilidad desde una perspectiva donde las palabras se convierten en hermosas y reflexivas creaciones.
José Aurelio, reconocido como uno de los mejores cronistas cubanos, tiene en este género una de sus principales bazas para atraerse la fidelidad de las mayorías, con una prosa sensible hasta la fibra, uno de los varios avales para otorgarle el Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la Vida 2018.
"En ocasiones me han acusado de abusar del uso de la primera persona, pero me gusta contar mis historias personales porque por esas situaciones puede pasar cualquiera, o de una forma similar, refiere este filólogo que también atesora el Premio Enrique Núñez Rodríguez 2006, de crónicas sobre temas de cultura popular.
"Para esos escritos más íntimos el periodista debe poseer un segundo lente que desentrañe más allá de lo superficial, en ellos mezclo la realidad con dosis de fabulación, y bueno, algunos dicen que son originales, pero no me parece así, creo que la clave de la originalidad está en reinventarse ante la página en blanco, añade.
Los géneros de opinión tienen en este singular personaje del gremio periodístico avileño un flamante paladín, quién reconoce sus limitaciones al redactar notas informativas, en gran medida, por sus vicios literarios adquiridos durante su formación académica.
"El comentario viene intrínseco en mí, es uno de los géneros más nobles pero implica riesgos porque la pasión puede llevarte al error.
Desde su sencillez y humor característicos, comenta que no existen temas que resistan la crítica, siempre tratada desde la responsabilidad y el compromiso, no hay que esperar a que se diga en la obra teatral, literaria o televisiva si desde los medios podemos darle esa agudeza tan agradecida por el público.
El dos veces galardonado con el Premio Juan Gualberto Gómez considera que a los periódicos del país les falta polémica, ese ingrediente imprescindible como la sal en la cocina, estar a favor y en contra de determinados criterios emitidos por lectores a colegas, que al final nos lleva hacia el conocimiento de las múltiples verdades.
“En la prensa parecemos ingleses con la búsqueda de lo comedido y lo aparentemente correcto, cuando tenemos un carácter más de choteo, de frescura y desenfado tropical.
Nuestro papel todavía no es comprendido totalmente, queda aún por subvertir el hecho de muchas mentalidades que ven al periodista como el problema, cuando resultamos el vehículo para mostrar esa molesta realidad”.
Como resultado de su labor de fisgón contra lo mal hecho, las chapucerías o, sencillamente, que algunas personas se sintieron aludidas en su columna, “Paz con nadie”, ha recibido amenazas contra su integridad física.
"Creo que en los últimos años las generaciones han huido al riesgo de la crítica cultural y persiste un retroceso terrible en ese sentido, en gran medida ante la posibilidad de equivocarte, los grandes animadores de estos espacios han desaparecido, es una de las actividades más inhóspitas porque parte de la subjetividad.
"Además, resulta imprescindible ir desprejuiciado al fenómeno artístico, sin cargar en tu mochila las preferencias y los odios, la investigación sobre la obra también es primordial para no repetir, para tener una visión más amplia del asunto.
" El crítico es un animal de soledades porque te ata el compromiso contigo mismo y con la justicia, no con más nadie, porque el público te evalúa, pero ojo, que puede estar errado en sus apreciaciones; mantengo la esperanza, a partir de algunos atisbos, del surgimiento en la provincia de nuevas figuras dedicadas a este ingrato proceder."
Piensa así el polemista de varias secciones culturales en el periódico Invasor como Mirarse al espejo, y Charlas de café en la Televisión Avileña; quien por su trayectoria fue galardonado con el Premio Nacional de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro 2009.
"En el semanario colaboré desde sus primeros años gracias a Idania Pupo, yo por entonces había pasado un curso de organización y normalización del trabajo y me ubicaron en el combinado porcino, y al chocar con aquello te percatas que la vida no era como la habías soñado".
Este avileño se matriculó en la carrera de Medicina Veterinaria en la Universidad de Camagüey, pero pronto desistió al saber que no era lo suyo, más adelante le aparece la oportunidad de estudiar Filología por encuentros en Santa Clara.
"Como formaba parte de los colaboradores habituales de Invasor e Idania pasó a otras funciones en el órgano de prensa, asumí la plaza fija como redactor cultural, ello a pesar del recelo de algunos funcionarios por mi fe cristiana, que abiertamente he profesado durante toda mi vida.
"La publicación fue, y caigo en el cliché, una escuela para mí, donde aprendí a equivocarme, a controlar mis impulsos, a encontrar un colectivo unido donde la directora Migdalia Utrera constituía una más dentro de los periodistas.
"Migdalia tenía la cualidad de escuchar mucho a sus subordinados, me defendía a capa y espada, muy humana, yo representaba la pasión y ella la razón, en muchas ocasiones discutíamos, pero al final siempre nos abrazábamos.
José Aurelio Paz, el reportero que nunca ha poseído agenda, solo hojas sueltas “perdidas” en las gavetas de su archivo, quien tiene a la música por hobby, con composiciones como las del simpático “Patato, perro sato”, también anda por las calles de la ciudad en shorts y con su peinado de coleta, disfruta de las opiniones por su facha.
"Algunos dirán: mira a este viejo ridículo cómo anda, pero así me siento cómodo y contento conmigo mismo, bromea.
" No puedo dejar ni un día de caminar por las calles de la Ciudad de los Portales, lo necesito como al aire o la taza de café de las mañanas, porque la patria va más allá de la bandera o el escudo, la sientes en el barrio, su gente, la cotidianeidad hermosa de los pequeños detalles.
Y Ciego de Ávila se erige en punto de partida y regreso de este criollo místico y sacrílego que ha visitado alrededor de 20 países, pero que siempre vuelve para ganar la apuesta del trago al amigo y demostrar que esta tierra es parte inseparable de su corazón, de su vida, de su esencia periodística.
"Cuando recibí la noticia del premio, me quedé en shock, no lo esperaba a pesar de que añoraba poseerlo, por la cantidad de excelentes colegas con méritos suficientes, sin este galardón con el nombre de José Martí.
"Al final eres resultado y consecuencia de muchas personas, de esos seres anónimos como las correctoras que trabajan como las maquilladoras del muerto salido a la palestra pública para la disección por los lectores, las amistades y la familia.
A pesar de gozar de su jubilación, Jopa afirma que el periodista es un estilo de vida difícil de desprenderse por el compromiso con la gente común, esa de la que eres vocero y te tienen como el médico de la familia o el eterno sacerdocio curador de las espiritualidades afectadas.
" Si un lector me recuerda solamente por una simple de mis oraciones, mira, eso me convierte en inmortal, más allá de las fatuidades de un reconocimiento, porque al final somos polvo y al polvo vamos."

0301- José-Aurelio-Paz-Jiménez2.jpg

0301- José-Aurelio-Paz-Jiménez3.jpg

0301- José-Aurelio-Paz-Jiménez4.jpg

Comentarios   

+1 #1 pirlo 05-03-2018 17:09
que bien Alden...demostrando de que cuarto saliste..."los paladines del C.C"
Citar

Escribir un comentario

No se admiten ofensas, frases vulgares ni palabras obscenas.
Nos reservamos el derecho de no publicar los comentario que incumplan con las normas de este sitio


Código de seguridad
Refescar